comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tecnología

3 MIN

El futuro diésel de los Audi RS y cómo el turbo eléctrico es la clave

Menudo revuelo ha levantado el Audi RS5 TDI Concept. Ver a un RS asociado a las siglas TDI es la pesadilla de los más puristas amantes de las criaturas de Audi Rennsport. Sin embargo, la entrada en escena de Ulrich Hackenberg como máximo responsable de I+D en Audi puede ser el empujón definitivo. La idea detrás del Audi RS5 TDI Concept, no era otra que dar a conocer cómo los 25 años de las siglas TDI han hablado de importantes y trascendetales innovaciones en los motores diésel. Pero, ¿hay algo más detrás que no nos han querido contar?

4 segundos en el 0-100 Km/h. Audi está decidida en sacar el lado más deportivo del motor diésel.

Ver un Audi RS asociado a un motor diésel es difícil, por lo menos lo era hasta la llegada de este RS5 TDI. Dicho esto, llegó Hackenberg dispuesto a poner una pasarela directa de los laboratorios a los vehículos de calle. Su primer gran titular nada más hacerse con el cargo, fue no sólo resucitar el proyecto Audi R8 e-tron, sino adelantar que éste volvería a su fase de investigación para dar vida a un prototipo aún mejor.

La idea de instalar un sobrealimentador eléctrico supone un todo ventajas a la hora de abordar prestaciones. Eliminando la turbina que gestionan los gases de escape, no sólo eliminamos dependencia de la carga del motor, sino que conseguimos mayor fiabilidad, menores costes y una menor necesidad espacio. Pero claro, la energía hay que extraerla de algún lado, y ésta tiene que ser obligatoriamente eléctrica.

Los datos del sobrealimentador eléctrico de Audi son inalcanzables para un turbocompresor o compresor convencional. De 0 a 70.000 revoluciones en centésimas de segundo, alcanzando valores de presión relativa de nada menos que 2,4 bares. El efecto lag desaparece, de verdad, y ya no es necesario añadir intercoolers o complejos diseños de admisión. La presión absoluta en el colector de admisión ronda los 3,5 bares y, lo más importante, dicha presión está disponible cuando queramos.

Lo complicado es hacer a un motor diésel deportivo. El sobrealimentador eléctrico puede transformar una mecánica 3.0 V6 TDI en una planta propulsora de 385 CV y 750 Nm capaz de dejar en ridículo al mismísimo 4.2 V8 FSI de 450 CV. Las cifras del Audi RS5 TDI Concept hablan por sí solas: 0-100 Km/h en 4 segundos, lo que supone 0,5 segundos menos que el Audi RS5 gasolina.

Audi siempre ha soñado con hacer de un motor diésel un auténtico superdeportivo, pero a la hora de la verdad siempre han faltado argumentos para lanzarse al mercado. Con la entrada en producción de los primeros turbos eléctricos para 2015/2016, la idea de ver un Audi RS con un motor diésel cobra fuerza. Ver cumplido el sueño de Audi está cerca.

En Diariomotor: Audi RS5 TDI Concept: diésel y turbo eléctrico para conquistar los circuitos | 3.0 V6 TDI clean diesel: así es como Audi ha adaptado sus diésel de seis cilindros a la Euro VI