Porsche Top Secret: 989, un Panamera adelantado a su tiempo

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Corrían los años 80, y el éxito de los Porsche 928 hizo a Porsche plantearse el lanzamiento de otro Gran Turismo de altas prestaciones. Así nacía el proyecto Porsche 989, que sería capitaneado por nada menos que Ulrich Bez, ingeniero jefe de la marca. Al mismo tiempo, no era el mejor momento económico para Porsche, cuyos beneficios habían sido seriamente afectados por un tipo de cambio dólar/marco desfavorable. La enorme exposición al mercado estadounidense de Porsche era el principal motivo de esta crisis. Una de las tareas del Porsche 989 era contribuir a las ventas de una marca que necesitaba liquidez de manera urgente.

Un Panamera adelantado 25 años a su tiempo

Cuando el proyecto comenzó a rodar a finales del año 1988 había varios objetivos claros: el 989 debía ser el vehículo más confortable y lujoso de la gama, y al mismo tiempo no perder el carácter deportivo, superando a las ofertas deportivas de Mercedes, Audi y BMW. Objetivos en apariencia sencillos, en un segmento entonces desconocido para Porsche. Si lo pensamos fríamente, se trata de un Panamera a todos los niveles, pero demasiado adelantado a su tiempo. Un vehículo que habría estrenado el nicho de las berlinas deportivas de aspecto coupé, décadas antes de que Mercedes lanzase el CLS o Porsche el Panamera.

Porsche 989

Harm Lagaay fue el encargado del diseño del Porsche 989, que debería de haber sido lanzado en el año 1995 como máximo. Las similitudes en el aspecto general de la carrocería con el Panamera son interesantes, aunque el 989 es más estilizado y armonioso, compartiendo esquema de motor longitudinal delantero. Porsche reconocía hace poco que el diseño del Panamera podría haber sido mejor, quizá debieran haberse inspirado en el 911, tal como hizo este prototipo nonato. Aunque no llegase a producirse, el 993 tomó inspiración de las ópticas delanteras del 989 y su zaga terminó casi sin cambios en los Porsche 996.

Porsche 989

Aunque el prototipo expuesto fuese manual, una versión PDK de doble embrague se habría puesto a la venta… ¡en 1995!

Con una longitud cercana a los cinco metros, el Porsche 989 tenía cuatro puertas y estaba propulsado por un motor 4.2 V8 de 350 CV de potencia – despejando parte de la rumorología sobre este vehículo – moviendo el tren trasero a través de una caja de cambios manual de seis marchas transaxle. Entre las novedades técnicas que habrían sido pioneras en esta berlina deportiva diseñada para destrozar a la competencia se encontraban un sistema de control de la presión de los neumáticos, una caja de cambios PDK de doble embrague – que Porsche ya había usado en competición – o un sistema de frenos cerámicos opcionales.

Porsche 989

En el interior del vehículo, un cuadro de mandos modernos que nada tenía que envidiar al de los Porsche 996, acabados de calidad y mucho lujo, ejemplificado en unos ajustes excelentes y unos asientos deportivos de cuero y Alcantara. Un equipo de sonido del más alto nivel y ajustes eléctricos para todo lo regulable eran considerados elementos básicos. Además, tendría el mejor maletero en la historia de un Porsche. Su velocidad punta de 279 km/h y un peso de 1.572 kg eran la guinda de un pastel mucho más dinámico y avanzado que cualquier Motorsport, AMG o Quattro que el triunvirato alemán le hubiese lanzado.

Pero a veces, los sueños se quedan en sueños.

¿Qué terminó con el Porsche 989?

Porsche 989

Los costes de producción eran demasiado altos y las expectativas de ventas, demasiado bajas.

Una confluencia de factores, que se resumieron en una baja rentabilidad para el proyecto. El Dr. Ulrich Bez dejó de trabajar en Porsche a finales de 1991, lo cual ya hizo perder fuerza al proyecto, para empezar. Las ventas del 928 se desplomaron a principios de los 90, poniendo dudas en la directiva de Porsche sobre los grandes y caros Gran Turismo. Por último, la fortaleza del marco alemán frente al dólar habría supuesto a Porsche un menor beneficio en sus exportaciones, puesto que debía mantener un precio competitivo en el mercado estadounidense, el principal objetivo en el tradicionalmente mercado número uno de Porsche.

La complejidad tecnológica del Porsche 989 fueron el último clavo en su ataúd. Inicialmente, el objetivo era vender el 989 por un precio inferior a los 100.000 marcos, el equivalente a unos considerables 60.000$ de la época. Una época en la que por poco más de 30.000$ se podía comprar un Corvette ZR1. Sin embargo, los costes de desarrollo y los avances que había incorporado el 989 habrían elevado su precio un 50% más, hasta los 150.000 marcos. Incluso a dicho precio, Porsche tendría que vender 15.000 unidades anuales sólo para cubrir costes. A la vista de que los números no salían, la directiva de Porsche no se arriesgó.

Porsche 989

A riesgo de hundir una compañía muy herida financieramente, el Porsche 989 pasó a la trastienda de Porsche. Motor Klassik fotografió el único prototipo existente a primeros de los 90. Este prototipo es el único que sigue existiendo y el mismo que se nos presentó hace apenas unos días en Stuttgart. Curiosamente, durante unos años, se afirmó que había sido destruido. Como un muerto resucitado y situado junto a un prototipo del Panamera – no parece una casualidad – nos cuenta esta interesante historia, que ha desembocado en la que es una de las berlinas deportivas más exitosas del mercado y un revulsivo para Porsche.

En Diariomotor: Porsche 989, una berlina deportiva que no llegó a nacer

Porsche 989

Lee a continuación: Peregrinación a la meca del deportivo alemán Visita al Museo Porsche en Sttuttgart

Ver todos los comentarios 19