Toyota i-Road: cara a cara, desde París, con el anti-Twizy japonés

 |  @HerraizM  | 

Toyota nos ofrece la respuesta japonesa al Renault Twizy y si el francés te parece peculiar, ojo a la alternativa de Toyota. El Toyota i-Road nace como propuesta urbana de 3 ruedas, con una rueda posterior central y la capacidad de inclinarse como si de una moto se tratara. Al igual que el Twizy cuenta con un conjunto mecánico eléctrico y aunque no ofrece ni la misma comodidad que un coche, ni la misma agilidad que una moto, se puede llegar a convertir en una interesante solución urbana.


Con una longitud de 2.345 mm, una anchura de 870 mm y una altura de 1.455 mm, el Toyota i-Road cuenta con un par de motores eléctricos de 1.9 kW montado en las ruedas delanteras y asociados a una batería de iones de litio con una autonomía de 50 km y la posibilidad de recargarlo en su totalidad en una toma de corriente tradicional en 3 horas.

Un buena maniobrabilidad urbana, la facilidad de aparcarlo en cualquier lado, las ventajas de acceso a determinadas áreas dada su condición de eléctrico… El Toyota i-Road por ahora es un experimento de movilidad urbana con sede en la ciudad francesa de Grenoble, donde se esta testando (por un plazo de tres años desde este mismo mes). Ahora queda comprobar la aceptación que tiene en esta ciudad francesa, donde los i-Road se encuentran distribuidos en diferentes puntos de carga como una pieza más del sistema de transporte urbano de la cuidad y ver si Toyota esta dispuesta a comercializar le i-Road abiertamente en europa.

Llamativo, muy llamativo, pero con un interior con ajustes mejorables

No cabe la menor duda de la capacidad de llamar la atención que tiene el i-Road, más aún si tenemos en cuenta los colores en los que ha sido expuesto en el Salón de París…

Rosa, azul, amarillo…

Pero al adentrarnos en su interior nos encontramos con un repertorio de elementos que dejan clara su vocación de vehículo urbano económico, aunque aún desconozcamos si llegará a las calles más allá del experimento de Grenoble.

Abaratar lo máximo posible el producto para hacer la tecnología eléctrica viable, dejándonos con tiradores para las puertas de la justa calidad o un curioso sistema de ventanas sujetadas por un corchete y una tira de tela a modo de “elevalunas”, aunque tengamos presente que el Twizy tampoco estuvo muy ducho en ese sentido.

En Diariomotor: Toyota i-ROAD: el urbano inclinable llega a producciónToyota i-ROAD: la verdadera alternativa a scooters que no gira, se inclina

Lee a continuación: Toyota i-ROAD: el urbano inclinable llega a producción

  • LaRubiaDelMustang

    Que levante la mano quién se ve en uno de estos…
    Valiente gilipollez de coche.Es ridículo , si viera a alguien montado en esto me daría una verguenza ajena…

    • fran

      Ya ves, sinceramente prefiero coger un taxi o cualquier transporte publico que este zapato con ruedas…. Es feillo pero tela.

  • BIRLOT

    ¿i-Road? parece como si fuera producto de la marca Apple con ese nombre.

  • sat

    Bonito juguete, porque sin un motor de combustion no es mas que eso..
    Y es que el no nombrar su potencia seguro que es porque parece un zapato y corre lo mismo.

    Con un motor de menos de un litro y varios cilindros ya seria algo interesante, que hasta me plantearia comprar si tuviese buen precio.

    Porque aunque no fuese lo mas bonito, el ser divertido lo compensaria.

  • Carlos Andres Ariza Garavito

    ideal para las grandes ciudades, con esos embotellamientos, una buena alternativa, después de las motocicletas

  • Igar73

    Lo que ahora vemos como engendros no tardaremos en verlos como algo normal.

    El transporte urbano y los medios de desplazamiento personales está condenados a evolucionar a medios más coherentes y eficientes que el actual.

    Un buen camino para su popularización es que las insituciones apostaran por servicios de Car Sharing.

    Porque una cosa es comprarselo y otra bien distinta es alquilarlos.
    Además del concepto en si, su alto coste de adquisición y las dificultades para
    encontrar puntos de recarga condicionan su popularización (más allá
    incluso que la autonomía ya que con 50km la mayor parte de los usuarios urbanos tienen autonomía de sobra)

    Tomemos como ejemplo Paris, donde Autolib con su bollore bluecar ya ha demostrado sobradamente que un sistema de Car sharing de vehículos eléctricos es más que viable.

  • Sergio Rincón

    Que sea feo o no, será un tema independiente, pero en la ciudad que vivo, con el tráfico que cada día se hace más insoportable y 50 km de autonomía a mí me parece una opción bastante válida para ir todos los días a la oficina.
    Ya quedará el fin de semana para desatar las ansías de conducción espirituosa (motor de gasolina mediante).