Volvo XC90 T8, 400 CV con un cuatro cilindros: desentrañando los secretos del motor más impresionante de Volvo

 |  @davidvillarreal  | 

Impresionante. Los adjetivos se nos quedan cortos para definir al nuevo Volvo XC90 T8, el nuevo Twin Engine de Volvo. Aunque el titular más llamativo, y más utilizado, sea el de su homologación de 2,5 litros/100 kilómetros, nosotros hemos querido rehuir de él y más adelante os contaré por qué. Lo cual no quiere decir que este gran SUV no sea menos espectacular. Volvo ha conseguido que el motor más potente del nuevo Volvo XC90 alcance la friolera de 400 CV de potencia y 640 Nm, cifras de V8, con un motor de cuatro cilindros y solo 2.0 litros de desplazamiento. Que con una carrocería grande y pesada goce de prestaciones de GTI, de un 0 a 100 km/h en solo 5,9 segundos. ¿Cuál es el secreto del T8 Twin Engine?

El Volvo XC90 no contará con motores mayores que un cuatro cilindros de 2.0 litros y aún así alcanzará los 400 CV de potencia.

Volvo ha recurrido a todas las ayudas posibles para prescindir en el nuevo XC90 de cualquier otro motor – diésel o gasolina – que no fuera un cuatro cilindros de 2.0 litros. Pensad que únicamente con eso ya estaríamos hablando de un hito importante para un gran SUV que roza los 5 metros (exactamente 4,95 metros de longitud) y dispone de 7 plazas realmente amplias. Y el mejor ejemplo de esa utilización de todas las tecnologías posibles para lograr una potencia elevada en motores realmente pequeños, una verdadera oda al downsizing, es el motor T8.

Un 2.0 litros de cuatro cilindros con turbo y compresor

De la mano de un turbo y un compresor, un dos litros de cuatro cilindros es capaz de alcanzar los 318 CV de potencia – sin tener en cuenta el apoyo de los motores eléctricos.

Bajo el capó, el Volvo XC90 T8 esconderá un motor de cuatro cilindros sobrealimentado por turbo y compresor, de manera que por sí mismo ya es capaz de desarrollar 318 CV de potencia y 400 Nm de par máximo. Lo más interesante es que, no contentos con ello, en Volvo decidieron que ese motor térmico de gasolina funcionase solidario a un motor eléctrico interpuesto entre el cigüeñal y la transmisión, con un cambio automático de 8 relaciones.

Este motor eléctrico de “arranque”, que Volvo denomina CISG, sería capaz de desarrollar hasta 34 kW (46 CV) de potencia y el responsable de que el Volvo XC90 T8 puede desplazarse en modo eléctrico puro e inmediatamente accionar el motor térmico y funcionar en modo combinado sin que el conductor apenas pueda percatarse de lo que ha sucedido. Este motor funciona, en última instancia, como un apoyo cuando buscamos las máximas prestaciones del coche y también como sistema de regeneración de energía para recargar las baterías. En cualquier caso este motor no será el responsable de la autonomía eléctrica del XC90 T8, es decir, no funcionará como propulsor cuando no lo haga el motor térmico. Pero esencialmente, y como ya hemos visto, este CISG es algo más que un sistema Start & Stop al uso.

Baterías enchufables y autonomía eléctrica

El Volvo XC90 T8 es capaz de recorrer 40 kilómetros sin gastar una gota de combustible.

Otro de los secretos de este Volvo lo tenemos en una batería de litio que trabaja entre 270 y 400 V y es capaz de entregar una potencia eléctrica máxima de 65 kW. Lo interesante es que esta batería cuenta con un sistema de recarga externo, de manera que podamos enchufarlo en cualquier toma de corriente para gozar de un máximo de 40 kilómetros. Es decir, que la mayoría de los trayectos del día a día podríamos realizarlos sin consumir una sola gota de combustible, lo cual será de gran ayuda en un SUV potente como este. Es una tecnología similar a la empleada por el Mitsubishi Outlander PHEV y la versión híbrida del Porsche Cayenne, con la salvedad de que en este Volvo estaría asociado a un motor sobrealimentado por turbo y compresor.

En estas baterías yace la responsabilidad de que el Volvo XC90 T8 sea capaz de homologar 2,5 litros/100 kilómetros. Es cierto que con este motor podrás hacer recorridos muy cortos sin gastar una gota de combustible y que, en condiciones normales, y haciendo un uso inteligente de la carga, obtendremos unos consumos ínfimos para un SUV de su tamaño y potencia. El problema es que el ciclo de homologación de un híbrido enchufable solo es comparable con el de otro híbrido enchufable que goce de la misma autonomía eléctrica. De otra manera, el dato es engañoso y nos puede llevar a confusión.

Un sistema de tracción total sin transmisión al uso

El lugar que ocuparía la transmisión del Volvo XC90 hacia el eje trasero, se ha empleado para situar las baterías de litio.

Pero eso no es todo. Aunque el Volvo XC90 goce de tracción total, no existe un eje de la transmisión que una el motor térmico y la caja de cambios con el tren trasero. El espacio que ocuparía este sistema, que no es nada desdeñable, se habría aprovechado para situar las baterías, en una posición baja que no eleve el centro de gravedad, ni tampoco obligue a reducir el espacio del habitáculo con el consecuente perjuicio para los pasajeros y la carga del nuevo XC90.

Para proporcionar motricidad a ese tren trasero, Volvo ha recurrido a un segundo motor eléctrico en la zaga. Un motor que desarrolla un total de 60 kW (82 CV) de potencia y un par máximo, instantáneo, de 240 Nm. Este motor tendrá dos funciones. La primera de ellas es apoyar al motor delantero cuando nos desplacemos en modo eléctrico puro. La segunda de ellas, apoyar al combinado de motores cuando queramos alcanzar las máximas prestaciones posibles, para llegar a su máximo de 400 CV. Evidentemente existirá una tercera función, la de proporcionarnos motricidad en el tren trasero para mejorar la estabilidad en carretera y, sobre todo, poder salir de apuros, como una carretera cubierta de nieve o una pista de campo complicada.

Los modos de conducción del nuevo Volvo XC90 T8

El Volvo XC90 T8 contará con cinco modos de conducción:
* Hybrid será el modo por defecto, el que se encargará de alternar inteligentemente entre el motor térmico y sendos motores eléctricos para buscar la máxima eficiencia energética.
* Pure electric es el modo que utilizaremos cuando dispongamos de las baterías completamente cargadas. En este modo seremos capaces de recorrer hasta 40 kilómetros sin consumir una gota de gasolina. Es el ideal para el día a día, para ir de casa al trabajo, recargar baterías, y regresar a casa para conectar de nuevo nuestras baterías a una toma eléctrica y gozar de otros 40 kilómetros de autonomía eléctrica al día siguiente.
* Power es el modo que aprovechará al máximo la combinación de todos los motores para obtener el máximo rendimiento del Volvo XC90 T8. Volvo asegura que el empuje y la respuesta es tan inmediato como en un motor de ocho cilindros. Yo me atrevería incluso a decir que más. Pensad que los motores eléctricos de que dispone, especialmente el posterior, son capaces de entregar todo su par de manera instantánea. De esa forma compensaría el mínimo retardo del compresor, y el retardo que pueda ofrecer el turbo de su motor de cuatro cilindros.
* All Wheel Drive es el modo que escogeremos cuando queramos forzar un “reparto” permanente a las cuatro ruedas. Entrecomillo el “reparto” porque como ya sabéis este coche no cuenta con un diferencial al uso, sino con una centralita electrónica que se encarga de gestionar automáticamente la entrega en el bloque delantero (motor térmico, motor eléctrico y caja de cambios) y la entrega en el motor eléctrico posterior. La idea es que siempre dispongamos de esa ayuda extra, por ejemplo para salir de situaciones complicadas, nieve o barro.
* Save es el modo ahorro. Ahorro, entendido en términos energéticos, no siempre significará que agotemos la batería eléctrica para no consumir gasolina. Si queremos iniciar un viaje más largo de lo habitual lo óptimo no siempre es agotar nuestra autonomía eléctrica, sino “congelar” la batería, de manera que no se nos agote la carga, y así poder utilizarla más tarde.

Desde tu móvil podrás climatizar el habitáculo y los motores de tu coche antes de iniciar el viaje, gracias a las aplicaciones de Volvo On Call.

Para mejorar su rendimiento y su eficiencia energética, el Volvo XC90 T8 también contará con otros sistemas más o menos avanzados. Volvo nos habla de su sistema de frenado en dos pasos, un dispositivo capaz de determinar en qué momento y qué cantidad es necesario regenerar antes de hacer uso del freno mecánico. Volvo asegura que han buscado una perfecta integración con el control de estabilidad para que su funcionamiento sea intuitivo y seguro para el conductor.

La refrigeración de sus sistemas eléctricos se basará en dos circuitos: uno dedicado a los motores eléctricos (tanto el trasero como el acoplado a la transmisión) y un segundo que refrigera la batería de manera pasiva, mediante el radiador, o activa, aprovechando el sistema de climatización del XC90.

Hablando de climatización, el Volvo XC90 T8 también contará con un sistema que nos permitirá climatizar el habitáculo, el motor y la batería de nuestro coche antes de iniciar un viaje, siempre y cuando lo tengamos conectado a un enchufe. La preclimatización podrá gestionarse mediante las aplicaciones móviles de Volvo On Call. Este sistema no solo resulta interesante en cuanto a confort, para que a nuestra llegada nos encontremos con una temperatura agradable en el habitáculo, sino también para asegurarnos de que la batería y los componentes eléctricos de nuestro coche ofrezcan su máximo rendimiento.

El Volvo XC90 T8 llegará próximamente a nuestro país con un precio que parte de los 79.950€. Por lo tanto será aproximadamente 5.000€ más barato que un Porsche Cayenne S E-Hybrid.

Fuente: Volvo
En Diariomotor: Volvo XC90 2015, a fondo: todo lo que necesitas saber del modelo que marcará un antes y un después para Volvo

Lee a continuación: Volvo hace saltar por los aires a su nuevo XC90 para demostrar su seguridad en salidas de vía

El Volvo XC90 es un todocamino grande con siete plazas reales para adultos. Está a la venta desde 2015. Destaca por sus motores muy eficientes y el equipo de seguridad que incorpora.

  • Ginkler

    El motor eléctrico delantero, que hace las funciones del motor de arranque, del alternador y del volante de inercia, me parece el camino a seguir para hibridar motores de gasolina sin perder su caracter (al estilo del incomprendido Honda CRZ).

  • Rest

    No niego que fuera de los países nórdicos no vaya a tener buena acogida, qué va..pero sí voy confirmando que va a tener un serio rival, quizás algo más directo que el Cayenne, en el resto de Europa: Q7, versión híbrida y enchufable, igualmente.

    Con datos técnicos en mano: diésel, 373 Cv, consumo de 1’7 ltr. y podrá recorrer 56 Km. en modo puramente eléctrico…ahí lo dejo…

  • y98

    Un coche perfectamente diseñado, tiene todo como debería ser.

El Volvo XC90 es un todocamino grande con siete plazas reales para adultos. Está a la venta desde 2015. Destaca por sus motores muy eficientes y el equipo de seguridad que incorpora.