Érase una vez un concesionario de clásicos europeos abandonado en Japón. Foto 1 de 18.