Este Jaguar entra en tu cerebro para saber si estás concentrado, dormido o enfermo

 |  @davidvillarreal  | 

Si algo hemos constatado en los últimos meses, es que Jaguar y Land Rover se han erigido como los fabricantes que más están invirtiendo en innovación tecnológica de cara al futuro. O eso, o que los británicos han apostado por una mayor apertura a la hora de presentar proyectos que muchas marcas ya están llevando a cabo en secreto, y sobre todo han sabido aprovechar al máximo la fuerza de su departamento de comunicación para contárnoslo, y a su vez que nosotros te lo contemos a ti. Probablemente este sea el caso. Pero, ¿te imaginabas que Jaguar y Land Rover llegarían al punto de entrar en tu cerebro, para monitorizar su actividad, y predecir las acciones que llevarás a cabo antes de que estas se produzcan? Jaguar lo llama el sexto sentido. Pero lo cierto es que no estamos hablando de una tecnología de ciencia ficción.

Si una pulsera deportiva que apenas cuesta unos euros puede monitorizar nuestras constantes vitales y saber si estamos dormidos o despiertos, ¿qué podrían conseguir los fabricantes en un coche?

Jaguar y Land Rover están desarrollando una tecnología que monitorizará las constantes vitales del conductor. Esto no es nuevo. Nuestro coche ya se ha planteado como un sistema efectivo para monitorizar nuestra salud, como ya están haciendo los millones de pulseras deportivas que en los últimos años se han puesto tan de moda. La ventaja de un coche está en que nuestro contacto permanente con el volante y el asiento facilita la monitorización de ciertos parámetros.

Con el seguimiento de nuestra mirada y el control del pulso mediante el propio asiento, el coche puede ser capaz de predecir enfermedades graves que podrían incapacitarnos de inmediato para conducir, por ejemplo un ataque cardiaco.

Nuestro coche será capaz de interpretar si estamos concentrados, cansados, somnolientos o dormidos, mediante la frecuencia en la cual se están generando nuestras ondas cerebrales.

Lo más espectacular, sin duda, está en la posibilidad de que nuestro coche sea capaz de interpretar las ondas cerebrales para analizar nuestro estado de concentración. El sistema Mind Sense de Jaguar y Land Rover pretende discernir entre las diferentes frecuencias de las ondas generadas en nuestro cerebro para interpretar únicamente un espectro muy limitado, el que indicaría que estamos concentrados y conduciendo, o por contra, que nuestro cerebro se ha relajado para entrar en un estado de somnolencia, o incluso que nos hemos quedado dormidos.

En la medicina se emplean sensores adosados a una banda flexible que el paciente puede colocarse en la cabeza. Evidentemente esto no es una solución cómoda, ni práctica, para conducir. Es por eso que Jaguar y Land Rover trabajan en una solución que la NASA ya investigó en deportistas de bobsleigh y que permitiría identificar estas ondas en el contacto de nuestras manos con el volante, mediante la amplificación de la señal.

A partir de ese momento, la decisión a tomar por nuestro coche dependerá de los síntomas que este haya identificado. Si hemos entrado en un estado de somnolencia, intentará despertarnos, obligarnos a parar para descansar, o incluso en un coche semi-autónomo, parará en el arcén para evitar un accidente. Si nuestro coche ha identificado un ataque cardiaco inminente, incluso podría avisar con antelación a los servicios de emergencia. Un ataque cardiaco, además de ser una causa de accidente si este sobreviene conduciendo, ha de ser atendido con la máxima rapidez posible para evitar daños graves, o incluso el fallecimiento, del paciente.

Jaguar – Land Rover también está trabajando en otras soluciones que en mayor o menor medida ya hemos visto en la industria, incluso en modelos que llegarán a los concesionarios en los próximos meses. Por ejemplo, están desarrollando un sistema predictivo que detecta el toque sobre un botón antes incluso de que exista contacto. La filosofía es similar a la empleada por las pantallas táctiles con reconocimiento gestual que pronto veremos en algunos modelos, como el nuevo BMW Serie 7.

También se está trabajando en pedales más intuitivos, dotados de actuadores que generen vibraciones y movimientos que el conductor pueda identificar con una situación muy concreta. Por ejemplo, aceleradores que ejerzan mayor resistencia en el momento en que hayamos superado el límite de velocidad, o que vibren para prevenirnos de una posible colisión.

Fuente: Jaguar – Land Rover
En Diariomotor: La revolución de la realidad aumentada de Jaguar se acerca a la calle

Lee a continuación: Jaguar XJ 2016: más tecnológico y a punto para resistir el envite de BMW Serie 7 y Mercedes Clase S

Solicita tu oferta desde 88.000 €