¿Por qué todos temen a los nuevos super-radares de la DGT? Te damos 5 razones…

 |  @davidvillarreal  | 

Hay que decir que los hábitos de los conductores en España han mejorado. No voy a mencionar ninguna estadística, tampoco es necesario. Pero basta salir a la carretera para ver que aptitudes, como los excesos de velocidad, son más anecdóticas que nunca. Me gustaría decir que nos hemos concienciado, pero me temo que esa no es la razón. Los radares causan más temor que nunca, por su presencia, cada vez mayor en las carreteras, y por el hecho de que en estos tiempos que corren una multa es una sorpresa bastante desagradable. Y de entre todos ellos, Pegasus y los nuevos súper-radares son los que más temor causan entre los conductores. ¿Por qué hay tanto miedo a la llegada de esta nueva generación de radares? Te damos 5 razones por las que la nueva generación de radares está causando tanto temor entre muchos conductores.

Una de sus grandes ventajas radica en su versatilidad. El radar más avanzado en nuestras carreteras puede instalarse en pórticos, hitos, cabinas de suelo normalizadas y también en vehículos camuflados.

1. El Multaradar C. Podrían haber escogido un nombre más terrorífico para este radar. Podría llamarse Multanator, o algo más amenazante. Pero su nombre es tan sencillo como Multaradar C. Es un cinemómetro compacto y más avanzado, distribuido por la compañía Tradesegur, que también comercializa otro tipo de soluciones de seguridad, desde sistemas de control en semáforos, hasta drones de vigilancia (no lo digamos muy alto, pero en un futuro no muy lejano esta podría ser la próxima solución de Tráfico para controlar infracciones y excesos de velocidad). Es cierto que su nombre quizás no inspire temor. Pero si eres de los que rebasa habitualmente los límites, su nombre será lo de menos, probablemente te preocupen más sus prestaciones.

2. Un radar versátil. Una de las grandes ventajas de este nuevo radar está precisamente en su capacidad para ser instalado en controles de velocidad de muy diversa índole, ya sean hitos en la carretera, pórticos, cabinas de suelo normalizadas, e incluso el salpicadero de un vehículo camuflado de la Guardia Civil.

Es capaz de eludir a la mayoría de los detectores de radar y además es extremadamente eficiente, puede controlar 6 carriles diferentes de forma simultánea y en ambos sentidos.

3. Indetectable, o casi indetectable. Según sus creadores, es uno de los radares más sigilosos que se hayan instalado en nuestras carreteras. Emite con potencias inferiores a 100 mW – 20 dBm. Y se comercializa como un sistema sin interferencias que esquiva a la mayoría de los detectores de radar. No hará falta que os recordemos que los inhibidores y los detectores de radar están prohibidos.

4. Multicarril. Esta nueva generación de radares es mucho más efectiva a la hora de identificar excesos de velocidad. De hecho basta un dispositivo para controlar 6 carriles de forma simultánea y en ambos sentidos, siendo capaz de identificar con exactitud varios excesos de velocidad a la vez. En el momento en que detecta un exceso de velocidad, el Multaradar C toma una instantánea del vehículo en cuestión, registra su velocidad, su carril, y otros datos relevantes, genera un archivo digital encriptado y a prueba de falsificaciones y queda preparado para emitir el correspondiente expediente sancionador.

Por su condición de multicarril, es eficiente. En el fondo es un aparato eficiente. Hasta ahora, la anterior generación de radares requería de varios sistemas para controlar diferentes carriles y diferentes sentidos. Con el Multaradar C basta un aparato para controlar todos los carriles.

5. ¿Cuántos hay en nuestras carreteras? Además de los radares fijos que ya están presentes en algunas vías, como la M30 madrileña (ver Así funciona el nuevo super-radar muticarril: 5 preguntas y respuestas sobre “el ojo de Sauron”), la DGT habría suscrito 50 nuevos aparatos que en principio no están destinados a complementar a los ya existentes, sino a sustituir progresivamente a aparatos más antiguos y menos sofisticados. Según El Confidencial Digital estos son los radares que se han instalado en los nuevos Citroën C4 Picasso cuya imagen probablemente habrás visto en las redes sociales en las últimas semanas.

En Diariomotor: Así funciona el nuevo super-radar muticarril: 5 preguntas y respuestas sobre “el ojo de Sauron”

Lee a continuación: Los radares móviles se equivocan y, ante el chantaje, el conductor paga

  • sat

    Para expoliar al ciudadano si que se ponen las pilas estos psicopatas

    • Alfredo

      Pues sí, y tanta policía y guardia civil por las carrteras y ciudades…, si queremos infringir las normas estamos en nuestro derecho. Eso sí, que pillen a todos los demás…
      Tanto criticar a la DGT, al gobierno…, pero si os multan solo vosotros sois los culpables.

  • Sebastian

    Hay quienes aumentar la seguridad mejorando la infraestrucutra y señalizacion y queiens lo hacel haciendo que todos vallan lento

  • Alguien

    No estaria de mas, que inventaran uno que detectara a los politicos corruptos.