comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Opinión

5 MIN

¿Qué debería tener el coche más analógico y fiable del mercado?

coche-fiable-3

Pensemos que necesitas un coche. Quieres un coche en el que tu única preocupación sea un mantenimiento que puedas hacer fácilmente, que sea barato, y que no se rompa. ¿Qué coche te comprarías? En lugar de daros una respuesta clara, vamos a listar los elementos que este coche debería tener en su equipamiento, y los elementos que no debería tener en su equipamiento. Y veamos a qué conclusiones llegamos al término de este experimento. Una regla únicamente: debe ser un coche a la venta en España en estos momentos.

1) Motor atmosférico de gasolina

Nada de turbos, ni sistemas de anticontaminación diésel. Sencillez pura y dura.

Una especie en extinción, dicho sea de paso. No queremos sistemas de sobrealimentación que aumenten el número de sistemas que se estropearán potencialmente en un futuro. Un coche diésel es intrínsecamente más complicado, y sus sitemas anticontaminación son susceptibles a facturas caras en caso de mal uso o avería. Además, su mantenimiento es más caro. Queremos un coche cuyo mantenimiento rutinario sea únicamente el cambio de aceite (con su filtro) y la sustitución de las bujías cada ciertas decenas de miles de kilómetros.

2) Cadena de distribución, no correa

Las cadenas de distribución no requieren mantenimiento y duran lo que dure el motor.

Las cadenas de distribución tienen una duración estimada igual a la vida del propulsor. Algunos motores sometidos a muchos cientos de miles de kilómetros podrían requerir un ajuste. Sin embargo, una correa de distribución requiere de sustitución normalmente cada 60.000 km - 120.000 km y si no respetamos dicho mantenimiento y nuestra correa se rompe, la avería afectará a válvulas, árboles de levas y pistones, requiriendo la reconstrucción o reemplazo del motor. Ante la duda, cadena de distribución, por favor.

3) Caja de cambios manual

Las cajas automáticas requieren mantenimiento y reconstrucción en caso de muchos kilómetros.

Los coches equipados con una caja de cambios automática requieren reemplazos periódicos del fluido de la transmisión. Las cajas automáticas no son incombustibles, pueden requerir de una cara reconstrucción en caso de avería o fuga de líquido. Son pesadas y en coches con un alto par motor, requieren de una atención considerable. Por el contrario, una caja de cambios manual es por normal general mucho más robusta y si se trata correctamente puede durar sin problemas la vida entera del vehículo sin problemas.

4) Pocos automatismos, pocas comodidades

Poca electrónica y pocos automatismos: menos a romper, hablando en plata.

Si es posible, ventanillas manuales: su mecanismo es fiable pero nos aseguramos de que nunca se estropearán. Nada de botón de arranque, un arranque con llave es mucho menos propicio a fallos o averías. Asientos de ajuste manual y retrovisores de ajuste manual en lugar de eléctrico. Tampoco necesitamos un complejo sistema integrado de infoentretenimiento, un smartphone moderno lo puede reemplazar al completo. Ya es pasarse - especialmente en España - el no disponer de aire acondicionado, seamos un poco realistas.

5) Sencillez mecánica, ligereza y durabilidad

Un coche sencillo y ligero es la clave del éxito y la fiabilidad a largo plazo.

Queremos un coche que no disponga de tracción integral, que no tenga un diferencial autoblocante o una complicada suspensión independiente en ambos ejes. Por supuesto, olvidaos de suspensiones electrónicas, direcciones de ajuste variable, etc. Un coche más ligero será un coche cuyos componentes mecánicos - especialmente suspensiones y ejes - sufrirán menos, por lo que la ligereza es un punto a favor. Si el vehículo es de origen comercial, sus componentes también estarán preparados para una mayor durabilidad.

¿Cuál es el coche más analógico y menos propenso a fallos sobre el papel?

Un urbano sencillo y asequible puede ser uno de los coches más durables del mercado.

Sobre el papel, tendría que ser un utilitario o un pequeño vehículo comercial, posiblemente con uno de sus acabados más básicos, y pelada de equipamiento. Será un coche barato, con intervalos de mantenimiento cómodos y en el que uno mismo podrá efectuar pequeñas reparaciones. Un coche que nos de paz mental. Un Dacia Sandero Base con motor 1.2 de 75 CV habría sido una elección ideal, pero emplea correa de distribución en vez de cadena. Sin salir de la marca, damos con el Dacia Duster, equipado con el conocido 1.6.

Un motor atmosférico de 115 CV, pero equipado con correa de distribución, como bien han apuntado nuestros lectores. El Kia Picanto con motor de tres cilindros sí emplea cadena de distribución, es atmosférico, es manual y es muy sencillo. Cuídalo bien, y el Picanto no debería dar una sola avería. Otros coches potencialmente duraderos y sencillos son los Peugeot 108/Citroën C1/Toyota Aygo o el Toyota Yaris, todos ellos equipados con el motor 1.0 de tres cilindros y 69 CV de potencia.

Ahora podéis decir por qué aún hay tantos Peugeot 205 con kilometradas de infarto que siguen dando guerra. Quizá es que eran coches extremadamente simples. Hasta aquí hemos llegado. No es esta una lista exhaustiva, y estoy seguro que hay muchos más coches que reúnen estos requisitos. ¿Por qué no nos ayudáis a confeccionar una lista con los coches más analógicos y fiables sobre el papel?

En Diariomotor: ¿Cuáles son las 5 marcas más fiables? ¿Y las 5 menos fiables? | ¿Cuáles son las 5 marcas más fiables? ¿Y las 5 menos fiables?