Érase una vez un concesionario abandonado en Dinamarca con más de 200 clásicos Fiat

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

¿Por qué nos gustan tanto los hallazgos de coches clásicos? Muy sencillo. Imagínate abrir las puertas de un concesionario abandonado y encontrarte 200 clásicos, la mayoría completamente "nuevos" y de la marca Fiat. Imagina contemplar en sus expositores a un Fiat 600 con el cartel original que anunciaba su venta varias décadas atrás. Clásicos de muy diversa índole, Fiat 127, 131, Ritmo, Lancia Beta, etcétera. Clásicos que lucen como nuevos, más allá del polvo que puedan acumular su carrocería, especialmente si lo comparamos con los hallazgos que habitualmente se producen en graneros abandonados, donde los coches han sufrido los estragos de la humedad y la corrosión.

Imagina abrir las puertas de un concesionario abandonado que has heredado, y encontrarte con 200 clásicos, la mayoría completamente nuevos.

El hallazgo se produjo en la localidad de Kolding, en Dinamarca. Al parecer, este concesionario habría permanecido tal y como puedes ver en estas fotografías desde 1981. En aquellos años, Jens Sorensen, el propietario del concesionario, tuvo que elegir entre su negocio de camiones y de turismos, y optó por el primero. Lo que nos cuesta comprender es por qué no encontró salida a los coches que aún estaban pendientes de ser registrados y vendidos, y optó por dejarlos en un concesionario abandonado.

concesionario-fiat-abandonado-07

Tres décadas más tarde, un descendiente de Jens Sorensen se encontró con que era propietario de un concesionario que cerró en los años ochenta, y con que en su interior había alrededor de 200 clásicos, los cuales pueden contemplarse en estas fotografías. Evidentemente, su heredero pensó en vender toda la colección de coches, pero entonces se encontró con un gran problema. La mayoría de los coches jamás habían sido matriculados, ni registrados, y la legislación danesa - especialmente por homologaciones medioambientales - pone numerosos impedimentos a su puesta en circulación.

La historia de los clásicos de Kolding es antigua. En 2008 ya se hablaba del hallazgo en medios como Autobild Alemania. Algunos medios aún siguen apuntando que la mayoría de los coches se vendieron por un precio ridículo, para el valor que podían tener, los más deteriorados por unos 250€ y la pieza más preciada, un Lancia Beta, por 6.500€.

Pero lo cierto es que algunos vendedores de clásicos en Europa, como Classic Park en Holanda, aún tienen en su catálogo algunos de los clásicos que se encontraron en aquel hallazgo. Piezas como un Fiat 127 "kilómetro cero" que con 54 kilómetros en el marcador se vende por la friolera de 14.900€, es decir, la misma cantidad con la que hoy en día te podrías comprar dos Fiat Punto completamente nuevos.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Parachoques rellenos de agua para proteger la carrocería, ¿y por qué no? (vídeo)

Ver todos los comentarios 2
  • Issam

    Seguramente el descendiente tenía prisa,y no valoro lo que tenía en sus manos, podía haber
    vendido los coches por piezas en Internet sin problemas algunos coleccionistas.
    Pero cada uno y sus motivos

  • maikelcandanga

    Me los compro toditos yaaaaaa...