Volkswagen Rally Experience: siéntete piloto por un día

 |  @fernischumi  | 

Con motivo del Rally de Catalunya, Volkswagen quiso que disfrutáramos de la experiencia de conducir el nuevo Golf R sobre el Circuito de Tierra de Lleida en una muestra de lo que ellos han decidido denominar como Rally Experience. Y digo disfrutar, porque las tres horas que dura este curso de conducción, son eso, un disfrute para los sentidos. Cada elemento del montaje te hace ponerte en la piel del piloto y para los amantes a esta disciplina e incluso para los neófitos en la misma, se convierte en una experiencia difícil de olvidar.

El Rally Experience de Volkswagen combina un precio muy ajustado, mucho tiempo al volante y derrapes asegurados sobre tierra.

El eslogan del que actualmente presume el Golf R (coche que se puede conducir en el Volkswagen Rally Experience) es el de “300 CV para improvisar” y eso es precisamente a lo que te invita el tracción total de los de Wolfsburgo. Desde el primer minuto, y una vez que ya estás acomodado dentro del mono ignifugo de Rally The World, te dejas llevar, conduces más por instinto que por técnica y esto te mantiene dibujada una sonrisa en la boca que no se te borra en el resto del día.

Sin embargo, divertirte y aprender a ser efectivo y rápido no son términos incompatibles. Para ello están los experimentados instructores alemanes, provenientes de la Driving Experience de Volkswagen y con una formación específica en técnicas de conducción sobre tierra. Sus directrices, siempre claras y precisas se convierten en necesarias para enfrentarte al trazado ilerdense, el cual, en esta época del año se encuentra aún más delicado debido al rocío de la madrugada. La fisonomía del trazado combina curvas lentas, con una zona rápida, e incluso dependiendo de la configuración utilizada, también te encuentras una horquilla a la que llegas jugando con las inercias y el ‘scandinavian flick’.

El Volkswagen Polo R, ADN de rallyes:

WRC, pilotaje sobre tierra de un coche de 300 CV y experiencia de copilotaje con un piloto profesional, inolvidable.

Si bien cuando piensas en un coche para correr en rallyes el Volkswagen Golf R no es la primera opción que atraviesa tu mente, los 300 CV, la tracción integral 4MOTION y la suspensión modificada hacen que se comporte de una forma muy noble sobre la tierra catalana. La dirección, en modo Sport se vuelve muy directa, y ayudada por el buen par del que hace gala te ayuda a llevar el coche a donde apuntas, simplemente a golpe de acelerador y ayudado por la configuración Sport, mapa que ayuda a sacar todo el jugo del potente propulsor germano.

El modo confort de la dirección se adapta mejor a los slaloms de los que estaba formado el circuito (como si de un descenso de esquí se tratara) y mueve de manera muy ágil un chasis que ya de por sí copia cada uno de tus movimientos con el volante. A pesar de que la trasera es muy estable, es habitual que en frenadas fuertes se pueda descolocar, sin embargo, soltando freno, dando un golpe de gas y rectificando con el volante el Golf vuelve al camino correcto sin ni tan siquiera tira un cono.

En nuestro caso, el evento, además de las lecciones de pilotaje sobre tierra, también tuvo el aliciente de una competición entre los enviados de prensa que consistía en ser el más constantes en dos vueltas consecutivas, siempre en un rango de tiempos concreto y con la penalización por tocar conos o saltarte ‘puertas’ como principal amenaza. No hace falta decir que el pique entre los ya de por sí competitivos integrantes del mundo del motor fue importante y nos mantuvo entretenidos durante un fin de semana con gran temática de rally ya que se celebró con la cita española del Mundial de Rallyes.

Como guinda del pastel, una experiencia de copilotaje junto a uno de los instructores, con experiencia en rallycross, que te ayuda a volver a poner los pies en la tierra, quitarte el traje de piloto a golpe de tirón de freno de mano y con un Volkswagen Polo de 200 CV que se muestra muy divertido a pesar de contar únicamente con tracción delantera. El colofón perfecto para una jornada de cuatro horas inolvidable, muy exclusiva (sólo 10 plazas disponibles para cada uno de los dos turnos), con un equipo muy profesional de profesionales a tu disposición (la asistencia la monta la misma empresa que trabaja con Hyundai para su Codriving) y a un precio muy competitivo. En concreto estamos hablando de 280€ para los no clientes y de 220€ para aquellos que se hayan comprado un Volkswagen. WRC, pilotaje sobre tierra de un coche de 300 CV y experiencia de copilotaje con un piloto profesional, inolvidable.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Walter de Silva se jubila: se marcha el alma italiana detrás de Volkswagen

Solicita tu oferta desde 16.900 €