Mercedes GLC a prueba: ¿Puede un SUV cumplir como 4×4?

 |  @ClaveroD  | 

¿Es un SUV capaz de cumplir como un todoterreno y no sólo como todocamino? Tras nuestra prueba en carretera del Mercedes GLC vamos a intentar ofrecer una nueva visión dentro del mundo SUV. Sabemos a ciencia cierta que la tan de moda tendencia de diseñar carrocerías SUV sin importar sus aptitudes, ha provocado que el mercado esté plagado de infinidad de definiciones para agrupar a esos coches que dicen atreverse con terrenos más allá del asfalto. Mercedes ha querido responder a la mala reputación de los SUV ofreciendo algo nuevo en el mercado, dando como resultado un planteamiento sumamente interesante ¿No te crees que este SUV no le tiene miedo al 4×4? Pues estate muy atento.

Con 50mm más de altura, el Mercedes GLC equipado con el Off-road Engineering package es capaz de vadear hasta +300mm

El Mercedes GLC es una propuesta muy tecnológica, y en ese punto es donde encontramos gran parte de la culpa de que este SUV se aleje de sus competidores cuando la cosa se pone seria. No hablamos de sistemas de conducción autónoma o asistentes varios, sino que nos referimos a tecnología aplicada al tren de tracción para garantizar mejores resultados cuando el terreno por el que circulamos no es el más adecuado. Partiendo del sistema de tracción total 4MATIC evolucionado para su uso en motores de 4 cilindros en posición longitudinal, el Mercedes GLC permite a sus compradores añadir un curioso paquete específico para el uso todoterreno denominado Off-Road Engineering package por un precio de poco más de 1.895 €.

El Mercedes GLC cuenta en toda su gama con tracción integral 4MATIC con distribución del par variable entre ejes, reparto que en condiciones normales es del 45/55 delante/detrás. El sistema gestiona en tiempo real la distribución del par para priorizar eficiencia y agarre según convenga y ese análisis se realiza trabajando de forma combinada con control de tracción y estabilidad. Este es el punto de partida que de un modo u otro siempre ofrecen los automóviles de tipo SUV, pero en el caso del Mercedes GLC, este punto de partida puede verse seriamente mejorado gracias a la instalación paquete anteriormente citado.

El Mercedes GLC cumple como todoterreno, dejando sólo los escenarios más extremos a los genuinos 4×4

Contamos con hasta 5 modos de conducción específicos para off-road, donde cada programa impone unas leyes de trabajo muy concretas para el sistema de tracción total 4MATIC, el control de estabilidad para controlar la diferencia de velocid entre ruedas o la cantidad de par que llega a cada rueda esté o no en el suelo. El trabajo del sistema es totalmente transparente y no necesita de ningún tipo de implicación por parte del conductor más allá de la selección de los programas de conducción. Aún así, a través de la pantalla HD de 7 pulgadas podemos ver excelentes gráficos sobre el trabajo del GLC con datos sobre inclinación longitudinal o lateral, velocidad de descenso programada, dirección de la marcha, etc.

Prueba de que Mercedes sabe bien que ha ido un paso más allá con este paquete opcional, es el hecho de que durante la presentación internacional del nuevo Mercedes GLC, nos prepararon un tortuoso circuito todoterreno donde poder comprobar de primera mano el “maltrato” que puede soportar cualquier Mercedesl GLC equipado con el Off-Road Engineering package.

De este modo, nuestra unidad del Mercedes GLC pudo demostrarnos cómo era capaz de abordar pendientes ascendentes de hasta el 70% o descensos de hasta el 50% gracias al asistente para descensos, atacar socavones que nos obligaban a avanzar con apenas dos o tres ruedas y salir airoso de la circulación por diferentes terrenos como arena, barro o grava. Gracias a la instalación del paquete Off-road Engineering package los ángulos admisibles para la conducción todoterreno quedan así: 30,8º (Ataque), 24,8º (Salida) y 19,7 (Ventral).

Para ser fieles a la realidad, el Mercedes GLC no es una alternativa que quizás barajen aquellas personas que piensan en comprar un 4×4 de vieja escuela, pero no es menos cierto que el avance de la tecnología y la cada vez mayor demanda de coches verdaderamente polivalentes están convirtiendo a los 4×4 puros en productos marginales o de uso específico para trabajo. No hay diferenciales bloqueables, tampoco reductora o snorkel para vadear profundos ríos, pero las aptitudes 4×4 del GLC convencerán a las familias más aventureras. Su enemigo natural por enfoque todoterreno será el Land Rover Discovery Sport en sus versiones 4×4, mientras que los más urbanitas tendrán que comparar con el Audi Q5 o BMW X3 para encontrar alternativas similares y que renuncian verdaderas capacidad todoterreno.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Mercedes-Benz GLC a prueba: preparado para vencer y convencer

  • Brian

    ¿Es un SUV capaz de cumplir como un todoterreno y no sólo como todocamino?

    Creo que si, ahora en esta prueba creo que no lo sabemos con certeza, pues mirando las fotos se a puesto a prueba en terrenos SECOS, faltaría verla en acción en un buen barro espeso,
    o atravesando algún arroyo ahí veríamos si es un todo terreno, como experiencia personal arriba de una Subaru Forester he transitado por todo tipo de clima y terreno y
    a sabido relucir su sistema symmetrical awd, y no deja de ser un SUV familiar.

    Saludos.