carrocería SUV Grande
puertas -
plazas -
maletero 550 l
potencia -
consumo -
valoración

Mercedes GLC

El Mercedes GLC es el SUV premium de tamaño medio de Mercedes. Se sitúa por encima del Mercedes GLA en tamaño y precio y justo por debajo del Mercedes GLE.

Para situarlo en el mercado, podemos decir que sus principales rivales son el Audi Q5, el BMW X3 o el Jaguar F-Pace. Y en el caso del Mercedes GLC Coupé, el BMW X4 y el Audi Q4 que llegará a los concesionarios en 2019.

Ver prueba del Mercedes GLC

Existe una segunda carrocería más deportiva que remplaza su perfil familiar por un portón trasero más horizontal y mucho más agresivo. Esta segunda carrocería, denominada Mercedes GLC Coupé cuenta con el mismo habitáculo y acabados interiores, pero renuncia a una mínima altura en las plazas traseras y sobre todo a volumen de carga útil en el maletero. En la configuración estándar el maletero del Coupé sigue siendo enorme, con más de 500 litros, pero no podremos aprovechar una mayor altura en caso de necesitarla como en el GLC normal.

El Mercedes GLC Coupé incluye un sobreprecio por encima de la carrocería normal, lo que le otorga también cierto toque de exclusividad adicional.

En general, el Mercedes GLC al igual que todos los productos de la gama Mercedes, disfruta de una amplísima gama de colores, acabados y accesorios para lograr una personalización completa. La contrapartida es que todas estas posibilidades estéticas y técnicas conllevan un desembolso bastante sustancial que podría acabar multiplicando el precio del coche.

El cambio automático y la tracción integral 4MATIC son de serie en toda la gama.

Motores del Mercedes GLC

El Mercedes GLC cuenta con multitud de opciones de motorización diésel, gasolina e híbrido (gasolina + eléctrico).

Comenzando por los motores diésel, encontramos dos posibilidades. El modelo de acceso sería el Mercedes GLC 220 d 4MATIC que incorpora un motor de 4 cilindros y 2.1 litros de cilindrada que desarrolla 170 cv de potencia máxima. Ese mismo bloque sirve de base para la versión GLC 250 d 4MATIC, de idénticos consumos pero con 204 cv de potencia.

El tope de gama diésel sería el GLC 350 d 4MATIC, que incorpora un motor 3.0 V6 de 258 cv. Este motor tiene la ventaja de su mayor potencia pero sobre todo del sonido V6 que emana bajo su capó, un sonido que mejora notablemente el del diésel de 4 cilindros.

En la gama gasolina encontramos el GLC 250 4MATIC, un motor de 4 cilindros y 2.0 litros que desarrolla 211 cv de potencia. Este mismo motor de gasolina sirve como base para la versión híbrida enchufable, denominada GLC 350 e 4MATIC, añadiendo un motor eléctrico de 116 cv de potencia adicional hasta completar un grupo propulsor con una potencia combinada de 211 cv + 116 cv con un par motor de 350 Nm + 340 Nm. Este tándem de motores de gasolina + eléctrico va acoplado a una caja de cambios automática de 7 relaciones.

En la cima de la gama se encuentra el Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC, una versión de deportividad extrema que incorpora un motor V6 de 367 cv.

Todos los motores van acoplados a la caja de cambios 9G-TRONIC combinada con la tracción integral 4MATIC. La gama no cuenta con cambios manuales ni con versiones de dos ruedas motrices.

Acabados del Mercedes GLC

Podemos considerar que el Mercedes GLC no cuenta con "niveles de acabado", sino con una lista infinita de accesorios con los que configurar un coche totalmente a medida.

Las opciones incluyen diversos paquetes de equipamiento de confort y seguridad como asistente de aparcamiento, asistentes a la conducción, techo panorámico o kits de acabado más deportivos o más lujosos. Son siempre opciones de alto valor, superando en todos los casos los mil euros y llegando a alcanzar en algunos casos los más de cuatro mil.

Además de las opciones de equipamiento, el Mercedes GLC cuenta con multitud de combinaciones de pinturas, llantas, molduras, tapicerías y materiales para el interior y exterior, de forma que difícilmente veremos dos unidades iguales. Los asientos de serie son de tela, pero podremos escoger entre toda una gama de pieles o mixtos y en colores desde el blanco hasta el negro, pasando por toda la gama de beis y marrón.

Las llantas de serie son de 18", pero podemos configurarlas con hasta 20" de diámetro en diferentes formas de estética más premium o más deportivas.

Cuenta también con accesorios para adoptar un look interior y exterior de línea más aventurera, lujosa o deportiva, incluyendo el kit estético AMG Line exterior e interior.

Mercedes GLC Coupé

El Mercedes GLC Coupé es la versión más deportiva del GLC. En realidad comparte todas las mecánicas e interiores con el Mercedes GLC de formato familiar y lo que aporta es una estética bastante más agresiva y deportiva.

Ver prueba del Mercedes GLC 220d Coupé

¿Qué diferencia existe entre el Mercedes GLC y el Mercedes GLC Coupé?

Las ventajas de adoptar la carrocería coupé se reducen a ese plus de exclusividad y deportividad, ya que ambas versiones cuentan con un portón trasero de amplia apertura. Deberemos escoger el coupé si nos gusta más, estamos dispuestos a renunciar a cierto volumen dentro del habitáculo y sobre todo el maletero y estamos también dispuestos a pagar un plus de varios miles de euros por la distinción que supone.

El principal inconveniente de la carrocería coupé está precisamente en la forma del portón trasero. Dentro del habitáculo penaliza ligeramente la altura al techo de las plazas traseras, aunque esta desventaja es pequeña y no debería suponer ningún problema. En lo que respecta al maletero, respeta totalmente la forma original y el volumen supera los 500 litros, pero mientras que la carrocería familiar nos permite retirar la vandeja retráctil y aprovechar toda la altura hasta el techo para transportar cargas más voluminosas, en el coupé no tendremos esa opción.

A la hora de plegar los asientos traseros y convertirlo en un vehículo de carga notaremos todavía más la falta de espacio vertical en la parte trasera, haciendo imposible transportar determinados objetos de gran volumen como armarios o electrodomésticos de línea blanca como un frigorífico, por ejemplo.

Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC

La versión más extrema y deportiva del Mercedes GLC es el Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC.

La firma AMG introduce un motor V6 de 3.0 litros de cubicaje y 367 cv de potencia máxima. Comparte transmisión 9G-TRONIC y tracción a las 4 ruedas 4MATIC con el resto de la gama, pero en este caso alcanza unas prestaciones realmente apabullantes.

El Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC acelera de 0-100 km/h en 4,9 segundos y alcanza una velocidad máxima autolimitada a 250 km/h con un consumo mixto que oscila entre 8,3 y 8,7 l/100km según la configuración del coche.

Esta motorización, que podríamos considerar una serie especial, incluye un acabado interior y exterior específico y es compatible con las carrocerías normal y coupé.

Vídeo promocional del Mercedes GLC

Solicita tu oferta desde 48.575 €