Wiesmann vuelve a la vida, tras un “boca a boca” por parte de inversores británicos

 |  @sergioalvarez88  | 

Hace algo más de un año os contábamos la entrada en liquidación de Wiesmann. Esta empresa familiar alemana – que visitamos en Diariomotor hace unos años – se dedicaba a la producción de deportivos artesanales. Máquinas ligeras y rápidas con motores BMW en sus entrañas. Las buenas noticias son que la firma del gecko ha sido rescatada de su muerte financiera gracias a unos inversores británicos. En cuestión de meses Wiesmann podría estar produciendo de nuevo sus rápidos y exclusivos coches. ¿Habrá cambios en su gama?

Wiesmann quebró en 2014 debido a sus grandes deudas y unas ventas de capa caída.

El rescate financiero ha sido posible gracias a los británicos Berry y Anita Tatalovic, inversores privados interesados en relanzar esta marca de nicho. Wiesmann fue fundada en 1988, y en sus inicios se dedicaban a producir techos duros para coches descapotables. Todo cambió en 1993, cuando el primer vehículo propio salió rodando de sus instalaciones. La empresa continuó creciendo y a principios de la década pasada llegaba su vehículo más exitoso, el Wiesmann MF3. Un roadster muy ligero en cuyas entrañas estaba el motor del BMW M3 E46.

Un agudo 3.2 de seis cilindros en línea y 343 CV que fue la espina dorsal de la gama hasta que BMW lo dejó de fabricar para Wiesmann, a principios de 2013. La gama Wiesmann pasó a usar motores V8 de origen BMW, quedando compuesta únicamente por los MF4 y MF5, con precios superiores a los 120.000 euros. El MF3 era un coche más asequible, de mejores ventas. El intento fallido de exportación y homologación en Estados Unidos, unido a unas ventas decrecientes sin el MF3, marcaron el inicio del fin de Wiesmann.

La empresa debería relanzar modelos más asequibles, y de nuevo podría usar motores de origen BMW.

El fabricante también tenía presión previa en sus libros financieros: aún no habían terminado de pagar su nueva fábrica en Dülmen, famosa por tener forma de gecko, el reptil emblema de la marca. La empresa entró en liquidación, pero ha sido rescatada y en palabras de su fundador – Friedhelm Wiesmann – todos los requisitos legales para volver a producir vehículos están firmados. Ahora es una cuestión de organización industrial. ¿Qué coche marcará el inicio de esta nueva etapa en Wiesmann?

Imagino que depende de los fondos disponibles. La producción podría comenzar de nuevo con los MF4 y MF5, pero la empresa debería innovar si las finanzas lo permiten, y relanzar un MF3 de nuevo. Usando el motor de 3.0 litros turboalimentado de BMW podría mantener los costes a raya y asegurarse un buen suministro durante años. Un Wiesmann por menos de 100.000 euros volvería a atraer flujos de caja constantes a esta marca, cuyos deportivos ligeros de peculiar diseño son muy recordados por sus aficionados.

Fuente: Carscoops
En Diariomotor:

Lee a continuación: Porque los clásicos nunca mueren Siempre Wiesmann

  • ADN

    Coincido con el uso del 3.0 biturbo de BMW para mover un MF3, es un bloque probadamente buno, disonoble en un gran numero de modelos y diferentes potencias.

  • TheMustang12

    yo ya lo habia dado por muerto a esta marca jajaja