Skoda Tudor (2002): ¿Y si Skoda se hubiera atrevido con un Octavia Coupé o un Superb Coupé?

 |  @davidvillarreal  | 

¿Por qué nos gustan tanto los coupés, y a los fabricantes les cuesta tanto dar luz verde a estos proyectos? En 2002, con el Skoda Superb ya en los concesionarios, y de camino un nuevo Octavia, Skoda se propuso un ejercicio de diseño que, por cuestiones obvias, atraería toda la atención de los medios en su presentación en el Salón de Ginebra de aquel año. Su apariencia, nos hace pensar en un Skoda Octavia Coupé, puesto que sus rasgos se asemejan a los del modelo que aterrizaría en los concesionarios dos años más tarde. Pero en realidad se trataba de un prototipo aún más ambicioso, basado en la plataforma del Superb. ¿Qué sucedió con el Skoda Tudor Concept?

El Skoda Tudor Concept de 2002 adelantaba los rasgos que dos años más tarde veríamos en el Octavia, aunque estaba basado en la plataforma del Superb.

Skoda rescató un emblema, el del Tudor, por el cual ya había sido conocido uno de sus modelos – un sedán de dos puertas – fabricado tras el fin del a Segunda Guerra Mundial. El equipo de diseño de Skoda intentó crear un coupé escultural, con mucho porte y un gran atractivo visual. Con un diseño que actualmente ya se ha quedado atrás, por ciertos rasgos, como su parrilla frontal, o las ópticas traseras. Pero, sinceramente, si se aplicasen algunos de los detalles que ya hemos visto en la nueva generación de Skoda Octavia, o Superb, su diseño encajaría perfectamente una década después de que se hubiera presentado.

Por desgracia, el Skoda Tudor no llegó a los concesionarios, ni parece que esa fuera nunca la intención de Skoda.

Aquel prototipo gozaba con unas suspensiones rebajadas, y un chasis más deportivo que el utilizado por la primera generación del Skoda Superb, aunque seguía siendo de tracción delantera. Para más inri, estaba equipado con un motor V6 de 2.771 cm3 y 190 CV, con el cual aceleraba de 0 a 100 km/h en torno a 8 segundos y alcanzaba los 237 km/h. Aquel motor era también el más potente disponible, por aquel entonces, en el Superb.

La verdad es que, a la vista de estas imágenes, hoy en día nos sigue haciendo soñar con la posibilidad de que Skoda se atreviera con un Octavia o un Superb de dos puertas. Lo cual sería una auténtica sorpresa. En cualquier caso, ¿te imaginas el resultado que podría tener un coupé de estas características, comercializado por una marca que ofrece un inmenso sedán de representación por algo más de 20.000€?

Vía: Autoblog.nl
En Diariomotor:

Lee a continuación: Aquellos maravillosos W12: el día en que Volkswagen quiso tener su propio Veyron

    Skoda Octavia
    Solicita tu oferta desde 15.100 €
    • X 2.0

      Pues me parece un excelente ejercicio de diseño atemporal, no lo veo desfasado para nada. Que hoy se utilicen luces led, matrix led, oled, no significa que este conjunto de luces delanteras y traseras sea feo o presente un aspecto viejo, siguen siendo bien bonitas, con esa estética limpia y transparente. Antes de este tipo de luces, pocos vehículos tenían faros con interiores bonitos o esmerados, como pueden ser la mayoría de modelos de los años 80 o 90, a excepción de BMW y coches que empezaban a montar los primeros faros de xenón de manera opcional.

    • Tranquilamente puede entrar al catalogo de productos tienen todo para hacerlo!! Ahora que se animen a producirlo es otra cosa ya, al menos si lo hicieran en una serie corta para ver como les va sería todo un verdadero acierto darle ese toque ”Halo” a este Coupé puede ser perfecto para la firma.

    • Pablo Mtnez McRae

      Bentley Continental low cost Jejeje

    • AUTOMEX

      Precioso auto, y no lo veo desfasado para nada, solo un rediseño frontal “solo actualizarlo al diseño actual de SKODA” luces LED´s y listoooo, la trasera la dejo intacta.

    • Paco Tce

      Me parece que si hubiera llevado el 1.8 20vt de 180cv del Octavia RS hubiera sido un éxito, buen motor y muy buena línea, sumado a un precio competitivo…