Lo creas o no, un BMW i8 sin retrovisores es una gran idea (y lo podríamos ver muy pronto en la calle)

 |  @davidvillarreal  | 

¿Un coche sin retrovisores? ¿En serio? Esa es la idea que nos propone BMW, y estamos convencidos de que esta solución podría aplicarse muy pronto en el mismo coche que nos la han mostrado, el imponente BMW i8. En la calle ya hemos visto coches sin retrovisores, aunque en un producto de tirada muy limitada, el Volkswagen XL1. Incluso, hemos probado prototipos sin retrovisores, y te hemos dado 7 razones por las que los espejos retrovisores deberían morir. BMW nos sorprende una vez más con un BMW i8 sin retrovisores, y un sistema lo suficientemente sofisticado, y a la vez sencillo, como para creer que su llegada a los concesionarios está cerca, y no sería nada descabellada.

Aunque aún haya dudas, y algunos temas legales que resolver, acerca de esta tecnología, a priori todo son ventajas.

Las cámaras de alta resolución son cada vez más económicas, y sencillas de integrar en el exterior, mientras que con las pantallas sucede algo muy parecido. Esta solución no tiene por qué ser cara, y a la larga se ahorra en simplicidad, y fiabilidad. Al sobresalir demasiado de la carrocería, y emplear componentes mecánicos para sus articulaciones, los retrovisores son propensos a roturas y averías, además no benefician al perfeccionamiento aerodinámico (por reducido que sea su efecto), ni a la mejora del confort. Un sistema de cámaras bien desarrollado, por otro lado, también ha de ser necesariamente más seguro, por la facilidad con que una cámara de gran angular puede evitar problemas importantes, como el de los ángulos muertos.

Si a todo eso unimos el hecho de que este sistema se integre en un vehículo que, como el BMW i8, no goza de muy buena visibilidad, es probable que estemos ante una solución realmente interesante.

¿En qué consiste la tecnología del BMW i8 Mirrorless, sin retrovisores?

Los retrovisores exteriores laterales han sido sustituidos por un soporte más pequeño y ligero para dos cámaras de alta resolución. Así como una tercera cámara, en la luneta trasera, para suplir la ausencia de un retrovisor interior al uso, y sobre todo cubrir la falta de visibilidad trasera que penalizaba – por su diseño – al i8.

Todas esas imágenes se combinan para mostrar una composición, de lo que sucede detrás de nuestro BMW i8, que se mostrará en la posición natural del retrovisor interior, en una pantalla de 30 centímetros de anchura y 7,5 centímetros de altura.

Esta idea es realmente interesante, y diferente a la que ya mostraba el XL1 o el prototipo Renault Eolab que probamos hace algún tiempo, en lo que las pantallas de los retrovisores exteriores se habían integrado en sendas puertas. Lo que BMW propone es que dejemos de mirar a uno y otro lado para maniobras como los adelantamientos, y que únicamente miremos al “retrovisor” interior, para recibir una imagen unificada de lo que sucede en nuestra zaga.

Eso quiere decir que deberíamos acostumbrarnos a mirar ahí, pero que a priori minimizaríamos el tiempo que desviamos la mirada de la carretera, o que dedicamos a cambiar nuestra mirada de un retrovisor a otro.

El sistema también incluiría detección de ángulos muertos, gracias a los sensores, y al reconocimiento de imágenes. De manera que si el BMW i8 detectase un riesgo cercano, como la presencia de un ciclista, u otro coche aproximándose a nuestro lado, mostraría en la pantalla un icono advirtiéndonos del riesgo.

Entre otros beneficios de esta visión de un coche sin retrovisores al uso, BMW menciona la ausencia de reflejos que nos deslumbren, como el de los faros de los coches que se aproximan al nuestro en conducción nocturna. Esta pantalla también ayudaría a los pasajeros cuando quieran salir del coche, para comprobar que no se aproxima otro coche por la puerta que van a abrir. Un retrovisor no sirve para este cometido, en tanto está orientado únicamente para el conductor, y los pasajeros de las plazas traseras, como mucho, verían la carrocería. Los pasajeros pueden comprobar mirando a la pantalla que no se aproxima ningún coche para salir de forma segura.

BMW de momento no confirma que lo vayamos a ver pronto en los concesionarios. Pero tras lo dicho tenemos suficientes razones para pensar que en efecto así será. Por los beneficios que aporta, pero sobre todo por el papel que está jugando el BMW i8 como buque insignia tecnológico de la marca. Recordemos que este modelo se convirtió en el primer coche de calle en utilizar faros láser.

Fuente: BMW
En Diariomotor:

Lee a continuación: Así es el nuevo BMW i Vision Future Interaction: porque el mundo necesita un BMW i8 descapotable

El BMW i8 es un revolucionario deportivo híbrido enchufable con puertas de tijera y configuración 2+2. No apto para todos los bolsillos, no apto para todos los gustos y, en definitiva, totalmente revolucionario.

  • Francisco

    Sinceramente me gusta mas los retrovisores pero esto es mucho mas tecnológico!

  • El Pinche Grifo

    Se ve medio feo esas camarillas ahí, pero es cuestión de acostumbrarse, no hay bronca.