Para FAB Design los 510 caballos de serie del Mercedes-AMG GT S no eran suficientes. Foto 1 de 6.