Quién se iba a imaginar que este GT abandonado en un granero era el último Aston Martin DBS. Foto 2 de 4.