comscore
MENÚ
Diariomotor
Superdeportivos

2 MIN

El Bugatti Veyron nos enseña a vender 450 deportivos millonarios

bugatti-veyron-ventas-02-1440px

Hubo un tiempo en que, cada vez que hablábamos del Bugatti veyron, nos acostumbramos a redondear su precio sobre el millón de euros. Pero hace tiempo que el Veyron pasó a estar más cerca de los dos millones que del millón de euros. Por no hablar de las ediciones más potentes y especiales, el Grand Sport, el Super Sport, el Grand Sport Vitesse más recientemente y un sinfín de ediciones limitadas tan exclusivas como desorbitadas. ¿Sabías que el precio medio de cada uno de los Bugatti Veyron que se han vendido, en la recta final de su comercialización, supera los 2,3 millones de euros?

Los clientes de los últimos Bugatti Veyron que se han adjudicado antes de finalizar su producción han pagado una media de 2,3 millones de euros por su deportivo.

Cifras de escándalo para un superdeportivo histórico, muy caro y exclusivo, pero también extraordinariamente rápido. Bugatti asegura que ningún otro deportivo ha logrado unas cifras como las suyas, la de ofrecer unas cifras tan descomunales y un precio tan elevado, y satisfacer una tirada relativamente larga. Aunque 450 unidades puedan parecer pocas y el periodo para agotarlas, diez años, demasiado extenso. Sobre todo en un momento en el que asistimos a la llegada de productos, también muy exclusivos, como el Ferrari LaFerrari o el McLaren P1.

¿Y cómo se han distribuido esas 450 unidades?

Bugatti ha vendido un total de 300 coupés y 150 "roadsters", 150 Grand Sport. Según las cuentas anuales de Volkswagen AG, 2007 y 2008 fueron los años en los que más unidades se vendieron. En tres años, Bugatti prácticamente vendió la mitad de toda su producción, que se alargaría hasta este año 2015 con diferentes ediciones especiales, incluyendo las conmemorativas que han cerrado la producción en los últimos meses.

Fuente: Bugatti En Diariomotor: “La finale”: el último Bugatti Veyron de la historia ya tiene propietario

Bugatti Veyron: Historia, leyenda y pecado original