El Shelby GT350 estrena Head-Up Display para no “saltarte” marchas en un Mustang de 500 CV

 |  @davidvillarreal  | 

Cuando conduces un deportivo has de prestar mucha atención al momento idóneo para seleccionar la próxima marcha. Lo normal es que, para exprimir al máximo sus prestaciones, debas aprovechar la franja roja del cuentarrevoluciones antes de llegar al corte y, por supuesto, no pasarte. En la práctica, un buen conductor-piloto ha de conocer cual es el momento idóneo prestando atención al sonido del motor. Pero estaréis conmigo en que cualquier ayuda es poca cuando vamos al límite, rascando décimas en circuito. Los Shelby Mustang GT350 y GT350R son coupés deportivos creados para ir al límite y es por eso que Ford ha creado un Head-Up Display específico para mostrar de forma intuitiva, y sobre todo muy visual y fácil de contemplar, el momento idóneo para cambiar de marcha.

Lo normal, hasta ahora, era que tuviéramos que observar el movimiento de la aguja del cuentarrevoluciones en la instrumentación. Muchos deportivos ya incluyen diferentes soluciones para advertirnos del momento idóneo para cambiar de marcha. Ahora mismo estoy recordando algunos que incluyen un indicador luminoso, con luces verdes, naranjas o amarillas y rojas en la instrumentación; otros que son capaces de cambiar el color de la instrumentación; o incluso que incluyen un bip sonoro muy práctico, que te permite ser consciente del punto de cambio de marcha sin desviar la mirada de la carretera.

El sistema del Shelby Mustang GT350 también te permite hacer lo propio sin desviar la mirada de la carretera, pero gracias a un indicador visual que se sitúa exactamente en tu línea de visión.

El indicador de cambio de marcha puede configurarse en función de las necesidades de nuestra conducción, con modos enfocados a circuito y a drag race.

El Head-Up Display del Shelby Mustang GT350 se basa en una fila de LEDs, que para más inri cuenta con diferentes dinámicas de funcionamiento basadas en los propios modos de conducción de este deportivo. Este sistema, por supuesto, puede desconectarse y configurarse para ajustar la intensidad de su iluminación.

El modo Tach es sencillo, los LED van iluminándose de izquierda a derecha, como si de un cuentarrevoluciones se tratase. Pero el más intuitivo para exprimir al máximo las prestaciones, de este Mustang de circuito con licencia de calle, es el modo Track. En este modo las luces van iluminándose desde el exterior hacia el centro, hasta que alcanzamos el punto idóneo de cambio de marcha y todos los LED se han encendido y comienzan a parpadear. El propio conductor puede seleccionar el punto idóneo de cambio de marcha en algún lugar entre las 3.000 y las 8.200 rpm. Esto es interesante, porque así podemos dejar un margen suficiente de reacción, para saber que entre el momento en que comiencen a parpadear todos los LED, y el momento que busquemos la siguiente marcha, aún tenemos un margen de tiempo suficiente para no llegar a las revoluciones máximas.

Aún existe un tercer modo, el modo Drag, pensado para carreras de aceleración. En este último los LED únicamente se iluminan, todos a la vez y parpadeando, en el momento en que hemos alcanzado el punto idóneo de cambio de marcha. ¿Por qué así? Porque según el feedback que ha recabado Ford de clientes aficionados a las drag race, estos pilotos prefieren la máxima simplicidad, ahorrar en distracciones, y con la advertencia visual en el momento concreto de cambio de marcha les basta para no errar y perder esas valiosas décimas.

Vídeo

Fuente: Ford
En Diariomotor:

Lee a continuación: Ford Mustang Apollo Edition: inspiración espacial para un radical Mustang de 627 cv

Solicita tu oferta desde 39.500 €