Mustang, Camaro y dragsters diésel, el lado más oscuro y maloliente de las drag-race

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Cuando hablamos de diésel lo hacemos para hablar de ahorro de combustible, en ocasiones, también de prestaciones, a tenor de que este combustible se ha convertido también en una solución socorrida y demandada en berlinas y SUV de gama alta con bastante potencia. También sabíamos que el gusto cada vez mayor por el producto europeo, estaba consiguiendo que el diésel ganase algo de terreno en Estados Unidos. Pero, ¿acaso podías imaginarte que el diésel también se utilizaba en las carreras de aceleración, en las famosas drag-race? Una espectacular y ruidosa forma de contribuir al deterioro de nuestra atmósfera y al calentamiento global. ¿No crees?

Aunque para un profano pueda parecer increíble, los diésel son bastante comunes en estas carreras tan populares en los Estados Unidos, donde los dragster y otros deportivos transformados, también camionetas pick-up, tienen sus propias federaciones para vehículos de gasóleo. Pensad que estas bestias suelen estar equipadas con inmensos motores diésel de origen industrial, utilizados en camionetas pesadas y en vehículos dedicados al transporte de carga, motores como el famoso Cummins, que desarrollan un inmenso par y potencias que enrojecerían a un Bugatti Veyron, gracias a la mejora que aporta el perfeccionamiento de su sobrealimentación.

Cumstang: un Mustang con motor Cummins

Camaro con motor Cummins

Un dragster diésel con triple turbo y más de 3.000 CV

Vía: Speed Society
En Diariomotor: ¿Tendría sentido un Ford Mustang turbodiésel?

Vídeo destacado del Ford Mustang

Lee a continuación: Roush Ford Mustang 2015: se abre la veda para los preparadores

El Ford Mustang 2018 representa el renacer del icono cinematográfico americano como producto global. Desde su lanzamiento en Europa en 2015 ha sido un éxito y ahora con la renovación esperan mejorar todavía más las cifras.

Ver todos los comentarios 4

El Ford Mustang 2018 representa el renacer del icono cinematográfico americano como producto global. Desde su lanzamiento en Europa en 2015 ha sido un éxito y ahora con la renovación esperan mejorar todavía más las cifras.