CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

8 MIN

Primera semana de pretemporada: Sin conclusiones pero sin engaños

Àlex Garcia | 29 Feb 2016
Sebastian Vettel, Nico Rosberg, Test Barcelona 2016 Día 2
Sebastian Vettel, Nico Rosberg, Test Barcelona 2016 Día 2

Durante la semana pasada realizamos análisis diarios sobre todo lo que dieron de si las pruebas de pretemporada en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Análisis más de sensaciones que de números -aunque estos transmiten muchas cosas que también se tuvieron en cuenta-. Pero a veces está bien dejar macerar el contenido y tras un fin de semana de descanso, nuestro Singapore Sling compartido con todos vosotros nos traerá otro punto de vista a tener en cuenta. De entrada, hay que tener en cuenta que no hay conclusiones posibles... pero tampoco engaños.

Lo primero es lo primero y hay que empezar por arriba... o por lo que suponemos que debe estar arriba. No tenemos aún claro el verdadero potencial de Mercedes y según Paddy Lowe, la enorme cantidad de vueltas dadas vendría más dada por su nuevo sistema de volcado de datos que por fiabilidad -muchos otros equipos han demostrado una fiabilidad muy elevada también-. Pero lo que está claro es que dar tantas vueltas es siempre una buena señal. El coche funciona bien, el equipo se centra en el trabajo para extraer rendimiento y su sistema de recopilación de datos es probablemente el más eficiente de la parrilla. ¡Menudos adversarios!

Durante esta semana tendremos la misión de descubrir hasta qué punto los Mercedes pueden ser rápidos. A fin de cuentas, los Marussia eran fiables en su día y no por ello ganaban carreras. Pero viniendo Mercedes de dos años de dominio, hay que suponer que estarán arriba, con lo visto en los primeros cuatro días de pruebas. Pero más allá de las flechas de plata, si alguien debe plantarles cara, es Ferrari. Los coches de Maranello son posiblemente los que más han cambiado de 2015 a 2016 -un año muy continuista por ahora- y en pretemporada han ido bien. Pero, ¡que no nos engañen! Los Ferrari han marcado sus mejores tiempos con los neumáticos ultrablandos en dos de los cuatro días.

Sí, sus registros en tandas de corta y media distancia están a la altura de los Mercedes, pero los mejores tiempos puros se han hecho con unos neumáticos que solo dos equipos han usado de forma relativamente extensiva: Ferrari y Red Bull. Precisamente estos últimos abren una de las primeras incógnitas. Sus motores están aún lejos de Mercedes y Ferrari pero su chasis debería rendir. En Barcelona se les ha visto lejos de los coches rojos pero su rendimiento no parece distar en demasía de lo visto el año pasado. En realidad, lo que puedan hacer en 2016 dependerá en gran medida del trabajo de Renault... espera, ¿qué digo? Del trabajo de TAG-Heuer, su nuevo proveedor de motores... -guiño, guiño-.

Pero si hablamos de neumáticos, hay unos datos que no podemos ignorar y es que el segundo tiempo más rápido lo tiene un Force India, ¡con neumáticos superblandos! Os explico; Nico Hülkenberg fue más rápido con los superblandos que Kimi Räikkönen con los ultrablandos. Hasta aquí, todo bien. Un dato que podría darse si el finlandés rodaba con más carburante y el alemán con menos. Pero a todo esto, Sebastian Vettel hizo el tiempo más rápido de la semana con ultrablandos... y no está tan lejos del registro de Hülkenberg. En la prensa internacional se han hecho eco también de este hecho y apuntan a Force India como el equipo con los mejores números en la primera semana de pretemporada.

¿Cómo hay que analizar estos datos? ¿Tenemos que esperar que Force India sea candidata al título? En absoluto, claro que no. La cautela es la clave y por ahora, con un coche derivado del de 2015, la lógica dice que no deben estar arriba. Aún así, es posible que con un buen trabajo en invierno, puedan darle algunos sustos a Red Bull y a Williams. A fin de cuentas, tienen a dos pilotos más que capacitados y un equipo técnico que cada vez funciona mejor. Aunque por otra parte, también es posible que estén buscando marcar tiempos para atraer a patrocinadores. Pero en caso de ser así, sus registros en tandas medias y largas deberían ser malos... ¿no? Pues no lo son.

Sus compañeros en el uso de motores Mercedes, Williams, han tenido una primera semana de pruebas muy anónima. Bastantes vueltas, sí, pero registros poco impresionantes y algunos problemas. Es difícil decir demasiado del equipo de Grove y por otra parte, ¿cuántos viernes anónimos les hemos visto hacer en los últimos dos años para luego tener grandes sábados y domingos? A priori deben estar en un lugar parecido a estos últimos dos años pero que no se despisten; los perseguidores andan al acecho. Como también deberá estar al acecho Renault en su retorno a la categoría con un equipo propio. Este año es de asentamiento y poco habrá que hacer. De momento, visto lo visto en los test, sobrevivir.

Toro Rosso genera incógnitas a medias. Su coche es prácticamente en su totalidad el de 2016... pero ahí está la clave. Prácticamente. Faltan cosas aún -no solo los colores, pesados- y en la segunda semana podremos ver algo interesante. Ya funcionaron así el año pasado y les fue bien. De momento hay optimismo y el motor Ferrari es una mejora aunque sea el de 2015. Pero la verdadera incógnita la trae Sauber. Lógico, porque no han rodado con su coche de 2016. Pero incluso así, su situación no es fácil. Entender un coche en cuatro días y sacarle rendimiento es complicado y eso les puede hacer ir a remolque todo el año.

Quienes deberían ir un poco a remolque son los chicos nuevos de Haas. A remolque de Ferrari, se entiende. Poco a poco les irán ayudando, aunque su monoplaza no es una mera copia del coche de Maranello en 2015. No en vano ha sido diseñado por Dallara, que de esto sabe un rato. De momento, descoloca ver que Romain Grosjean obtiene buenos registros y Esteban Gutiérrez lo pasa bastante peor. Sí, está claro que el francés tiene más experiencia y estuvo compitiendo en 2015 pero la diferencia es remarcable. Será interesante ver la diferencia entre ambos en Australia.

Manor, por su parte, mejorará. Tal y como esperábamos. Tal y como hemos ido viendo estos días. Sobre todo Pascal Wehrlein, que parece ser el hombre encargado de llevar el peso del equipo mientras Rio Haryanto se acostumbra a la Fórmula 1. No hay que esperar que los Manor pasen a estar cerca de los puntos pero sí son un objetivo razonable de cara a este año. Al fin y al cabo, el equipo ha invertido en personal, en motores Mercedes y tiene por lo menos un piloto con talento incuestionable tras haber ganado el DTM el año pasado. Deberán ir mejor que hasta ahora.

Dejamos a McLaren para el final. El motivo es simple: su situación es compleja. Cuidado; decimos compleja, que no necesariamente complicada. En primera instancia el coche parecía ir razonablemente bien, mejor que en 2015. De golpe, un problema técnico interrumpió el rodaje el miércoles y para el jueves, tan solo tres vueltas. De entrada, habría que pensar que la situación se parece demasiado a la del año pasado. Y podría ser que fuera así. Pero varias fuentes apuntan a la posibilidad de que la falta de rodaje del jueves llegara por usar piezas de 2015 tras los problemas del miércoles.

Algo así explicaría los problemas de McLaren de una manera más lógica y quizás menos pesimista. La segunda semana será crucial para McLaren como lo será para los demás. Pero los próximos días podrían darnos muchas pistas sobre lo que puede esperarse del equipo de Woking en 2016. Si los problemas técnicos perduran durante dos o tres días, se puede empezar a temblar. Pero si por el contrario las cosas van bien... ¿podría ser que los problemas de la semana pasada fueran más una coincidencia? El tiempo dirá.

¿Conclusiones? Muy pocas. Pero no nos engañan. Los Mercedes van bien. Los Ferrari han mejorado. En Force India están espabilando. Red Bull sigue igual y Williams parece que seguirá con las mismas fortalezas y debilidades que en 2014 y 2015. Renault tiene un año difícil por delante y la fiabilidad será lo que más daño les hará. Seguimos a la espera de Sauber para ver qué harán con el nuevo monoplaza aunque el retraso no les ayudará. Algo parecido pasa con Toro Rosso, a quien aún le faltan partes de 2016 que estrenará esta semana, aunque su rendimiento la primera ha sido prometedor.

Haas genera dudas al ver a sus pilotos rindiendo de forma dispar, mientras que Manor deberá estar mejor que en 2015 sin cambiar su ritmo de forma exagerada. Y McLaren... de ellos mejor no hablar demasiado. La lógica sigue diciendo que deben estar mejor que en 2015. Es posible que los problemas de la semana pasada fueran una extraña coincidencia pero no generan optimismo. Y aunque mejoren, ¿cuánto pueden mejorar? A Alonso no le quedan tantos años y cada carrera sin un coche competitivo es una carrera perdida. Mañana empezamos a salir de dudas.