CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

4 MIN

Gran Premio de Canadá 1989: Thierry Boutsen da la campanada

Àlex Garcia | 9 Jun 2016
GP Canadá 1989 Thierry Boutsen
GP Canadá 1989 Thierry Boutsen

¡Drama! ¡Acción! ¡Sorpresas! Esto, que podría ser el anuncio de una película genérica de acción de los años 90 es en realidad una descripción rápida del Gran Premio de Canadá de 1989, donde Thierry Boutsen estuvo a gran altura y se llevó su primera victoria en el campeonato del mundo de Fórmula 1 en unas condiciones especialmente complicadas para los pilotos. El belga se convertía así en el último piloto de su país en ganar un gran premio.

La carrera se planteaba interesante desde el punto de vista de la parrilla de salida. Alain Prost había roto la racha de ocho pole position seguidas de Ayrton Senna, con lo que el duelo entre ambos pilotos de McLaren podía ser espectacular. Más aún con el añadido de la lluvia que había caído el domingo por la mañana que dejó el asfalto húmedo para el momento de la salida. La mayoría de pilotos partieron con neumáticos rayados pero ahí hubo ya el primer drama.

Nigel Mansell y Alessandro Nannini pasaron por el carril de boxes tras la vuelta de formación para cambiar a gomas lisas pero en el momento de la salida arrancaron demasiado pronto, lo que resultó en su descalificación de la carrera. En cabeza, Prost tomó el liderato y empezó a tirar. Era una oportunidad fantástica para el francés, que a pesar de todo tuvo que enfrentar la desesperación de tener que abandonar en la segunda vuelta por una rotura de suspensión.

Con una pista cada vez más seca, empezaron a llegar las primeras paradas a boxes para poner neumáticos lisos. Esto dejó a Riccardo Patrese al frente de la clasificación por delante de Thierry Boutsen y Ayrton Senna. Fue durante este periodo cuando se vivió la situación más curiosa de la carrera con un Stefan Johansson que volvió a pista tras su parada con un cable de aire de boxes enganchado al alerón trasero de su Onyx. Tras ignorar los avisos para que volviera a boxes, fue descalificado.

Pero cuando parecía que la carrera iba camino a un final de seco... empezó a llover de nuevo. Una vez más, carril de boxes ocupado con muchas paradas a boxes. A todo esto, Patrese había mantenido neumáticos de agua, por lo que ganó una gran ventaja sobre los rivales, siendo sus perseguidores más cercanos Derek Warwick con el Arrows y Nicola Larini con el Osella. Por detrás, Senna venía desatado, quitándose a rivales de encima con una facilidad pasmosa.

A 30 vueltas del final, Warwick perdió el liderato en favor de Senna. Patrese había parado a boxes para cambiar unos neumáticos que estaban demasiado desgastados y había perdido la cabeza de carrera. El brasileño parecía lanzado hacia una victoria segura mientras los dos Williams ocupaban las posiciones de podio con Boutsen por delante de Patrese gracias a la reciente parada en boxes de este último. Pero en la Fórmula 1, las cosas suelen cambiar cuando uno menos lo espera.

A tres vueltas del final, el motor de Senna cedió y el as de McLaren tuvo que retirarse del gran premio. Esto dejó la victoria en bandeja de plata a Thierry Boutsen, que no solo consiguió su primer triunfo en la Fórmula 1 sino que también le dio a Williams su primera victoria desde 1987 y el primer éxito de la asociación Williams-Renault, que estaba destinada a dominar buena parte de los años 90 hasta que se disolvió a finales de 1997 -aunque se mantuvo en cierta forma hasta 1999-.

La segunda posición fue para Riccardo Patrese y para sorpresa general, el tercer hombre en el podio fue Andrea de Cesaris. El italiano conseguía lo impensable con el Dallara de la Scuderia Italia. Minetras tanto, Nelson Piquet celebraba un cuarto puesto que era de hecho su primera posición en los puntos de todo 1989. Por detrás, René Arnoux finalizó en una quinta posición que supuso su última vez en los puntos en el año de su retirada de la Fórmula 1.

El llamado "punto de honor" fue para Alex Caffi con el otro Dallara, dándole al equipo su mejor día en la Fórmula 1. Como curiosidad, Jonathan Palmer -padre de Jolyon Palmer- obtuvo su única vuelta rápida en este gran premio, al volante de un Tyrrell en el que también fue su último año en la máxima categoría. Mientras tanto, la lucha por el campeonato entre Senna y Prost no había hecho más que empezar...