CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

2 MIN

Yuki Tsunoda deberá controlar su incontinencia verbal

Humberto Gutiérrez | 19 May 2021
yuki_tsunoda_scuderia_alphatauri_b2_2021_21
yuki_tsunoda_scuderia_alphatauri_b2_2021_21

Si no fuera por lo desastroso que se ha mostrado Nikita Mazepin en sus actuaciones, hasta convertirse en un fenómenos de las redes sociales, pero por razones equivocadas, el foco de atención en cuanto a los novatos lo tendría Yuki Tsunoda por ser proclive a exteriorizar palabras ofensivas y críticas negativas a su propio equipo, situación que le ha merecido un llamado de atención por parte de su entorno. Sin duda el piloto japonés tiene serios problemas para canalizar sus arrebatos emocionales y se le pide que evite maldecir vía radio.

El lenguaje ofensivo de Tsunoda mientras está al volante de un monoplaza ha sido muy criticado, desde que estaba en la Fórmula 2, pero el piloto no ha realizado correctivos al respecto sino que ha trasladado la costumbre de presionar el botón de la radio y exteriorizar palabras altisonantes sin control, hábito que de tan repetitivo ha perdido toda gracia. En lo que va de temporada, en varias ocasiones, ha puesto en duda la capacidad del personal técnico de AlphaTauri y al respecto sus propios ingenieros le han advertido de las consecuencias que traerían sus palabras.

Se puede entender que a sus 21 años carece de madurez, pero la Fórmula 1 es un entorno profesional al que debe adaptarse. Tanto en Imola como en Barcelona profirió palabras ofensivas y ante la crítica de los medios, Tsunoda manifestó que cuando entra en el monoplaza se olvida de protocolos, entre ellos comportarse como un piloto de élite, y por tal razón maldice ante cualquier situación que no le agrade. Comprende que debe corregir lo antes posible todo ese desequilibrio emocional, pero ello está relacionado con la pasión que siente por competir.

En palabras de Yuki Tsunoda:

Siempre, cuando voy rumbo a la cabina del coche, me propongo no maldecir, pero tan pronto me pongo el casco me olvido de todo. Algunos de los interruptores de mi cuerpo se encienden y comienzo a gritar, entonces cuando salgo en el auto no sé por qué presiono la radio y digo lo que digo. No tengo que presionar la radio y maldecir.

Vía | PlanetF1