CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WEC

7 MIN

Alpine se lleva la victoria en unas espectaculares 6 Horas de Monza

Iván Fernández | 11 Jul 2022
monza-6h-wec-2022-1
monza-6h-wec-2022-1

Pudo haber sido el broche dorado a la temporada que tanto les habría gustado después del podio conseguido en las 24 Horas de Le Mans, sin embargo, las opciones de la Scuderia Cameron Glickenhaus de conseguir su primera victoria en el WEC en las 6 Horas de Monza se desvanecieron en el espeso humo que brotó del propulsor del SCG 007 LMH cuando estábamos en el ecuador de la carrera. La librea “azul cielo de Nueva York” que estrenaban para la pista italiana estuvo a punto de quedar para la historia, pero el único consuelo será el de haber conseguido una impresionante Pole Position en la tarde del sábado.

La velocidad del Hypercar estadounidense metió miedo a sus rivales, hasta el punto de que Toyota llegó a declarar que, si conseguían convertir esas prestaciones a una vuelta en ritmo de carrera, sería sin ningún tipo de dudas inalcanzables. E incluso en la primera parte de carrera llegó a parecer que así sería, que Alpine o Toyota, y ni mucho menos Peugeot, estaban en disposición de acercarse al Glickenhaus en la que muy posiblemente será la última carrera de este año para el 007 después de confirmarse que no estarán en Fuji (11 de septiembre) por falta de presupuesto y, seguramente, Bahréin no sea una excepción.

Y será una lástima, porque hasta lo que fue una rotura de turbo, el SCG 007 LMH demostró ser capaz volar en el Templo de la Velocidad, eclipsando por completo el debut de Peugeot y a la propia Toyota, después de que Romain Dumas consiguiera endosarle casi un segundo al GR010 más veloz a una vuelta, el pilotado por Brendon Hartley, el cual no pudo repetir la Pole conseguida en le Mans hace un mes. Al Hypercar de los japoneses se le notó todavía poco cómodo con las últimas novedades técnicas que traían, especialmente en los diferenciales, algo que quedó confirmado al ver al otro LMH pilotado por el jefe de equipo, Kamui Kobayashi, en una discreta cuarta plaza.

Mucho más lejos los dos Peugeot, los cuales empezaron a ver que a pesar del trabajo realizado en los test, tienen todavía mucho camino por andar, tanto en prestaciones como en el apartado de fiabilidad, algo que demostró el 9X8 con el dorsal #93 al quedarse tirado y obligar a sacar la bandera roja que dio por finalizada antes de tiempo la clasificación. Lo otro muy remarcable del sábado ocurrió precisamente en GTE-Am, donde el equipo Iron Dames, con Rahel Frey, Michelle Gatting y Sarah Bovy reclamando partir primeras gracias al gran crono realizada por esta última.

Emoción por todo lo alto en las 6 Horas de Monza:

A partir de ahí, la carrera del domingo tuvo de todo: drama, acción, mucho tráfico, sorpresas e incluso situaciones al límite que pusieron la piel de gallina a más de uno. De nuevo las bananas disuasorias de Monza volvieron a ser lamentablemente protagonistas, y como ya hemos visto en otras ocasiones a monoplazas emprender vuelos aquí, en esta ocasión era un GT (para los que se dicen que están especialmente diseñadas para aumentar la seguridad en circuitos), concretamente el Aston Martin Vantage GTE #33 pilotado por Henrique Chaves el que nos dejaría helados con su accidente.

Recién salido de boxes, Chaves perdía la zaga en la frenada de la segunda variante, lo que le llevaba a entrar de lado en la escapatoria y tras golpear la puerta contra la salchicha, el coche saldría catapultado, volcando y deslizándose sobre el techo durante centenares de metros hasta que terminó recostado sobre las barreras. Afortunadamente Henrique saldría por su propio pie del coche, siendo trasladado posteriormente al hospital para ser sometido a chequeos. Era líder en esos momentos de GTE-Am.

Saltaron chispas entre Alpine y Toyota:

Sin embargo, donde hubo emoción prácticamente sin limites fue en Hypercar, donde con los Peugeot fuera de ritmo y acosados por los problemas de fiabilidad y la retirada del Glickenhaus por la densa humareda blanca proveniente de los escapes, la emoción se iba a centrar en la lucha entre los dos Toyota y el Alpine, con el A480 demostrando una increíble velocidad y una gran gestión de las gomas.

Los pilotos de Toyota GAZOO Racing tratarían de parar al LMP1, incluso aprovechándose del tráfico de los GT’s para tratar de retener la primera plaza, sin embargo, después de quitarse de encima al #8, el equipo francés no tardaría en pegarse al coche #7 pilotado por Kamui Kobayashi y lanzarle el adelantamiento tras hacer un impresionante exterior en la Parabólica.

A la llegada a la recta de meta, el contacto entre el Alpine y el GR010 se terminaría produciendo, pinchándose el neumático trasero izquierdo del LMH nipón y saltando la banda de rodadura por los aires. Kamui tomara la escapatoria a gran velocidad, pudiendo evitar mayores daños, pero ya no había ninguna opción de parar al Alpine, cuyo ritmo en el vuelta a vuelta sería inalcanzable, y haciendo soñar a Signatech y a los de Dieppe con un posible título Mundial que está un poco más cerca con este resultado. Mathieu Vaxiviere, Andre Negrao y Nico Lapierre salen más líderes de Monza, con 10 puntos de ventaja sobre Sébastien Buemi, Brendon Hartley y Ryo Hirakawa, los cuales sufrieron un problema eléctrico en el inicio.

Para Peugeot la situación fue incluso más complicada, con el coche #93 teniendo un fallo en el turbo que le llevó a visitar en varias ocasiones el box, mientras que el #94 también tuvo que detenerse en la calle de boxes para terminar a 25 vueltas del mejor Hypercar. En la firma del león confirmaron que cada uno de los coches iba a una estrategia distinta, con Loic Duval buscando seguir el ritmo de los primeros, mientras que Mikkel Jensen tenía que hacerse hueco a través del pelotón después del problema en clasificación al que hacíamos referencia.

En GTE Pro la carrera también fue cruel con el español de Ferrari, ya que Miguel Molina estuvo líder junto a Antonio Fuoco hasta los últimos seis minutos, cuando tuvieron que parar en boxes para hacer un repostaje breve de gasolina que les terminó retrasando detrás del único Corvette C8.R GTE presente (Nick Tandy y Tommy Milner), en lo que parecía ser un pequeño consuelo después del cruel desenlace en Le Mans para la firma norteamericana.

Aunque donde estuvo realmente la salsa fue en la lucha entre el otro Ferrari y el Porsche de Kevin Estre, el cual terminaría penalizado después de varias acciones antideportivas que buscaron echar fuera a los competidores del 488 GTE de AF Corse, en esos momentos con Alessandro Pier Guidi al volante, ambos protagonistas del polémico final del WEC 2021. También fue una carrera muy agitada en LMP2, con la victoria final del Realteam de Rui Andrade-Ferdinand Habsburg-Norman Nato, tras ver contactos entre los prototipos de Richard Mille (ya sin Ogier) y el Prema, o la salida del JOTA.

En GTE-Am Frey, Bovy y Gatting subieron al podio en segunda posición completando el hito histórico de un equipo 100% femenino subiendo al escalón, justo detrás de Harry Tincknell, Christian Reid y Sebastien Priaulx, los cuales conseguían la segunda victoria consecutiva del año para Dempsey Proton Racing.