ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

6 MIN

Aston Martin y D'Station se imponen en una interrumpida cita inaugural de la Super Taikyu

La temporada 2020 de la Super Taikyu se vio obligada a terminar de forma abrupta al verse cancelada la última ronda que debía celebrarse en enero. De inmediato, todos los equipos se pusieron a trabajar en un 2021 que arrancaría a mediados de marzo con varias novedades, destacando la llegada de Hankook como nuevo fabricante de neumáticos en lugar de Pirelli, quien ha equipado a todos los coches del campeonato los últimos años. El Twin Ring Motegi fue el escenario el pasado fin de semana aunque una vez más las cosas no salieron como estaba previsto. Si en enero, la cancelación de la última ronda se debía al aumento de casos de Covid-19, la primera de esta temporada tuvo que interrumpirse tras disputarse dos tercios de carrera por la lluvia torrencial presente sobre Motegi. El Aston Martin D’Station de Satoshi Hoshino, Tomonobu Fujii y Tsubasa Kondo siguió donde dejó las cosas en 2020 con su primer triunfo del año.

Después de un descanso más breve de lo habitual ya que las preparaciones para la última y cancelada carrera se llevaron a cabo en enero, la Super Taikyu volvió a la acción tras una serie de test de pretemporada centrados en permitir a los equipos ponerse a tono con los nuevos neumáticos. A pesar de todo, la primavera aprieta y si por algo es conocio Japón en marzo y abril es por tener una buena cantidad de lluvia según el lugar de la geografía del país nipón. De esta forma, durante todo el fin de semana el mal tiempo fue protagonista del arranque de la Super Taikyu en este 2021. La clase ST-X contaba con seis participantes, siendo la primera pole position para el Porsche 911 GT3-R número 16 de Porsche Center Okazaki, que partía desde el primer puesto después de tres vueltas tras el coche de seguridad. El liderato del Porsche duró apenas seis vueltas antes de ceder la cabeza al Nissan GT-R GT3 número 81 de GTNET. Este equipo se mantuvo en primera posición hasta la vuelta 43, cuando el McLaren 720S GT3 número 290 de los debutantes de Floral Racing tomó la delantera.

Tras dos de las cinco horas a las que estaba prevista la carrera, seguían en cabeza con una ventaja de 46 segundos. En la vuelta 55 salió el coche de seguridad por una presencia de lluvia extrema. D’Station Racing tomó la decisión de parar en boxes en la vuelta 57 tal y como estaba previsto para ralizar su cambio de pilotos. El McLaren líder paró una vuelta después… pero para aquel entonces, el pit-lane estaba cerrado y perdieron el liderato. Tras la resalida, la carrera prosiguió hasta la vuelta 71, cuando el coche de seguridad volvió a hacer acto de presencia. Por más de media hora la carrera siguió neutralizada y finalmente se decidió que con dos tercios de carrera disputados, la bandera roja marcaría el final de la prueba. La victoria cayó así en manos del Aston Martin Vantage GT3 número 777 de D’Station Racing con Satoshi Hoshino, Tomonobu Fujii y Tsubasa Kondo. El podio lo completaron el McLaren número 290 de Tadao Uematsu, Keita Sawa, Shintaro Kawabata y Yuji Ide y el Porsche número 16 de Hiroaki Nagai, Yuta Kamimura y Yuichi Nakayama.

Fuera de la clase principal, mucha variedad en una relativamente renovada Super Taikyu. En la clase ST-Z donde se encuentran los GT4, el Porsche 718 Cayman GT4 Waimarama EBI número 22 de «Kizuna», Katsumasa Chiyo, Naoya Yamano y Riki Okusa se llevaron la victoria, la primera de este coche en Japón en una carrera en la que fueron sextos en la clasificación global. En la clase ST-1, ganó uno de los coches más peculiares del certamen: el KTM X-Bow GTX con el número 2 de Taiyou Iida, Kazuho Takahashi y Hiroki Katoh que ocupó el noveno puesto en la general. En décimo séptima posición de la general estuvo el curioso Toyota GR Supra número 28 de ROOKIE Racing que pilotan Naoya Gamou, Daisuke Toyoda (hijo de Akio, presidente de Toyota), Yasuhiro Ogura y Kenta Yamashita que participa en solitario en una clase ST-Q reservada para coches de competición no homologados.

Max Racing, que solía estar en la clase principal, está a día de hoy en la Super Taikyu con un Nissan Fairlady Z34 (370Z) con el dorsal número 244 con Toru Tanaka, Tetsuya Tanaka y Atsushi Miyake al volante. Suya fue la victoria en la clase ST-3. Mientras tanto, el Kobe Toyopet Motor Sports se llevó el triunfo en la clase ST-2 en la que fue su primera participación al volante de un Toyota GR Yaris con el número 225. Los pilotos, Seita Nonaka y Hibiki Taira, juunto a una de las mujeres en pista, Miki Onaga. Fueron vigésimo quintos en la clasificación general. En esta clase estuvo de nuevo «Morizo» (alias de Akio Toyoda, presidente de Toyota) en el GR Yaris número 32 de ROOKIE Racing aunque problemas técnicos les dejaron muy retrasados.

Por extraño que parezca, en esta ocasión la clase ST-TCR solo tuvo un coche en pista, el Honda Civic Type R TCR número 75 del Team Noah con Kuniyuki Haga, Yoshikazu Sobu, Shigetomo Shimono y Riki Tanioka. El equipo volvía a la competición tras detenerse en 2020 como consecuencia del Covid-19 y su vigésimo séptima posición en la general fue lógicamente la victoria en la clase reservada para los TCR. Por detrás, el Toyota 86 de Shade Racing con el número 884 que pilotan Yuji Kunimoto y Keishi Ishikawa, ganó en la clase ST-4 y acabó trigésimo segundo en la general.

Finalmente, la última clase del campeonato, ST-5, se saldó con la victoria del Mazda Roadster (MX-5) de Takayuki Takechi, Tatsuya Ota, Takahiso Ohno y Kyosuke Inomata. La próxima carrera de la temporada tendrá lugar a mediados de abril, cuando los días 17 y 18 del próximo mes el campeonato se dirija al circuito de Sugo. Allí se cruzará el primer tercio de una competición que como siempre, está programada a seis citas. Destaca la presencia de unas 24 hoas de Fuji en mayo, buscando evitar el uso del circuito en verano, cuando se tendrán que acondicionar las instalaciones para los esperados eventos de ciclismo de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Cargando...