BMW Motorsport muestra cómo funcionan los mandos adaptados del BMW M4 DTM de Alex Zanardi

 |  @fernischumi  | 

Es cierto que la actualidad del DTM ha quedado en parte eclipsada después de las informaciones acerca del futuro reglamento Class One y de la confirmación por parte de Mercedes AMG de la participación de Sébastien Ogier con uno de sus C63 AMG DTM, pero Alex Zanardi también está muy cerca de debutar en el campeonato germano aprovechándose del sistema de ‘Wild Cards’ y del paso del calendario por el Circuito Misano con la que será la primera carrera nocturna de las series el fin de semana del 25 al 26 de agosto.

El piloto italiano apenas se bajaba hace unos días de su hand-bike con la que conseguía dos nuevas medallas mundiales en la disciplina (bronce en contrarreloj y de plata en selecciones) para ponerse al volante por primera vez del BMW M4 DTM con el que ha llegado a rodar hasta 294 vueltas en el Circuito de Vallelunga durante los test conjuntos organizados por el campeonato. A sus 51 años y tras dos temporadas alejado de la competición, esta cifra no sólo revela su gran estado físico, sino que también habla muy bien del novedoso sistema que empleará el italiano en su coche para accionar el freno.

Zanardi, que hasta ahora empleaba una de sus prótesis para accionar el pedal del freno desde su accidente en Lausitzring durante el año 2001, se ha tenido que adaptar a un nuevo sistema desarrollado por parte de BMW Motorsport que le permitirá accionar los frenos con la mano, algo que reduce por tanto el esfuerzo físico realizado por Alessandro y que a su vez le permitirá encontrarse en mejores condiciones durante más tiempo. Además, aunque Zanardi reconoce que no habrá mejora de prestaciones en pista, sí que se espera que le ayude a mejorar en cuanto al tacto de frenado.

No será en este caso con una leva que se pueda situar detrás del volante, sino que será a través de una palanca de freno muy similar a los frenos de mano empleados en rallyes o rallycross, que se situará en la zona de la consola central que reducirá la fuerza necesaria para frenar el coche, pasando de los 100-120 kg que tiene que realizar otros pilotos con sus piernas a los 70 kilogramos que tendrá que hacer de fuerza con su brazo derecho.

Para el acelerador, simplemente tendrá que tirar del aro situado detrás del volante hacía él, ya sea con un dedo o con dos en un sistema parecido al que ya empleó en 2015 cuando compitió en las 24 Horas de Spa-Francorchamps con un BMW Z4 GT3. En cuanto al embrague, gozará de uno automático centrifugo que se abre y cierra a determinadas velocidades de giro del motor (similar al funcionamiento de un Scooter) en lugar del manual hidráulico con el que cuentan el resto de coche, obviamente con el objetivo de quitar algo de trabajo a las ya atareadas manos de Zanardi, mientras que para accionar la caja de cambios, Alessandro podrá utilizar las levas del volante, especialmente en aceleración, mientras que en frenada, contará con un accionador en la parte superior de la palanca del freno antes mencionada para bajar marchas con la mano derecha mientras reduce velocidad.

El sistema ideado por los ingenieros del departamento de competición de BMW no será utilizado únicamente en esta ocasión, también se espera que sea empleado por Zanardi en las 24 Horas de Daytona 2019.

Lee a continuación: Doblete de BMW en las 24 Horas de Spa 2018