CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

3 MIN

Carlos Sainz salva los muebles en una complicada carrera marcada por las náuseas

Álex Delgado | 25 Mar 2018
carlos_sainz_carrera_australia_2018_f1_final_2
carlos_sainz_carrera_australia_2018_f1_final_2

El Gran Premio de Australia ha finalizado con un sabor agridulce para Carlos Sainz. El piloto de Renault había conseguido un buen inicio de temporada tras las sesiones de libres y clasificación, pero sin embargo, la carrera se le ha complicado y únicamente ha podido sumar un punto en un agónico final.

Un problema con la bomba de agua le ha dificultado poder rodar en los registros que él quería. Tanto es así, que en algunos momentos  de la prueba ha llegado a sufrir náuseas debido a la gran cantidad de líquido que tenía en su estómago. Algo que junto a la presión con la que ha tenido que lidiar a lo largo de la prueba ha ocasionado más de un inconveniente.

Me encuentro regular, hemos tenido un problema con la bomba de agua en las primeras 10 o 15 vueltas. Me salía un chorro de agua a la cara y eso ha hecho que tragase demasiada agua. Cuando ha salido el safety car llevaba muchísimo líquido en el estómago, se me iba moviendo de lado a lado, lo notaba mucho en las curvas y no me encontraba bien. Al final he podido sobrevivir y he llegado a la meta cómo he podido.

El español ha tenido un complicado inicio de carrera en el que ha luchado para mantener la posición pero un error antes de la parada de cambio de compuestos le ha impedido que pueda finalizar en una posición mejor. Sainz, que ha intentado controlar a Fernando Alonso, se ha pasado de frenada en la curva 9 y se ha ido largo, haciendo que cayera en la clasificación. El piloto madrileño aprovechó para hacer su respectiva parada en boxes, saliendo en la mitad de parrilla. Pero eso no le impidió que pudiera ir remontando y situarse en la zona de puntos.

La carrera se puso cuesta arriba para Carlos Sainz. Tras el coche de seguridad el español tuvo que mantener la presión que estaba ejerciendo sobre él Sergio Pérez, que quería conseguir el último punto que se repartía en la jornada de hoy. Sin embargo, en las últimas vueltas un problema digestivo le ha impedido empujar cómo él quisiera.

Ha sido muy incómodo. Con las fuerzas G que tenemos este año, llevar el estómago lleno de agua… no sé si ha sido un corte de digestión. Medio contento al salvar un puntito. Casi me pongo a vomitar  en el momento del safety car.