Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

5 MIN

Crónica del GP de Abu Dhabi 2019: una buena carrera sin emoción por la victoria

Una de las cosas que más valora de Diariomotor Competición quien escribe estas palabras es la libertad que tenemos para escribir lo que queramos. Y por ello no me parece incoherente en absoluto discrepar con el titular que escogimos de primeras para definir lo que fue el Gran Premio de Abu Dhabi, "insulso". Sería de necios negar que en ningún momento corrió peligro la victoria de Lewis Hamilton. Como no lo corrió su título esta temporada. Pero al menos presenciamos una carrera entretenida, con adelantamientos y alternativas entre coches de rendimiento similar... salvo por la flecha de plata del británico.

Antes incluso del inicio de la prueba tuvimos el primer sobresalto, al lanzar la FIA una nota indicando que Charles Leclerc estaba siendo investigado por discrepancias en la cantidad de carburante que había en su monoplaza. Y cuando todos esperábamos una descalificación postcarrera, los comisarios nos sorprendieron con una 'simple' multa de 50.000 euros... Pasito a pasito, acercándonos a Estados Unidos. Pero volvamos al inicio de lo vivido hoy en Yas Marina.

Desde los primeros metros Lewis Hamilton abrió hueco, viéndose Max Verstappen acosado por los dos Ferrari, siendo Charles Leclerc el que pudo superarle. Lo cierto es que a Red Bull le costaron las primeras vueltas, pues también Alexander Albon debió defenderse de los dos McLaren, lo cual a su vez provocó un toque entre Norris y Sainz. En todo caso la candidatura del madrileño al sexto puesto en el Mundial había ganado ya enteros al perder Pierre Gasly su alerón delantero como consecuencia de un impacto de Lance Stroll y posterior toque con su compañero Sergio Pérez en la primera curva.

Yendo a una estrategia distinta que sus rivales, Ferrari inició el baile de paradas en boxes con una frivolité que salió mal: llamó en la misma vuelta a Leclerc y Vettel, retrasándose el cambio de neumático delantero izquierdo en el caso del alemán, lo cual le dejó a merced de Alexander Albon. Sin embargo la decisión de Red Bull de llamar al tailandés ipsofacto tampoco resultó. Lo que sí permitía era que ambos perdieran comba y ello favorecía directamente a un Valtteri Bottas que progresaba poco a poco pese a su escasa maestría adelantando y la no activación del DRS durante algunas vueltas debido a un problema técnico. Justo es decir que pocos aficionados lo echaron de menos...

Una decena de vueltas más tarde le tocó el turno a Hamilton, Verstappen y Bottas de pasar por boxes. Lógicamente en nada afectó al británico, que incluso andaba calculando por radio el posible efecto de un Safety Car tal era su aburrimiento al volante, pero a Verstappen le costó inicialmente calentar sus neumáticos, hasta que por fin pudo acechar a Charles Leclerc y adelantarlo en un movimiento espectacular cuando doblaban a un Williams. El monegasco trató de devolvérsela por el exterior de la siguiente curva, en una maniobra tan dura como todas desde Austria, pero sin éxito. Y Ferrari optó por parar de nuevo para asegurar el tiro ante el ascenso de Bottas, que dio buena cuenta de Albon y Vettel y se aproximó sin premio al podio.

Muchas más alternativas estratégicas hubo en la parte media, pues el tráfico y el tren montado por Lando Norris amenazó con dejar fuera de juego a Sainz, Ricciardo y Hülkenberg ante quienes habían retrasado su única parada. Así, el australiano paró una segunda vez en boxes y el madrileño siguió sus pasos, cubriéndose y debiendo partir al ataque en el último tercio de carrera. Y fue un regalo verle con el cuchillo entre los dientes, por mucho que nos tocara esperar a después de la carrera para visionar su adelantamiento a Hülkenberg, que significaba el punto que necesitaba para amarrar el sexto puesto de la general. No fue la mejor carrera de la temporada para Sainz, siempre por detrás de su compañero y atado de pies y manos hasta la segunda parada, pero bastó.

Eso sí, el mejor del resto en esta ocasión fue Sergio Pérez al superar a Lando Norris en los últimos metros. El británico aguantó sin gomas durante las vueltas finales, pero finalmente claudicó ante el mexicano, a quien posiblemente le faltó este año El Resultado pero ha cerrado una segunda mitad de temporada espléndida. Noveno fue Daniil Kvyat, dejando así a Toro Rosso a las puertas de un inimaginable quinto puesto en Constructores en su último año bajo tal denominación.

Fuera de los puntos acabaron los dos hombres que se despedían oficialmente de la Fórmula 1 y para quienes los aficionados quisieron tener un recuerdo en forma de votos a Piloto del Día. Se lo llevó Nico Hülkenberg, cuyo 11º no hace justicia a una buena carrera con una pésima estrategia, y que se va de la máxima categoría sin un mísero podio, él que puede presumir de haber conquistado cada categoría en la que ha corrido. Será interesante descubrir dónde aterriza. Más claro parece el panorama para Robert Kubica, que sale por la puerta de atrás pero habiendo al menos descubierto sus limitaciones, sin quedarse para siempre con la duda. ¿Veremos a ambos en el DTM? Por delante quedan meses de especulación en los que a buen seguro surgirá algún rumor apetitoso. Y es que aunque la parrilla esté aparentemente cerrada aún no he conocido un Mundial de Fórmula 1 sin sobresaltos invernales.

Foto | Daimler

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable