Dome presenta su F111/3, el monoplaza de la nueva Fórmula Regional Japonesa que ya rueda en Okayama

 |  @alexgarciagv27  | 

Han tenido que pasar seis meses desde sus primeras noticias pero el Dome F111/3 ya es una realidad y no solo por el hecho de haber tomado el asfalto sino por tener también un destino claro para la temporada 2020. Será la nueva Fórmula Regional Japonesa, el certamen de la FIA que pretende ocupar el 'hueco' que en cierta forma dejará vacante la Fórmula 3 japonesa al convertirse en Super Fórmula Lights el próximo año. No tanto por nivel de maquinaria y pilotaje sino por la ausencia de un certamen FIA a ese nivel en Japón. Este será el puesto de una Fórmula Regional Japonesa que copiará el concepto de la Fórmula 3 Asiática, Fórmula 3 Americas y la Fórmula Regional Europea. De momento, esta semana el monoplaza realizó su 'shakedown' en Okayama.

Los pilotos elegidos para la ocasión fueron Yu Kanamaru y Hiroki Kato, pilotos con amplia experiencia en todo tipo de coches de carreras y en general y de monoplazas en particular, lo que les da cierta fiabilidad a la hora de valorar la nueva máquina de Dome. Las conclusiones fueron positivas en ambos casos, sin problemas de visibilidad con el Halo que incorpora la máquina y con una aerodinámica "estable y fácil de pilotar, que debería permitir que los 'gentleman drivers' pudieran competir sin problema" según el propio Kato. Más allá de estos dos pilotos, en próximas apariciones estará al volante Yoshiaki Katayama, piloto de Fórmula 3 japonesa que logró este año su primera victoria en la categoría y que podría ser uno de los candidatos a competir en el nuevo certamen.

A nivel técnico, el Dome F111/3 utiliza fibra de carbono tanto en el monocasco como en la carrocería, cumpliendo con los requerimientos de la FIA tanto en cuanto a rigidez como en lo referente al peso. Adicionalmente, este monoplaza se ha usado para probar ciertas soluciones que la FIA está considerando introducir en el futuro para mejorar la ergonomía de los monoplazas para permitir que pilotos de distintas alturas y pesos puedan encajar con igual comodidad tanto estática como dinámica. El motor instalado es un propulsor turbo de 1750cc y cuatro cilindros en línea que entrega una potencia de 270 caballos y una caja de cambios de seis marchas.

Por ahora, el fabricante del motor sigue sin ser anunciado. El precio del coche, tal y como se anunció en marzo, será de 100.000 euros en total a razón de 77.000 por el chasis y 23.000 por el motor. Con especial cuidado para limitar el precio de los recambios, se espera que competir en la Fórmula Regional Japonesa sea considerablemente más barato. En cuanto a la información del campeonato, se hará pública el día 27 de septiembre en el circuito de Okayama durante el transcurso del fin de semana de la penúltima ronda de la temporada de la Super Fórmula, hecho que deja entrever cierto grado de colaboración con la competición de monoplazas más importante de Japón.

Lee a continuación: Robert Shwartzman gana y apuntala el título en Monza con estreno ganador de Yuki Tsunoda