Dos años de espera para el WRC8. ¿Está justificado el parón del videojuego oficial del Mundial de Rallyes?

 |  @fernischumi  | 

Llevamos tiempo buscando ese videojuego de rallyes que termine de engancharnos a todos los aficionados de la disciplina y lo cierto es que siempre ha habido algún motivo para no terminar de estar satisfecho con el resultado de cada una de las apuestas por parte de las distintas desarrolladoras. Durante los últimos años podemos contabilizar numerosos proyectos tan variopintos como los WRC – The Game, las últimas tres propuestas de Codemasters (DiRT Rally, DiRT 4 y DiRT Rally 2.0), Sébastien Loeb Rally Evo, V-Rally 4 e incluso los más alternativos Dakar18 y GRAVEL.

Incluso títulos más reconocidos han intentado contentar a los más apasionados por las carreras off-road incluyendo un pequeño pedazo en juegos de la talla de Gran Turismo, Forza, Project Cars e incluso The Crew. Las carreras fuera de circuitos, especialmente los rallyes y el rallycross, han demostrado ser como un gran valor añadido también en otros simuladores, incluido iRacing que llegó tarde a la tierra, pero que lo hizo proponiendo carreras en ovales y GRC como forma de atraer a aquellos que buscaban otro tipo de carreras. Sin embargo, la comunidad sigue recordando con cierta nostalgia Richard Burns Rally y, en especial, todo el trabajo que ha venido después a través de los modders, los mismo que han hecho que un videojuego inacabado haya pasado a ser en una gran base para hacer un simulador decente de rallyes.

El último en llegar, DiRT Rally 2.0 ha sido una evolución del trabajo con el que sorprendió Codemasters a los gamers con la primera entrega de 2015. Denominado innecesariamente como el Demon’s Souls de los juegos de rallyes, nos deja una buena idea de lo que sienten los neófitos en la disciplina al sentarse frente a una pantalla mando en mano para ‘echarse unos tramos’. Una frustración que ha llegado a los incondicionales de la saga al ver que más allá del novedoso sistema de evolución del estado de los tramos o de degradación de los neumáticos, el 2.0 ha llegado al mercado de nuevo con poco contenido, y el que se espera que llegue en los DLC’s ha sido señalado por muchos como un refrito de las anteriores entregas a un precio abusivo. Un juego que presenta buenas sensaciones, especialmente con volante, pero que abusa tanto de las etapas de noches como en ocasiones de una sensación irreal de dificultad.

Con todas estas opiniones que se han vertido durante las últimas semanas desde el lanzamiento del título a finales de febrero, el siguiente en llegar no lo tendrá fácil, una tesitura por la que deberá pasar WRC8, juego que además llega tras un año de impasse. Kylotonn Games y Bigben Interactive han dejado la saga de videojuegos oficial dos años en barbecho, por lo que los firmes seguidores del Mundial de Rallyes esperan que próximo mes de septiembre llegue a consolas y PC un buen representante virtual de la disciplina.

Además de contar con vehículos históricos y todos los World Rally Cars 2019, incluyendo sus categorías soporte (habrá que esperar para saber si también contaremos con los últimos R5 y R2T), el primer vídeo de Gameplay presentado por la desarrolladora francesa nos muestra que han trabajado en un sistema de desgaste de neumáticos, así como en mejorar el diseño de los tramos, su ambientación y el modelado 3D de los vehículos. Por ahora esto es lo poco que se conoce del WRC8 – The Game, aunque ya es mucho más y con más margen de lo que se conoció en su momento de sus predecesores antes de sus respectivos lanzamientos. Si merecerá la pena o no lo sabremos en unos meses y dependerá obviamente de los gustos de cada uno.

¿Hay alternativas a las propuestas más comerciales?

Las alternativas no son muchas, pero sí más económicas, al menos para todos aquellos que quieran hacer más llevadera la espera hasta la llegada del final del verano y consigo el título oficial del WRC 2019. Después de que gRally no consiguiera pasar de esa fase de Early Access (al menos de momento) y que su utilización del motor Unity haya estado lejos de ser la ideal, las esperanzas para muchos siguen estando en volver un año más a desempolvar el RBR.

Por si fuera poco, la comunidad sigue trabajando de forma incansable en mejorar un título que ya va a cumplir 15 años el próximo 9 de julio. RSRSBR o las nuevas físicas NGP 6.0 (todavía en fase Beta) tratarán de reducir esa tendencia crónica a patinaje sobre hielo que tiene el título para así ofrecer una experiencia todavía más realista. Década y media después, seguimos confiando en Richard Burns Rally para encontrar una satisfactoria sensación de sentarnos en un coche de rallyes cada vez que encendemos la pantalla.

Lee a continuación: Control Stop. La maldición, los dos idiotas y la ranchera sinfín de Sébastien Ogier