Finalmente André Villas-Boas no se encuentra entre los inscritos del Dakar 2018 [Actualizado]

 |  @fernischumi  | 

Actualización: aparición fulgurante la del técnico luso en la lista de inscritos del Dakar 2018. Tras sólo unas horas, su dorsal ha sido retirado, y nos podemos encontrar un hueco vacío justo antes de los hermanos Coronel. Sin confirmación pública de los motivos de estos cambios y la desaparición de André Villas-Boas y de su copiloto, Rubén Faria, de la relación de participantes, nos hemos puesto en contacto con los responsables del Dakar, los cuales nos han confirmado dicha modificación: "Ha sido un error de la actualización de la Base de Datos del servicio de competidores con el departamento de prensa que gestiona la web. A día de hoy la información correcta es la que hay ahora disponible. Perdonad las molestias." Diariomotor Competición entiende por tanto, que sí ha habido un interés e inscripción previa en la prueba que finalmente no se ha confirmado.

Recién cumplidos los 40 años, el ex-entrenador del Chelsea, André Villas-Boas cumplirá en el próximo Dakar un sueño de juventud. Hace ya más de un lustro, el portugués reconocía a la prensa británica que cuando dejara la profesión de entrenador, afrontaría el reto de competir en el rally-raid más duro del planeta. Por aquel entonces, el técnico era un loco de las motos, contando incluso en su garaje con hasta cinco maquinas con las que solía descargar adrenalina practicando off-road.

Esta pasión por las dos ruedas incluso le llegó a costar alguna crítica por parte de la siempre acida prensa de las islas, la cual echó en cara que los futbolistas tenían habitualmente por contrato la prohibición de montar en moto, especialmente tras el accidente de Carlo Cudicini, portero del Totenham, que le produjo heridas graves y una buena reprimenda por parte del club. Sin embargo, Villas-Boas no estaba dispuesto a renunciar a este hobbye y a una colección en la que contaba con motos de trial y de enduro. Incluso llegó a competir en algunas pruebas nacionales de su país natal cuando era entrenador de las secciones juveniles del FC Porto, algo que le supuso alguna que otra caída y fracturas. En 2016 disputó la Baja Portalegre a lomos de una KTM.

Sin embargo, todo ello no le quitó el sueño de competir un día en el Dakar, algo que un entrenador de primer nivel como él reconocía que era muy costoso económicamente. Seis años después de estas declaraciones a la BBC, André Villas-Boas aparece en la lista de inscritos para el próximo Dakar 2018, en este caso en coche, sentado como piloto de una Toyota T1.1 del equipo Overdrive (no se especifica el modelo) y con un copiloto de lujo, el experimentadísimo ex-motard Ruben Faria, el cual terminó segundo en la edición de 2013 y que ha competido bajo los colores de KTM o Husqvarna, llegando a hacer también las labores de mochilero de Cyril Despres.

Sin duda, la presencia de Villas-Boas, con el dorsal #346, es una de las grandes curiosidades dentro de la lista de participantes de este año. Estaremos muy atentos al resultado del actual entrenador de la Superliga de futbol china.

Lee a continuación: El buggy de X-Raid para el Dakar ya está aquí