El físico le juega una mala pasada a Nani Roma en su regreso a la competición internacional

 |  @fernischumi  | 

Inevitable sentir cierta preocupación tras la retirada de Nani Roma y Álex Haro en la primera etapa del Rally Ruta de la Seda después de que el piloto dos veces ganador del Dakar se sintiera indispuesto. En esta ocasión no ha sido debido al mal del mar que le atacó hace unos años en las dunas dubaitíes, sino que viene directamente de las secuelas que le quedaron del fuerte vuelco sufrido en el pasado Dakar.

Aunque siete meses pueden parecer suficientes para completar la rehabilitación, Nani ha debido detenerse y ser atendido por los responsables médicos después de haber sentido un fuerte dolor en la cabeza y molestias estomacales. Recordemos que la participación en el Silk Way Rally al volante del MINI John Cooper Works Rally 4×4 era el primer gran evento al que se enfrentaba la pareja Roma-Haro tras lo sucedido en el tercer día de competición en el Dakar 2018.

Aunque los médicos aconsejaban su retirada, finalmente Álex Haro ha llevado el coche hasta el campamento, algo que le da la posibilidad de salir mañana a la pareja de X-Raid para probarse de nuevo tal y como han confirmado desde el equipo de Sven Quandt. La intención es la de ver cómo responde el cuerpo de Nani Roma y tratar de seguir en el resto de los seis días de competición que forman la prueba que se disputa este año íntegramente sobre suelo ruso después de los problemas logísticos y con la parte china de la organización. Nasser Al-Attiyah es líder con dos minutos y medio de renta sobre Harry Hunt y el Peugeot 3008 DKR Maxi de PH Sport con la nostálgica librea que rememora los éxitos de Peugeot en el Dakar antes de llegar el triplete con el concepto buggy.

Lee a continuación: Sin favoritos, la Copa del Mundo comienza a decidirse en la Baja Aragón