CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros rallyes

3 MIN

Equipos satélite como forma de que los privados sigan siendo protagonistas en el E-WRX

Iván Fernández | 8 Sept 2018
world-rx-2018-elecrtico-fia-2
world-rx-2018-elecrtico-fia-2

Han sido muchos los cambios que se han producido durante las últimas tres semanas en el Mundial de RallyCross, el principal de ellos, la decisión por parte del promotor, IMG, y de la Federación Internacional de Automovilismo de retrasar la primera temporada del E-WRX. Decisión obligada, en este caso por no haber conseguido los cuatro fabricantes que se habían marcado como mínimo para establecer este nuevo campeonato. Con solo dos equipos interesados, uno de ellos, Peugeot, admitiendo que no hay garantías de que a partir de 2021 vayan a seguir teniendo interés. Pero ¿qué sabemos del nuevo campeonato eléctrico?

ORECA fue elegido hace unos meses como el fabricante de chasis, estándar para todos los equipos, mientras que Williams cubrirá el hueco que deja su papel como proveedor en la Fórmula E para suministrar a partir de 2021 las baterías. La base del reglamento técnico es algo similar a lo que también ha mantenido la Fórmula E en sus primeras campañas, con monoplazas prácticamente iguales, también en materia de suspensiones y frenos, pero en este caso permitiéndoles utilizar carrocerías distintas que estaban destinadas a permitir que los fabricantes pudieran promocionar sus nuevos modelos de producción eléctricos. Con el paso del tiempo, la intención era la de ir abriendo distintas áreas para el desarrollo, al igual que ha sucedido en las series de monoplazas lideradas por Alejandro Agag.

Según revela AUTOHebdo en su edición de esta semana, en Lohéac se hicieron públicos más datos acerca de los nuevos supercars eléctricos, con cada piloto contando con hasta tres unidades de potencia por utilizar por año, un único sistema de recarga y sólo unos test de pretemporada. Todo ello con el objetivo de reducir al máximo los costes totales y con un gran peso en cada uno de los proyectos por parte del desarrollo que en inglés se conoce como ‘in-house’, precisamente el encargado de marcar diferencias.

Muchos se preguntan qué papel jugarán entonces los equipos privados y lo cierto es que según la información del medio francés parece que la FIA ha querido darles cierta importancia en un entramado en el que los fabricantes siguen siendo los grandes protagonistas. En este caso el plan por parte de los responsables del E-WRX es el de crear equipos satélite o semioficiales, los cuales podrán adquirir a los equipos oficiales un coche cuyo precio ha sido establecido por la Federación en un máximo de 600.000 euros sin impuestos incluidos.

¿Cómo asegurarse de que cuentan con un material competitivo muy cercano al de fábrica? Precisamente estos equipos contarían para la clasificación de constructores, siendo los cuatro primeros coches de cada marca clasificados en cada cita los que sumarían puntos. En la primera temporada, cada fabricante está obligado a inscribir cuatro unidades, ya sea de fábrica como en formaciones satélite, seis en la segunda campaña. Obviamente, los equipos privados no podrán tomar un tren de potencia de un coche y ponerle la silueta de otro modelo, por lo que la colaboración entre ambos debe ser incluso más estrecha por interés propio del fabricante.