CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

3 MIN

Fernando Alonso vuelve a sufrir frente a los 'tifosi' la cruda y rutinaria realidad de McLaren

Iván Fernández | 2 Sept 2018
fernando-alonso-final-gp-italia-2018-monza
fernando-alonso-final-gp-italia-2018-monza

Podía ser la última ocasión en la que se pusiera el mono de piloto de Fórmula 1 en uno de los circuitos más especiales de todo el calendario, delante de la afición a la que un día representó y de la que recibió mucho cariño. Fernando Alonso llegaba después de su fuerte accidente en Spa-Francorchamps hace una semana y después de un nuevo rifirrafe con Kevin Magnussen en la jornada de ayer en el que ambos se lanzaron puyas públicamente que se alejaban de ese tono festivo que parecía tener el fin de semana después del doblete en la clasificación para la Scuderia Ferrari.

El ovetense salía a la pista buscando aferrarse a las posiciones que dan derechos a los puntos y tratar de aprovecharse de los posibles abandonos o incidentes que se pudieran dar entre los primeros clasificados. Tras verse entre los 10 primeros después de adelantar a dos pilotos y evitar al trompeado Sebastian Vettel, poco a poco se vio que el McLaren MCL33 no estaba en disposición de contener a ninguno de los pilotos que venían por detrás, haciendo tras el bicampeón un importante trenecito que marcó las primeras vueltas de carrera ante las llegadas por detrás de Sergio Pérez, los Sauber, Nico Hülkenberg, Daniel Ricciardo o el propio Vettel.

No se mantuvo mucho la situación ya que Fernando Alonso no tardaría demasiado en informar por radio la cruda realidad. Era su sexto abandono después de los sufridos en Mónaco, Canadá, Francia, Alemania y Bélgica, en esta ocasión debido de nuevo a la fragilidad técnica del McLaren, el cual sufría problemas eléctricos con un motor que se apagaba y encendía hasta que la situación se convirtió en insostenible. Tercer abandono en las cuatro últimas carreras. Descorazonador para un piloto que prefiere alejarse de esta situación para seguir creciendo como piloto en otras competiciones.

Era undécimo, aunque por el ritmo en el momento de la retirada, parecía impensable el pensar que hubiera podido terminar en posiciones de puntos. Lo peor de todo ello es que por decisión del equipo, se decidió retrasar el estreno de un nuevo motor en dos citas que parecían no ser muy favorables, por lo que tras el Gran Premio de Singapur se espera que el monoplaza con el dorsal 14 parta irremediablemente en la gira norteamericana desde las últimas posiciones de parrilla.

La verdad es que hemos tenido bastante mala suerte en Spa y aquí. Allí me embistieron en la salida y aquí ya hemos tenidos problemas en el coche desde las dos primeras vueltas. Pensábamos que a lo mejor debíamos penalizar en alguna de estas dos carreras y cambiar el motor, por ciertos problemas que se han producido, pero fuimos mejor esperado este fin de semana y por eso no cambiamos motor. Habrá que cambiarlo en las próxima, espero que no en Singapur, pero vendrán más ceros en próximas carreras.