CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Monoplazas

3 MIN

Fernando Alonso y Oriol Servià prometen volver a las 500 millas de Indianápolis

Àlex Garcia | 29 May 2017
Fernando Alonso Indy 500 2017
Fernando Alonso Indy 500 2017

La edición número 101 de las 500 millas de Indianápolis ha sido de esas que hacen afición. Luchas, sorpresas, estrategia, accidentes espectaculares -afortunadamente sin consecuencias- y la presencia de grandes campeones tanto de la IndyCar como de fuera. También ha habido drama, sustos y decepciones. En apenas unos minutos tanto Fernando Alonso como Oriol Servià quedaron fuera de una carrera en la que estaban destacando especialmente. Un final agridulce para unas semanas mágicas para el automovilismo español pero con una promesa por parte de ambos que mantiene las ilusiones despiertas: la de volver a las 500 millas de Indianápolis.

Es la promesa de dos pilotos que en el día de hoy estuvieron en la zona alta y en determinados momentos estuvieron luchando por la victoria. Fernando Alonso fue el primero en abandonar y en la entrevista que la televisión le realizó en su triste pero heróico camino de vuelta a boxes reconoció que quiere volver al Brickyard, aunque no quiso poner fecha a la siguiente intentona. "Es demasiado pronto ya que acabo de acabar mi primera participación" decía con una sonrisa a medio camino del orgullo de haber realizado una actuación memorable y la amargura de no haber podido dar esas 21 vueltas que le faltaron. No está claro -aún- que vaya a ser en 2018 pero sí parece que quiere competir de nuevo en Estados Unidos.

También promete volver Oriol Servià. El veterano -aún más que Alonso- piloto catalán parecía estar esencialmente retirado hace apenas dos temporadas pero el retorno primero en el coche de Justin Wilson y después de Will Power trajo el renacimiento del "gusanillo" de las carreras. Servià estuvo en Indianápolis el año pasado, argumentando que no quería perderse la centésima edición de las 500 millas y ello le llevó a buscar un volante a tiempo completo para 2017. No lo logró pero sí tiene coche para este fin de semana y el próximo en Detroit. En declaraciones a Movistar+ ha dejado clara toda una declaración de intenciones: "Voy a ganar esta carrera".

Los pilotos españoles de la Indy 500 no se han rendido aún. En 2017, ambos tenían máquinas suficientemente veloces como para estar dentro del top 10 en el peor de los casos y la victoria no habría sido imposible. El resultado final cayó como un jarro de agua fría sobre los aficionados y los propios pilotos, sobre todo al llegar los dos abandonos en menos de diez minutos. Pero los verdaderos guerreros no se rinden jamás. Oriol Servià puede realizar un intento más que complete su dilatada carrera en Estados Unidos. Y Fernando Alonso ha dejado un asunto pendiente en Indianápolis. ¿Lo resolvemos juntos el año que viene?