Giovanni Venturini se impone en un GT Open 2017 con mucho protagonismo español

 |  @alexgarciagv27  | 

El Circuit de Barcelona-Catalunya fue escenario el pasado fin de semana de la última cita puntuable de la temporada 2017 del GT Open, un certamen que en el último año ha logrado recuperarse tras un par de temporadas con muchos menos coches de los que una competición de este tipo desea para sobrevivir. A pesar de haber dos pilotos españoles en la pelea por el título, finalmente fue Giovanni Venturini, quien se proclamó campeón este año. Su éxito se construyó en parte gracias a su victoria el sábado pero también a los problemas técnicos del Lexus RC F GT3 de Emil Frey Racing en el que milita Albert Costa, que ganó el domingo y logró desquitarse después del duro momento vivido el sábado. En caso de haber triunfado en la primera carrera, el título habría sido posible.

El fin de semana comenzó con la pole position de un Albert Costa exultante que apuntaba al título de este 2017. El inicio de carrera fue algo más complicado para ellos, encontrándose irremediablemente empaquetados entre sus rivales. El golpe sufrido en los primeros compases complicó la carrera de Costa, que aún logró situarse en tercera posición antes del cambio de pilotos. La entrega a su compañero, Philipp Frommenwiler, se completó sin problemas. Pero aún había drama de sobras para la carrera, como los problemas de caja de cambios que obligaron al coche del equipo suizo a retirarse de la prueba. La victoria quedó así en manos del Lamborghini de Imperiale Racing, pilotado por Giovanni Venturini y su compañero en esta cita, Marco Mapelli. El podio lo completaron Mikkel Mac y Miguel Ramos en segundo puesto y Dominik y Mario Farnbacher en tercera posición. Ese tercer puesto debió haber sido para Fran Rueda y Victor Bouveng pero una sanción de cinco segundos les dejó cuartos.

El resultado dejaba a Venturini en cabeza de la general con una sólida ventaja sobre Rueda y Bouveng, únicos candidatos al título puesto que el abandono de Costa y Frommenwiler les dejaba ya sin opciones. El domingo, el equipo de Emil Frey saldría a por todas mientras el título se jugaba tras ellos. La pelea del domingo fue espectacular entre los dos coches del equipo Teo Martín Motorsport y las dos máquinas de Emil Frey Racing entre otros. La resolución de la carrera y del título tuvo lugar en las últimas vueltas, con Costa situándose en cabeza a pocas vueltas del final y el equipo de Teo Martín intercambiando posiciones para intentar sumar suficientes puntos para llevarse el título. La complicada carrera de Venturini y Mapelli les dificultaba la vida, a pesar de estar en plena remontada.

La polémica se desató cuando uno de los Lamborghini de Imperiale Racing golpeó al BMW de Bouveng, mandándolo fuera de la pista. El sueco y Rueda terminarían en quinta posición, mientras el Lamborghini 'agresor' recibió una penalización que les dejó sin el obtenido podio. Mapelli logró llegar al séptimo puesto, marcando además la vuelta rápida en el proceso. Ello era suficiente para llevarse Venturini el título, incluso si Rueda y Bouveng hubieran terminado en segundo puesto. Además de perder in extremis el título de pilotos, Teo Martín tuvo que ver como su escuadra se quedaba a dos puntos de llevarse el título de equipos, que acabó en manos de Imperiale Racing. En cuanto a la carrera, Costa y Frommenwiler se impusieron a Da Costa y Beirão, con los Farnbacher en tercera posición. La espectacular temporada 2017 del GT Open llegó así a su fin en medio de drama, emoción y peleas.

Este 2017, España ha tenido un protagonismo importante en la categoría gracias a dos pilotos, Albert Costa y Fran Rueda, y al equipo de Teo Martín Motorsport, con sus dos BMW M6 GT3. Entre Costa y Rueda, obtuvieron un total de seis victorias —cuatro para el primero y dos para el segundo— mientras los coches bávaros dieron alegría para los españoles en cuatro carreras a razón de dos por coche. Lamentablemente, el título no fue posible en ninguno de los casos pero en una temporada en la que han ganado coches de tantas marcas distintas —Lexus, Ferrari, BMW y Lamborghini—, han estado siempre entre los equipos más competitivos. La categoría Pro seguirá tan competitiva como siempre en un 2018 en el que los objetivos estarán claros: obtener el título al que no se llegó en 2017.

El Circuit de Barcelona-Catalunya sirvió también para decidir el campeonato en la categoría Pro-Am. Los británicos Shaun Balfe y Rob Bell se proclamaron campeones el sábado a bordo de su McLaren 650S GT3 tras terminar la primera de las dos carreras en tercera posición. Curiosamente, en esta categoría tomó parte en algunas carreras el expiloto de Fórmula 1 Vitantonio Liuzzi. Finalmente, los portugueses António Coimbra y Luis Silva se impusieron en la categoría Am, aunque su éxito había sido ya confirmado en la anterior cita en el circuito de Monza. Curiosamente, en ninguna de estas dos clases hubo presencia española, concentrándose los pilotos y equipos en la clase principal. A pesar de todo, hay que destacar la presencia a lo largo del año de una gran cantidad de pilotos de distintos países que han animado el año.

Aunque la temporada 2017 del GT Open finalizó el pasado domingo, aún se disputará una carrera más, aunque fuera de campeonato. La denominada GT Open 1000 tendrá lugar el fin de semana del 1 y 2 de diciembre en Cheste, estrenando una nueva carrera de resistencia en nuestro país. La prueba será una competición de 1000 km de distancia al Circuit Ricardo Tormo de Cheste con un total de 250 vueltas a dar al trazado. La cita podría contar con varios pilotos interesantes que se sumarían a las alineaciones habituales puesto que la normativa deportiva considera la posibilidad de equipos de dos, tres y cuatro pilotos. Será el broche de oro a una temporada que ha servido para recuperar la credibilidad de un campeonato que está aprovechando el aumento de popularidad de la categoría GT3.

Lee a continuación: España se mantiene en el calendario del Mundial de RallyCross para 2018