Gran Premio de Australia 1996: Jacques Villeneuve, a un paso del debut perfecto

 |  @alexgarciagv27  | 

Un debut en la Fórmula 1 con el mejor equipo, logrando la pole y liderando la mayor parte de la primera carrera en la que uno compite en la categoría reina. Parecería el debut soñado para cualquier piloto y Jacques Villeneuve llegó a ese punto de forma absolutamente sorpresiva en el GP de Australia de 1996 aún a pesar de sus éxitos en América. Pero desafortunadamente para él y para lo que habría sido una historia sensacional, problemas técnicos hicieron que tuviera que ceder ante el empuje del siempre tenaz Damon Hill. El británico firmó así su primera victoria del año que le vería proclamarse campeón. Mientras tanto, Villeneuve tuvo que conformarse con ser 'solo' segundo. Williams logró un doblete que dejaba entrever la temporada que estaba por llegar.

La temporada 1996 de Fórmula 1 tenía muchos atractivos de los que otros años quizás no habían disfrutado. Michael Schumacher se estrenaba como piloto de Ferrari tras sus dos títulos con Benetton, lo que dejaba al único campeón del mundo en activo en el equipo de Maranello. Mientras tanto, Williams hacía debutar a un joven canadiense, Jacques Villeneuve. El hijo del legendario "Gilles" venía de ganar la IndyCar y las 500 millas de Indianápolis. Era, además, compañero de otro 'hijo de', un Damon Hill que era considerado por muchos como el único hombre capaz de pelear con Schumacher. Con la pareja de Jean Alesi y Gerhard Berger pasando de Ferrari a Benetton, pilotos competitivos en buenos coches no iban a faltar.

Por primera vez en la historia de la Fórmula 1, Australia iba a ser la cita inaugural de la temporada y tras una década en Adelaide, Melbourne tomaba el relevo. Como dato curioso, esta es la única vez que un mismo país ha tenido carreras consecutivas en años distintos. La otra anécdota es que este mismo circuito (aunque en una versión muy distinta) había sido la sede del GP de Australia en 1953 y 1956. En el apartado 'técnico' de las carreras, el GP de Australia de 1996 tenía el 'misterio' de ser la primera carrera con el nuevo procedimiento de salida; con cinco semáforos rojos encendiéndose uno a uno antes de apagarse para la salida, además de limitar la sesión clasificatoria al sábado.

Precisamente esa sesión clasificatoria única trajo una doble sorpresa en el caso de los pilotos que habían peleado por el título en 1995. Tanto Damon Hill como Michael Schumacher fueron superados por sus respectivos compañeros de equipo en parrilla. Jacques Villeneuve firmaba la pole position batiendo a Damon Hill en su debut y Eddie Irvine era tercero en su primera carrera con Ferrari, justo por delante de su jefe de filas. Tras ellos, Mika Häkkinen era quinto por delante de los dos Benetton, Rubens Barrichello, Heinz-Harald Frentzen y Mika Salo. Por detrás, ninguno de los dos Forti logró un tiempo suficientemente rápido como para clasificarse, por lo que los italianos Luca Badoer y Andrea Montermini se quedaron en el garaje. Eran las primeras víctimas de otra nueva normativa que obligaba a los pilotos a lograr un tiempo dentro del 107% de la pole.

En la salida, Hill se quedó sin espacio al ser atacado por Irvine y eso permitió que los dos Ferrari adelantaran al futuro campeón del mundo. Por detrás, Alesi superaba a Häkkinen tras una gran salida pero en la frenada para la curva tres cortó su trazada, iniciando una reacción en cadena en la que varios coches iban golpeando ligeramente a los de sus rivales. No habría habido ningún problema hasta que David Coulthard giró hacia la izquierda para evitar contactar con otro monoplaza... aunque no lo logró e impactó con el Sauber de Johnny Herbert. La frenada de este último hizo que Martin Brundle se lo encontrara sin posibilidad alguna de evitar el accidente. Las ruedas se encontraron y ello lanzó al Jordan de Brundle por los aires, llegando incluso a partirse el coche en dos.

Bandera roja, piloto fuera del coche por su propio pie y vuelta a empezar. Un milagro. Herbert no pudo tomar la salida y Brundle acabó fuera de carrera tras un toque con Pedro Diniz en la resalida. Cosas de la vida. Mientras tanto, la carrera seguía adelante. En cabeza, Villeneuve mantuvo la primera posición por delante de Hill y un Irvine que fue superado por Schumacher tras dos vueltas. Alesi habría podido hacer lo mismo pero en su intento casi desesperado por adelantar al norirlandés, acabó contactando con su rival y forzando su propio abandono. Schumacher, por su parte, intentaba alcanzar a los Williams pero sin jamás ser una amenaza. Tras la mitad de carrera, el alemán tuvo que retirarse por problemas en los frenos, dejando a su compañero en tercer puesto.

En la vuelta 33, Villeneuve cometió un error al irse largo en la primera vuelta, pero en una reacción de las que generan imágenes históricas, mantuvo el pedal a fondo y controló el monoplaza lo justo para lograr mantener el liderato que había sido suyo desde la salida. Desafortunadamente para él, su coche empezó a percer aceite, lo que iba manchando el coche y el casco de Hill, que le seguía de cerca. El equipo empezó a temer una rotura de motor y al final indicó al debutante que redujera el ritmo para asegurar que completaba las 58 vueltas del Gran Premio. De esta forma, Villeneuve tenía que resignarse y ceder ante un Damon Hill que tuvo suficiente para llevarse la victoria en la primera carrera de la temporada, comenzando tal y como había acaba 1995; en lo más alto del podio.

Junto a Hill y Villeneuve, Irvine completó el podio con una primera carrera destacable para Ferrari aunque probablemente no imaginaba que debería esperar trece meses para volver a subirse al 'cajón'. Tras ellos, Berger, Häkkinen y Salo completaron la zona de puntos en una carrera con once pilotos en la línea de meta. Para Hill, la victoria tenía un sabor especial, igualando los catorce triunfos que logró su padre Graham. Aunque la temporada sería aún más especial para un hombre cuyo carácter fue siempre totalmente distinto a lo que se esperaba de un posible campeón y de alguien con su talento al volante. La temporada no había hecho más que empezar pero se empezaba a oler que Adrian Newey lo había vuelto a hacer y que el Williams FW18 iba a ser muy difícil de batir.

Lee a continuación: Mercedes-AMG y BMW M se enfrentan por tener el Coche de Seguridad más rápido del Mundo

  • Jacobo87

    Gran recuerdo. Puedo considerar mis primeros recuerdos nítidos y conscientes de la F1 la muerte de Senna y la final en Adelaida del título de 1994; pero 1996 fue la primera temporada que pude seguir al completo. Por aquel entonces yo apoyaba a Damon Hill solo por llevar la contraria a mi padre que era del Káiser (al que luego aprendí a apreciar como posiblemente el mejor piloto de la historia de la F1).

    22 años de este primer inicio de mundial que ahora es tan icónico en Melbourne, y por primera vez desde entonces (igual segunda, en el apogeo del alonsismo, pero fue en Bahrein) comineza un mundial sin que sienta ese nudo en el estómago, ni esté pendiente de horarios y demás. Por desgracia, entre el halo, los horarios, Lobato, la exclusiva de Movistar, es dominio cuasi ridículo de Mercedes desde hace tanto, los motores que no suenan y Liberty Media, han matado un poco mi ilusión. Evidentemente estaré frente a la pantalla el domingo por la mañana, pero no parece que tenga la resiliencia para aguantar malas carreras de otros años.

    Esperemos a que se apague la luz roja para emitir un juicio, pero ahora mismo, tengo más ganas de comentar la temporada 1996 (sin ser precisamente la más emocionante) cómo Schumi se las apañó para ganar 3 carreras y j****** un 550 Maranello a Montezemolo por ello, cómo Irvine se fundió a Barrichello por el ascenso a Ferrari y desde este debut estuvo cuestionadísimo hasta su redención total en Japón 1997 o cómo Alesi volvió a escoger un caballo perdedor.

    • Ferrari50

      El primer año del KAISER en Maranello y la inolvidable carrera del Gran Premio de España dónde protagonizó una bestial carrera de auténtico crack.
      Grande Schumi.

  • Ferrari50

    Jacques era un piloto con un enorme talento que se dejó engatusar por la pasta y pasó al ostracismo total tras su campeonato, pero su año de debut fue increíble.

    • Alberto Pérez Cañas

      Más que por la pasta, no tenía mucho donde elegir: Williams se quedó sin los motores Renault y ya no era una opción al título, Ferrari y Mclaren estaban cubiertos. En esos momentos parecía que el nuevo proyecto de Prodrive con BAR tenía futuro.

  • Alberto Pérez Cañas

    El Villeneuve de sus dos primeras temporadas era un pilotazo con mayúsculas. Tenía que mejorar sus salidas (Justo al contrario que su padre) pero en el resto de cosas era un crack total.

    Quien iba a decir que no volvería a ganar una carrera nunca más desde el GP de Luxemburgo de 1997... La retirada de Renault como motorizador y la decisión de sumarse al nuevo proyecto de BAR marcaron su trayectoria.

    Por mucho que se diga, de que es el peor campeón de los últimos años y tal y cual, para mi mereció mucho más que lo que pone en su palmarés. (Yo de hecho considero a Damon y a Button campeones con menos pedigrí que el canadiense)

    • Jacobo87

      No puedo estar de acuerdo, pero respeto tu razonamiento. Para mí, Jacques disfrutó de 2 coches tremendamente dominantes en sus 2 primeros años, perdió un título contra un Hill más experimentado (pero que estaba claro que tampoco era un piloto para la historia) y casi se las apaña para perder otro contra un Ferrari varios escalones por debajo.

      Dicho esto, se pasó por la piedra a un HH Frentzen extremadamente talentoso y más experto que él (difícil de explicar el 97 de HH...); ganó un título con el mejor coche (Gilles era puro talento pero no pudo hacerlo en circunstancias parecidas en 1979) y dejó algunos detalles como esas primeras vueltas en Montmeló 1999 muy meritorias.

      En cualquier caso, la sombra de su padre fue un pesado lastre, a pesar de que para mí, a Gilles siempre se le ha exagerado un poco. Además era bastante díscolo y poco trabajador. Hizo sus pinitos en la música y nunca pareció encajar con la vida monacal del Káiser. Más adelante su pilotaje bajó muchos escalones y su boca se hizo más grande, haciendo que recordemos más al comentarista mediocre que a un buen piloto.

      Sobre su puesto en la historia: Para mí, un poco por debajo de Damon, que debutó muy mayor y compartió equipo con Prost y Senna (intentado llenar el vacío de éste) y tuvo a mí juicio una carrera un poco mejor que la de Villeneuve. Yo lo pongo con Button, posiblemente el británico más consistente y el canadiense más rápido. Rosberg le dio guerra y puso nervioso a todo un Lewis con el mismo coche, para mí, a pesar de su retirada un poco “gallina”, Nico fue bastante mejor que Jacques. No obstante, un título es un título y Villeneuve supo ganarlo cuando tuvo ocasión, y eso no es discutible, un campeón siempre lo es por algo.

      Saludos!

      • Alberto Pérez Cañas

        Yo veo dos Jacques:

        - El que debutó en 1996 hasta la temporada 2002: Un top mundial. Para mi sus temporadas en Williams, su lucha con el BAR del 99 y sus podios en 2001 y 2002 están fuera de toda duda.

        -El de a partir de la temporada 2003 hasta su retiro: Aquí dio un bajón tremendo. Su pilotaje bajó muchos escalones. Ampliamente superado por sus compañeros de equipo y se dedicó más a rajar que a competir.

        Respecto a Damon Hill, aunque es un piloto al que respeto y valoro, nunca le he visto nada de otro mundo (Excepto el surrealista GP de Hungría de 1997). En la temporada 95, por ejemplo, aunque luchaba contra el kaiser, supuestamente tenía el mejor monoplaza y se hartó de cometer errores absurdos. (Gps de Europa, Italia o Gran Bretaña). Sin embargo Jacques, la temporada que luchó contra Schumacher no se arrugó en ningún momento. (Vale que ese Williams era superior al Ferrari, pero en esa temporada la evolución de Ferrari fue espectacular, nada que ver con la abismal diferencia que tenían en 1996, llegando a estar a final de temporada a un nivel similar)