Gran Premio de Europa 1994: Michael Schumacher, Damon Hill y los puntos que valen un título

 |  @alexgarciagv27  | 

Hay eventos que despiertan el interés del mundo entero, a nivel deportivo. A veces, son las peores circunstancias, las que elevan la popularidad de una competicion que ya podía ser algo muy grande. Eso es lo que le ocurrió a la Fórmula 1 en un 1994 repleto de situaciones que bajo cualquier prisma serían consideradas como muy malas... y aún así, despertaron una pasión desmesurada por el campeonato. El fallecimiento de Roland Ratzenberger y Ayrton Senna el mismo fin de semana, el grave accidente de Karl Wendlinger en Mónaco y Andrea Montermini en Barcelona, las discutibles sanciones a Michael Schumacher, los rumores sobre ayudas al pilotaje ilegales en el Benetton B194... todo ello, culminando con una última carrera en la que el toque entre los dos candidatos decidió el título a favor del alemán. El primer duelo entre Michael Schumacher y Damon Hill llegó a su fin en Australia pero antes de ello, Jerez tuvo un papel crucial.

La Fórmula 1 llegó a Jerez después del periodo más tumultuoso a nivel deportivo de todo 1994. Después de seis victorias en las siete primeras carreras, Schumacher fue descalificado en Gran Bretaña por superar brevemente a Hill en la vuelta de formación. Desde Benetton argumentaban que había sido un despiste y no algo hecho a propósito. En cualquier caso, el problema estuvo en cómo dirección de carrera gestionó una sanción que llegó demasiado tarde para ser aplicada en pista (en esa época no existía la idea de sumar tiempo a final de carrera) y por ello, se aplicó una descalificación y una carrera de suspensión para Schumacher. Evidentemente, ello ayudaría a que el mundial se apretara un poco más... siendo el inconveniente que la carrera de suspensión era en Alemania, casa del líder del mundial. Alemania es una tierra con cultura automovilísitca, marcas importantes y circuitos legendarios pero por aquel entonces, jamás habían tenido un campeón del mundo.

Ante la primera oportunidad de ver a su futuro paladín, esta se desvanecía en una sanción considerada por muchos injusta. La respuesta de Benetton fue una protesta formal que retrasaba la decisión de la FIA y dejaba que Schumacher tomara parte en el Gran Premio de Alemania, permitiendo a todos sus compatriotas ver a su ídolo. Era una decisión hecha con el corazón, más que con la cabeza, pues a priori Hockenheim era un circuito que no debía favorecer al B194 con motor Ford V8 frente a los Ferrari V12 y Renault V10. Peor aún, la rotura del motor antes de llegar al ecuador dejó a Schumacher fuera de carrera. Sin puntos, sin recompensa... y con una respuesta desmesurada de la FIA: cambio de una a dos carreras de suspensión tras decidir que la apelación no había sido justificada. Y después de una paliativa victoria en Hungría, Schumacher fue descalificado en Spa por excesivo desgaste en el patín de madera... un desgaste causado por un trompo sobre un piano del trazado belga.

De esta forma y sin Schumacher en Monza y Estoril, la Fórmula 1 llegó a Jerez con un ambiente enrarecido. La tensión entre Schumacher y Hill había caído gracias a no haber competido juntos en la dos últimas carreras, pero en Benetton sentían que estaban siendo víctimas de un 'complot' para mantener la emoción del campeonato hasta el final. Incluso la narrativa ayudaba; a fin de cuentas, si Hill podía pelear con Schumacher, ¿qué habría hecho Senna? Claro, que Hill solo ganó dos carreras con Schumacher en pista y sin ser descalificado, lo que da una imagen muy distinta. El Gran Premio de Europa era la antepenúltima cita de la temporada 1994 y se planteaba con Schumacher un solo punto por delante de Damon Hill: 76 contra 75. A falta de tres carreras para el final, era como si el mundial entre ellos dos comenzara desde cero. Antes de la disputa de la carrera y a pesar de los intentos de Schumacher de desestabilizar al más nervioso Hill, la foto para los medios con la reconciliación entre ambos.

Para poder pelear cara a cara con Benetton, Williams trajo a Nigel Mansell como segundo piloto para las tres últimas carreras, dejando a David Coulthard preparándose para su primera temporada completa en 1995. Aún así, nadie pudo parar a un Schumacher que firmó la pole position por delante de Hill y Mansell. Heinz-Harald Frentzen sorprendía a todo el mundo con un cuarto puesto mientras Rubens Barrichello era quinto. Mientras tanto, los Ferrari sufrían con Gerhard Berger sexto y Jean Alesi diez puestos más atrás después de no poder marcar ningún tiempo en la Q2 del sábado. En la salida, Hill dio la gran sorpresa y logró superar a Schumacher, llegando a la primera curva en primera posición y dando un paso importante en la pelea por el título. Pero las carreras tienen 300 kilómetros de eventos y eso lo sabían tanto en Williams como en Benetton. Estos últimos intentaron jugar la baza de la estrategia, algo que salió bien y permitió a Schumacher ganarle la posición a Hill en los boxes, gracias a unas vueltas que empezaron a mostrar una de las principales fortalezas del futuro Kaiser.

En Benetton habían optado por una estrategia a tres paradas para que el coche fuera más rápido y más ligero. Si no encontraba tráfico en pista, la carrera debería ser suya... y así fue, con un Williams que dejaba a Hill con una estrategia más conservadora con dos paradas. Según se supo después, problemas con la maquinaria para repostar habían metido demasiado carburante en la segunda parada de Hill, complicándole aún más la vida. Por detrás, menos líos de los esperados. Mansell partió mal y dejó que Frentzen se situara en tercera posición en un principio. También Barrichello y Berger superaron al segundo Williams, aunque el desarrollo del Gran Premio fue distinto. El brasileño tuvo una carrera difícil, mientras Berger acabaría siendo superado por el otro Jordan, con Eddie Irvine al volante. Frentzen tuvo que conformarse con el sexto puesto final, satisfactorio pero no del todo después del gran inicio de carrera.

Mansell había abandonado a poco más de veinte vueltas del final, con lo que Mika Häkkinen aprovechó las circunstancias de la carrera para terminar tercero. El finlandés tuvo la fortuna que le faltó a su compañero de equipo, un Martin Brundle que había logrado finalmente un contracto con uno de los equipos grandes pero lo había hecho en un año especialmente complicado con un motor Peugeot que corría tanto como era poco fiable. De hecho, la carrera del británico terminó con un nuevo motor roto tras apenas ocho vueltas. Estos eran solo algunos de los 'dramas' del primer Gran Premio de Europa en Jerez, que había llegado para reemplazar al Gran Premio de Argentina que estaba previsto para 1994 y que solo llegó en 1995. Por detrás, había que destacar tanto las actuaciones como las situaciones de un Johnny Herbert que debutaba con Ligier después de que los líos económicos de Lotus acabaran con su contrato en manos de Flavio Briatore.

En las dos últimas carreras estaría en Benetton. Esta jugada dejó a Éric Bernard en el Lotus que había pilotado el británico durante todo el año. Sería su última carrera en la Fórmula 1. No eran los únicos cambios de pilotos, con los debuts del japonés Hideki Noda y el italiano Domenico Schiattarella. Pero más importante aún, la de Jerez fue la última carrera de la larga trayectoria del tristemente desaparecido Andrea de Cesaris. Su retirada tras 37 vueltas con problemas en el acelerador no era el final deseado pero en la historia quedó su fogosidad, su corazón y su tesón a la hora de pilotar en las 208 pruebas que disputó. Pero estando en una temporada tan particular como la de 1994, la prensa, los aficionados y los pilotos ya estaban más pendientes de las dos últimas carreras que de lo que estaba ya en el pasado. Japón y Australia prometían emociones fuertes y como suele suceder en estos casos, el final de temporada no decepcionó.

Lee a continuación: Gran Premio de Bahréin 2004: Michael Schumacher y Ferrari dominan en el estreno de Sakhir

  • ikki Power

    Es curioso que de esa temporada el choque se la última carrera, cuando todas las sanciones también fueron discutibles

    • Lord M.A.

      Si. Pero Schummi, aparte sus innegables cualidades, a veces también hizo méritos. Siempre fué un poco guarrete. Aun sin llegar al nivel de inconsciente-alocado de Max.
      Y el (por algunos) recordado Briatore, por H o por B siempre entre sospechas de irregularidad.
      Enredador bon vivant profesional para unos (siempre), luz y guia de la F1 para otros (cuando conviene)

      • ikki Power

        Nadie lo duda lo que hizo el Kaiser. Solo digo que todo el mundo se recuerda del choque y no él porqué se llegó así a ese final de temporada.
        Yo en aquella época empezaba a interesarme por la F1 y era un crío así que no recuerdo casi nada

      • rauccete

        Max quizás lo hace por ímpetu, por juventud, Michael lo hacía a mala leche (se chocó contra Hill cuando el había cometido un error, había dañado su coche y su única posibilidad era que Hill no le superase, intentó lo mismo contra Villeneuve estando ya en Ferrari y fue descalificado del mundial, y como no recordar esa búsqueda de "aparcamiento" en Mónaco...)

        • ikki Power

          Nadie ha negado eso, lo único que he remarcado es que solamente nos acordamos del choque y nadie se acuerda que si no hubiese sido por la FIA se hubiese llegado con el título decidido mucho antes.

          • Lord M.A.

            Es que tampoco cuestionamos la legalidad o no de lo que hizo la FIA. Cuando el rio suena, agua lleva. Y visto la posterior carrera de Briatore, liante diplomado donde los haya, no se yo si las descalificacione fueron o no justas.
            Aparte de ensuciar la imagen de la F1 por eso, por las dudas que nunca se disiparán del todo.
            Como decia aquel; tu difama, que algo siempre queda.

          • ikki Power

            Es probable que a Schumacher no lo sancionasen, porque sabían que la habían liado parda con sus decisiones antes y que tenía que haber sido campeón mucho antes.

  • Siempre se hablará del "escándalo" de Adelaide, cuando el verdadero escándalo fue alargar artificialmente un campeonato que debería haber quedado sentenciado a mitad de temporada.

    1994 fue el año más negro en la Historia de la F1, y su oscuridad habría sido un poco más profunda si Damon Hill se hubiera llevado un título que en ningún caso merecía. Además, el título de constructores de ese año no creo que sea el que más orgulloso luce Sir Frank en sus vitrinas.

    • Jacobo87

      Ni Senna hubiera podido con el Kaiser tras su fulgurante inicio (evidentemente de no haber mediado la tragedia de Tamburello). Lo de la FIA fue una galería de los horrores de tal nivel que hoy, aún en la era de las sanciones, parecería incomprensible.

      El propio Joan Viladelprat aún lo define abiertamente como un escándalo.

      • Lord M.A.

        Lo peor, como digo. La duda y la imagen que queda de la F1.
        Muy triste.
        Sobre lo de Senna, solo digo que me hubiera gustado verlo.
        Antes de Imola Michael llevaba 2 victorias. Tampoco era una distancia insalvable.
        Senna habia hecho las 3 poles, incluyendo la de Imola.
        Las espadas estaban en todo lo alto. El destino quiso otra cosa, privandonos de lo que hubiera sido un duelo memorable. No solo ese año, quizá también los posteriores.
        Visto el nivel de los Williams-Renault aliados con la clase del verdadero Magic.... es una obviedad decir que la historia de la F1 hubiera sido completamente diferente.
        Lo cual se suma a la tristeza inicial....

        • Jacobo87

          Sí, pero en cualquier caso, magic iba a sudar tinta para intentar recuperar la ventaja.

          Hubieran sido años bonitos; abro otra pregunta, cuánto crees que le quedaba a Senna en F1? La famosa conversación del astro brasileño con Sid Watkins tras la muerte de Ratzenberger, con aquel: “Sid, I can’t quit” hace pensar que el retiro ya estaba en el horizonte.

          Igual sin esa tragedia hubiéramos vivido un duelo a muerte Schumi-Senna (2 o 3 años, ya que no veo a Senna mucho más allá) y el alemán no se hubiera pasado a Ferrari en busca de “emoción”. También resaltar que pese a no ser por las victorias, en 1992-93, un jovencísimo Michael ya se subió a las barbas de Ayrton alguna que otra vez.

          Es un gusto personal, pero con Jim Clark, Senna y Schumi me parecen muy posiblemente los mejores de todos los tiempos.

          • Lord M.A.

            Yo creo que Senna hubiera intentado llegar a los 5 ctos de Fangio. Por eso creo que aún le quedaba cuerda.
            Otra cosa es que tras lo del sabado en Imola estuviera bajo de moral y hubiera pensado en el retiro. Pero yo creo que no se habria retirado a corto plazo.

          • Recordando el magnífico libro póstumo del Maese Castellá sobre Senna, aquella respuesta al doctor Watkins evidenciaba que Ayrton corría ya más por obligación (para poder mantener todo el imperio montado a su alrededor) que por placer y seguir viviendo la magia de las carreras.

            Ese gesto serio y melancólico con el que aparece en todas las imágenes de 1994 es bastante esclarecedor. Estoy de acuerdo contigo en que probablemente no habría seguido más de un par de temporadas o tres en F1, o tal vez ni siquiera eso.

            No olvidemos que Prost se retiró unos meses antes reconociendo abiertamente que el sustituto de él y de Ayrton había llegado, y que ya no tenía ganas de seguir partiéndose la cara en la pista con el brasileño y el alemán. Quién sabe si tras un mal 1994 no hubiera hecho lo mismo.

        • Kmp787

          Creo que el hecho de perderse el duelo Senna-Schumi que asomaba en el horizonte fue lo que le hizo perder la cabeza a la FIA e iniciar una persecución vergonzosa a Benetton para forzar una batalla con Damon Hill, objetivo que finalmente lograron. De hecho, se habla del mundial de 1994 y lo que se recuerda es la guarrada de Schumacher en Adelaida, lo cual es justo recordarla, pero para juego sucio el de los mandamases puteando a Benetton hasta el final.

          • Jacobo87

            Sí, al final dejaron impune la maniobra más sancionable, tras dejar al Kaiser en casa tantas carreras por motivos absurdos. Solo importaba el gran final de temporada y la FIA tuvo esa resolución del título que quería.

            Hay aquí un debate, yo veo que Schumacher siempre ha sido un piloto rudo y muy duro con los rivales, algunas veces fuera del reglamento. Dicho esto, veo que las sanciones hacia él a lo largo de la historia han sido durísimas y no siempre merecidas. Hasta qué punto ese “vale todo” no lo alentó la propia FIA cebándose con él en sus inicios y alentando esos comportamientos al verse en cierto modo perseguido?

            También creo que esa fama de Michael de “guarro” es merecida, pero se le trata históricamente mucho peor que a otros como Senna, que las hacía peores y se le ha perdonado siempre todo, Prost también buscó ejercer siempre su influencia política fuera del coche, Alonso se benefició del crashgate, Vettel embistió a Lewis hace un año...

        • Quién sabe qué habría ocurrido de sobrevivir Senna a Tamburello. Tal vez una lucha encarnizada hasta el clímax final o una temporada a lo 1991 ó 2005 donde la ventaja conseguida al inicio fuera suficiente para aguantar el tipo hasta la última carrera.

          En mi opinión, todo el tiempo que tardó el FW16 en ser plenamente competitivo habría sido decisivo para que Magic hubiera podido recuperar semejante cantidad de puntos.

    • Lord M.A.

      Para mi el año más negro de la F1 fué 1982
      (de los que yo he vivido)
      Pero si. 1994 y en concreto el finde en cuestión de Imola..... tampoco le va a la zaga.... tristemente comparables en el recuerdo más negro.

      • ikki Power

        Yo es que en el 82 ni existía y en el 94 queda muy borroso. Solamente con decir que la primera noticia que tengo de la existencia de la f-1 es ver todo brasil despidiendo a su ídolo...

      • Brian Clariana

        Es que la del 82 es negra por las fatalidades en pista.
        La del 94 si bien tuvo su Black Weekend en Imola ( mas el accidente de Karl en.Monaco) fue mas manipulado que el del 82 ( a menos que ahonde mas y encuentre algo)

        A todas luces y tomando los hechos historicos la del 82 podria compararse con la del 58.

        Con la salvedad que la fatalidad en el 82 llego a los principales aspirantes al titulo. Pero con la similitud que en ambas, Ferrari paso mucho Luto.