Hyundai confía en Dani Sordo para el Rally de Australia, Citroën prepara un tercer C3 WRC para Ostberg

 |  @fernischumi  | 

Con el Rally de Catalunya programado para la semana que viene, el Mundial de Rallyes ya sabe quiénes serán los actores principales para la última cita del calendario, el Rally de Australia, el cual se desarrollará entre los días 14 y 17 de noviembre y al que aspiran Sébastien Ogier y Thierry Neuville con opciones todavía a salir campeones a pesar de la gran diferencia con la que cuenta actualmente Ott Tänak al frente de la clasificación general.

La lista de inscritos de la cita oceánica ha venido acompañada de bastantes sorpresas en lo referente a los competidores de la categoría absoluta, siendo Dani Sordo el elegido para acompañar a Andreas Mikkelsen y Thierry Neuville en una lucha por el apartado de marcas que seguramente se extenderá hasta Australia ya que actualmente los surcoreanos apenas mantienen ocho puntos de renta sobre Toyota GAZOO Racing.

Además de la confirmación de que Hayden Paddon realizará su reaparición en el Campeonato del Mundo después de no poder correr en Finlandia por su accidente en los test del Ford Fiesta WRC, Citroën Racing ha apuntado a que el plan será alinear por primera vez este año un tercer C3 WRC oficial para Mads Ostberg en caso de que Sébastien Ogier y Julien Ingrassia salgan de la cita española todavía con opciones de títulos.

Trabajamos lo más duro posible para prepararnos para España y esperamos obtener un buen resultado para nuestros dos equipos allí. Si lo hacemos, debemos permanecer en la lucha por los títulos mundiales de pilotos y copilotos con Seb y Julien. En ese caso, vamos a llevar un tercer coche para Mads en Australia para tratar de quitar algunos puntos de los contendientes de Seb y Julien. Mads fue tercero el año pasado y obtendrá una muy buena posición en la pista (undécimo) el viernes en esa superficie realmente resbaladiza - Pierre Budar

Lee a continuación: El Rally de Catalunya 2019 sigue adelante según lo previsto a pesar de la tensión política