ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

4 MIN

Jaguar aprovecha en Berlín el cambio de espíritu de la Fórmula E

Pocas veces se ve un cambio tan drástico en el discurrir de las citas de un campeonato como en esta primera temporada de Fórmula E con los Gen3. Tras un inicio en el que los Porsche (ya fueran los oficiales o los de Andretti) imponían ritmo y niveles de consumo inalcanzables, la Fórmula E ha optado por restringir aún más la energía disponible y ello ha cambiado las reglas de juego en las tres últimas carreras: tres victorias para monoplazas propulsados por Jaguar, dos de ellas este pasado fin de semana en Berlín.

Cierto es que no todo es achacable a que la Fórmula E haya convertido sus carreras en algo que recuerda al ‘pack racing’ de los óvalos norteamericanos o una carrera de Moto3, donde prácticamente se producen relevos y se corre en pelotón porque no interesa liderar. Los monoplazas con motor Jaguar corren y mucho tal y como quedó plasmado en la sesión de clasificación del sábado: cuatro en los nueve primeros puestos y primera fila para Sébastien Buemi por delante de Sam Bird.

Eso sí, en la salida de la primera carrera les robó el protagonismo Dan Ticktum, cuarto en parrilla y primero tras superarles por el exterior de la primera curva… para poco más tarde activar el Attack Mode, al igual que el propio Sébastien Buemi, y evitar así rodar en cabeza. Tal era la obsesión por esconderse en el pelotón que repitieron poco más tarde para consumir sus tres minutos restantes de potencia extra, mientras nadie duraba en el liderato más de un giro y en el grupo empezaban a acumularse los toques, siendo algunas de las primeras víctimas Sergio Sette Camara y René Rast, cuyos restos en pista forzaron la intervención del Safety Car, o Jean-Éric Vergne y André Lotterer. Pero el accidente de la carrera fue sin duda el que provocó Dan Ticktum y dejó igualmente KO a Stoffel Vandoorne al cerrarle contra el muro.

Pese al caos, el panorama empezaba a aclararse en cabeza, con un Top 5 formado por los Maserati (Günther y Mortara), los Jaguar (Bird y Evans) y el Envision de Buemi, debiendo remontar su compañero Cassidy tras un pinchazo. Y en ese contexto ya reducido fue Mitch Evans el que como en Brasil sacó la cabeza para llevarse el triunfo. El segundo puesto se lo anotó su compañero Sam Bird para asegurar el doblete de Jaguar, robándole el tercer escalón del podio en la última vuelta Maximilian Günther a Sébastien Buemi, que empezó el giro segundo. Y Nick Cassidy culminó la remontada post-pinchazo con una brillante quinta posición.

El domingo amaneció lluvioso en Berlín Tempelhof y ello abrió la puerta a una de las grandes sorpresas de la temporada. Coincidiendo con la presentación mundial del Cupra Tavascan, ABT brilló y copó de forma absolutamente inesperada la primera fila de la parrilla gracias a la pole de Robin Frijns, escoltado por su compañero Nico Müller. Un premio en todo caso a un equipo a quien el regreso al estatus independiente tras la retirada de Audi le había costado mucho en lo que llevamos de temporada.

De todos modos la pista se secó de cara a la carrera y con ello se regresó en buena medida a lo que se presenció en la jornada del sábado: carrera en grupo, pocas ganas de liderar y los motores Jaguar apareciendo en cabeza cuando hacía falta. Eso sí, esta vez parecían más fuerte los clientes de Envision pero un toque apeó de la lucha a Sébastien Buemi y dejó la puerta abierta a que Nick Cassidy brillara y se hiciera con el triunfo por delante de Jake Dennis, Jean-Éric Vergne y Mitch Evans. Y Cupra ABT logró aguantar en zona de puntos de la mano de Nico Müller (9º).

En la general del campeonato la enorme ventaja de Pascal Wehrlein prácticamente se ha esfumado ya, manteniendo tan sólo cuatro puntos de renta sobre Cassidy y situándose a tiro de un ePrix Vergne, Dennis y Evans. La próxima cita tendrá lugar en Mónaco el 6 de mayo.

Foto | Hankook Motorsport

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

Eloy Entrambasaguas

Cargando...