Jan Solans y Mauro Barreiro ganan en Gales y se coronan Campeones del Mundo Júnior 2019

 |  @fernischumi  | 

Semana de ensueño para el automovilismo español y en especial para los jóvenes pilotos que están dando sus primeros pasos en el panorama internacional. Si solo siete días atrás Efrén Llarena y Sara Fernández festejaban su triunfo entre los competidores del ERC3, algo que les daba su segundo título de la temporada después de haberse anotado en el Barum Rallye Zlin el ERC3 Junior, ahora les tocaba el turno a Jan Solans y Mauro Barreiro de disfrutar el sabor del champán en el JWRC.

Campeón en 2016 del Nacional de Producción sobre asfalto, la carrera del hermano menor de los Solans ha sido meteórica desde entonces. Ganador de la Beca R2 de la RFEdA en 2018, se ganó el derecho de asaltar el Mundial Junior solo un año después, aprovechando la entrada del nuevo Ford Fiesta R2T y que las cartas se repartían incluso para los pilotos que repetían. Lograrlo en tu año de rookie no era nada sencillo, mucho menos frente a los habituales pilotos nórdicos y del norte de Europa, los cuales jugaban en casa con citas como Suecia o Finlandia.

Sin embargo, Jan Solans no falló y sus resultados le han valido para certificar el que es el cuarto Mundial Junior para los pilotos españoles después de los conseguidos por Dani Solà, Dani Sordo y su hermano, Nil Solans. El camino hasta conseguir el gran premio, el Ford Fiesta R5 Mk.II que se le otorga al campeón (el segundo que ya tiene la familia Solans después de adquirir uno para Nil después de ganar el JWRC) ha sido largo.

Su victoria en Cerdeña, sumada a sus buenos resultados tanto en nieve, como en el asfalto de Córcega, donde se recuperó después de un pinchazo tempranero, hasta Finlandia, donde salvó un accidente que le hubiera costado seguramente hipotecar gran parte de sus opciones en el campeonato. Gales esperaba con sus trampas y su valor doble, por lo que no se podía ni siquiera descartar a un Dennis Rädstrom que llegaba con 21 puntos de desventaja con su compatriota.

La salida de pista de este el viernes, sumado al pinchazo de Kristensson el sábado, terminarían por dar una ventaja a Jan Solans que supo gestionar a la perfección, habiendo demostrado el primer día y medio que hubiera sido capaz de plantar batalla a sus rivales suecos de haberlo necesitado. Su título y los de Efrén Llarena son un premio también al trabajo de la Federación y del Rally Team Spain, completamente volcados con un proyecto que nos debe traer el próximo relevo generacional para un Dani Sordo que todavía está en plena forma. España se queda a un título del JWRC de empatar a Suecia (Sandell, dos de Per-Gunnar Andersson, Tidemand y Bergkvist) y Francia (Loeb, Tirabassi, Ogier, Lefebvre y Gilbert).

Ahora toca afrontar el salto al WRC2, un paso intermedio hacia el absoluto en el que los pilotos que llegaban desde los Junior no han terminado de lograr resultados destacables. Ott Tänak peleó por el SWRC frente a Juho Hänninen llegando de la Pirelli Star Drive, Hayden Paddon realizó un paso previo por el PWRC, mientras que Esapekka Lappi llegaba con el bagaje de ser Campeón del ERC y Kalle Rovanperä saltó directamente desde el campeonato letón. Pontus Tidemand es el único que puede presumir de haber ganado tanto JWRC como WRC2, aunque en caso estuvo alternado por un paso por el WRC. Craig Breen fue campeón del SWRC después de hacer lo propio en la WRC Academy.

Librada de Jan Solans en el día 1 del Rally de Finlandia 2019

Lee a continuación: Rally de Gales 2019: un espectacular Elfyn Evans recupera terreno y empieza a mirar al podio

  • Ferran Pistola

    Enhorabuena. Ahora viene lo complicado, los R5.
    Ya hemos visto lo que le pasó a Nil Solans en su intnto de hacer cosas en WRC2. O lo que le esta costando a Pepe López.
    Llarena y Jan han demostrado velocidad y talento, especialmente el catalán. A parte de trabajo y dedicación; pero sin oportunidades en R5, da igual. Y oportunidades es tener un año, pero con material fiable y competitivo, test, carreras... A Nil solans, por ejemplo, iba con las DMack que eran malas, el coche rampía a los 3 km de tramo, después cambió a Pirelli, pocos días de test. Así es imposible hacerlo bien y "enviar mensajes".