Jenson Button encantado con su primer test en el BR1 con el que correrá las 24 Horas de Le Mans

 |  @fernischumi  | 

Todavía recuperándonos del susto vivido tras ver el impresionante vuelto de Matevos Isaakyan durante los compases finales de las pasadas 6 Horas de Spa-Francorchamps, hoy era una hornada muy importante para el equipo SMP Racing Team. Jenson Button se sentaba por primera vez al volante del BR1 LMP1 para realizar sus primeros kilómetros al volante del prototipo que compartirá con Mikhail Aleshin y Vitaly Petrov en las próximas 24 Horas de Le Mans.

El británico, el segundo campeón del Mundo de Fórmula 1 que estará en parrilla gracias a la presencia de su buen amigo y compañero en McLaren, Fernando Alonso, tuvo la oportunidad de probar su nueva montura durante cinco horas sobre el asfalto de Magny Cours ya con la configuración que utilizará precisamente para competir en Le Mans en poco más de un mes.

Mi sonrisa va de una oreja a la otra. Debo decir que el BR1 es impresionante. El coche es bastante grande, pero en curvas lentas la tracción es excelente. En curvas a alta velocidad, muy, muy impresionante. Nos estamos preparando para Le Mans, pista donde se necesita un coche rápido. Estoy muy satisfecho con las cinco horas de prueba de hoy y mi conocimiento gradual de la máquina. El primer día con SMP Racing y BR1 resultó ser muy, muy positivo. ¡Estoy muy feliz! Hay mucho en qué pensar y dar feedback al equipo antes del prólogo en junio. Fue mucho más agradable al hacer el test en Magny-Cours, que es uno de mis circuitos favoritos y del que guardo excelentes recuerdos. Realmente tenía la sensación de conducir un monoplaza de Fórmula 1 de la pasada generación, de las temporadas 2005-2006.

Mientras tanto, en el equipo reconocen que están trabajando con Dallara para tratar de encontrar el problema que llevó a que una de las dos unidades del equipo saliera volando al coronar el Raidillon y que aterrizara en el inicio de la recta de Kemmel.

Lee a continuación: El vuelco del BR1 LMP1 en las 6 Horas de Spa 2018 pone los pelos de punta