CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros rallyes

7 MIN

Johan Kristoffersson consigue su segunda victoria en una épica batalla en Montalegre

Iván Fernández | 29 Abr 2018
world_rx_2018_montalegre_2
world_rx_2018_montalegre_2

Tardaremos mucho en olvidar esta edición del Mundial de RallyCross en Montalegre. La prueba, que se desarrolla a escasos 20 kilómetros de la frontera entre España y Portugal, culminaba con una carrera única, con la nieve que se había anunciado y que pocos habían creído, haciendo que la batalla fuera incluso más épica. La victoria final sería para un Johan Kristoffersson inconmensurable, sin fallo ninguno, en un triunfo que sin duda pasará a ser uno de sus favoritos.

Tras un inicio complicado en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Peugeot se reponía gracias a las condiciones secas que presentaba Montalegre durante el sábado. El 208 WRX había demostrado haber realizado un gran salto en cuanto competitividad durante el invierno, situándose muy cerca en cuanto a tiempos de los Volkswagen Polo R Supercar, auténticos reyes de la pista portuguesa. Ya durante los entrenamientos libres pudimos ver una muestra de que los dos pilotos nórdicos del PS RX estaban dispuestos a plantar batalla al equipo EKS RX después del encontronazo que vivimos en la primera cita del World RX 2018. Récord del circuito y una buena demostración de la progresión en cuanto a rendimiento que estamos viviendo en el Mundial de RallyCross con la llegada de los fabricantes.

Una buena salida permitiría a Loeb imponerse en Q1, mientras que Ekström padecía los problemas que hay en este circuito para adelantar, quedándose en este caso estancado por detrás de Hansen. Tampoco Andreas Bakkerud tenía la mejor de sus carreras, perdiendo muchos metros debido a su mala arrancada y viendo cómo su progresión se veía cortada de raíz por un Niclas Grönholm que contenía todos los ataques del noruego al volante del Hyundai i20 Supercar.

A pesar de que las previsiones apuntaban a la posibilidad de la aparición de lluvia en grandes cantidades, finalmente sólo serían unas gotas las que se dejarían sentir, beneficiando a unos Peugeot en clara progresión, los cuales conseguían vencer las tres carreras en las que tomaban parte los 208 WRX oficiales. En este caso era la de Timmy Hansen la más rápida de todas ellas, algo que le daba la victoria en Q2, apenas 34 milésimas más rápido que Loeb que sumaría una segunda plaza a su victoria en Q1. El alsaciano era líder, posiblemente en uno de los mejores inicios de fin de semana que ha tenido desde que forma parte del World RX.

El domingo amanecía frío, amenazando lluvia y acercándonos a los valores negativos del termómetro. La pista se secaba paulatinamente para la celebración de la Q3, sin embargo, el viento acercaba unas nubes que terminarían haciéndose notar en forma de nieve. Mientras la afición aguantaba estoicamente el temporal desde las gradas. Este cambio de meteorología llevaba a que Peugeot cediera el dominio mostrado durante el sábado, jornada de la que tanto Loeb como los hermanos Hansen sacaron conclusiones muy positivas en lo que respecta a la evolución del 208 WRX.

Con Bakkerud dominando la Q3 en la que coincidían Timmy Hansen, Sébastien Loeb, Petter Solberg y Mattias Ekström, todo parecía indicar que tanto el Audi S1 EKS RX, como el Volkswagen Polo R Supercar (el cual copaba los mejores tiempos del warm-up) se aprovecharían de su mejor tracción en la zona de tierra para recuperar el terreno respecto al modelo de la firma del león. La salida tanto de Loeb como de Timmy no era buena, quedándose en mitad del grupo al llegar a la frenada de la primera curva. El nueve veces Campeón del Mundo de Rallyes se iba largo tratando de encontrar algo de aire limpio, sin embargo, la pista lusa seguía premiando a aquellos que realizaban su entrada tarde a la Joker Lap.

Las carreras de Q4 se volvían a disputar bajo un pequeño claro que no se mantendría mucho tiempo. Andreas Bakkerud volvía a demostrar que es uno de los pilotos más talentosos en este tipo de condiciones, anotan la victoria en su manga y pasando a semifinales como líder de la clasificación intermedia a pesar de los dos quintos puestos con los comenzaba el sábado. Los Peugeot pagaban sus malas salidas y el déficit de tracción en la zona de arena/barro, teniendo que ceder Loeb su posición de cabeza lograda durante la primera jornada. Mattias Ekström arreglaba sus dificultades en cuanto a estrategia a base de regularidad, algo que le permitía meterse tercero, justo por delante de Timmy Hansen y compartiendo primera línea con Bakkerud en la primera semifinal.

Entre los eliminados, quizás el más sorprendente era el de Robin Larsson a sólo ocho puntos de una posición de corte que era marcada por Timur Timerzyanov. Jérôme Grosset-Janin tampoco lograría pasar a semifinales, aunque en este caso no sería por el rendimiento del Renault Mégane R.S. RX Supercar de Prodrive, sino por quedarse clavado en la salida de la decisiva Q4. Los pilotos lusos volvían a no se profetas en su tierra y se quedaban fuera a las primeras de cambio, incluido Mario Teixeira, en S1600, el cual era descalificado en Q2 después de un contacto con otro de los rivales que llevó a ambos fuera de pista.

Pero lo mejor estaba por llegar. Las nubes seguían dejando entrever que las condiciones de seco no se iban a mantener demasiado. La primera semifinal nos dejaba una fuerte lluvia que empezaba a caer con fuerza y que sorprendería casi tanto como el ver a Ekström fuera de la gran final después de ser superado por Chicherit. Kristoffersson no daba opción a Bakkerud y llegaba a la decisiva carrera desde la primera linea, honor que compartiría con un Timmy Hansen que se alzaba ganador de la semi 2 después de haber superado a Sébastien Loeb. El alsaciano tuvo que emplearse a fondo para retener a un Petter Solberg que había realizado una recuperación espectacular tras quedarse clavado en parrilla.

Los Volkswagen Polo R Supercar estaban demostrando ser claramente los más rápidos en un Circuito de Montalegre que estaba bañado por la nieve. Nunca antes se había disputado una final en estas condiciones y lo cierto es que le había dado tintes épicos, con varios miles de personas aguantando en unas gradas en las que no se reflejaban los 0,1ºC que rezaba el termómetro del circuito. Bajo los paraguas, con la nieve tomando un ángulo casi paralelo al suelo debido al fuerte viento, se daba el pistoletazo a la última carrera en Portugal, con Kristoffersson poniendose delante desde la salida y con Sébastien Loeb tratando de dar caza al piloto sueco para conseguir la que hubiera sido su segunda victoria en el World RX.

Hubiera sido porque finalmente no pudo mejorar el ritmo impuesto por el sueco, el cual comienza de forma inmejorable el año de defensa del título, con la segunda victoria en dos carreras. Loeb subiría al segundo escalón del podio después de que Timmy Hansen hiciera un trompo y tras adelantar a Andreas Bakkerud en la frenada de final de meta. El alsaciano se ha encontrado muy cómodo durante el fin de semana con el 208 WRX, especialmente en seco, por lo que parece que puede ser muy a tener en cuenta en Silverstone, tercera cita del Mundial y trazado en el que Loeb ya sabe lo que es ganar, en la prueba celebrada hace unas semanas del Británico de RallyCross. Chicherit terminaba su primera final con el Mégane en quinta posición, por delante de Timmy Hansen.

Clasificación World RX - Montalegre 2018:

Pos PilotoPosTiempo
1.Johan KRISTOFFERSSON104:16.859
2.Sébastien LOEB204:19.112
3.Petter SOLBERG304:20.797
4.Andreas BAKKERUD404:23.501
5.Guerlain CHICHERIT504:26.425
6.Timmy HANSEN604:38.103

Clasificación del World RX 2018 tras dos pruebas:

PosPilotoPts.
1.Johan KRISTOFFERSSON53
2.Andreas BAKKERUD44
3.Petter SOLBERG43
4.Sébastien LOEB39
5.Mattias EKSTRÖM36
6.Timmy HANSEN36
7.Niclas GRÖNHOLM28
8.Janis BAUMANIS22
9.Guerlain CHICHERIT20
10.Timur TIMERZYANOV17