CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

3 MIN

Las 24 Horas de Daytona ya tienen Balance of Performance (y los LMP2 no salen beneficiados)

Eloy Entrambasaguas | 19 Ene 2018
SOD Cadillac Roar 2018
SOD Cadillac Roar 2018

Estaba claro que tras el insultante dominio exhibido por Cadillac en el Roar, el test oficial previo a las 24 Horas de Daytona 2018, la IMSA debía hacer algo por garantizar un mínimo de incertidumbre de cara a la carrera. Y como era de prever, en la Balance of Performance de cara a la carrera se ha buscado dar alas a los rivales de la marca norteamericana en Prototipos. Eso sí, los LMP2 con especificaciones FIA tienen poco que rascar.

Hay que recordar que aunque FIA y ACO han acordado jugar un poco con los lastres para garantizar la competitividad de todos los chasis LMP2 en WEC, ELMS y AsLMS, en Estados Unidos IMSA ya había dejado claro que no iba a tocar nada de los LMP2 para que pudieran seguir corriendo tal y como vienen de Europa. Para que tuvieran opciones en Daytona por lo tanto debía ocurrir una bajada generalizada de prestaciones en los DPi. Y no tiene pinta pues sólo Cadillac ve reducido su potencial.

Los DPi de la marca de Detroit tendrán menos potencia al haber rebajado en seis milímetros su brida, si bien los organizadores le han concedido un litro más de capacidad en el tanque de carburante y medio milímetro más en el caudal de la manguera de repostajes. Los otros tres DPi ganan, aunque unos más que otros. Acura recibe más autonomía (cuatro litros por tanque) y repostajes más rápidos (milímetro y medio), Nissan tendrá más autonomía (dos litros extra), idéntica mejora en los repostajes y algunas vueltas más en su motor (7.100 rpm) y Mazda recibe un pack casi completo: reducción de 15 kilos, cambios en las vueltas y la presión del turbo y repostajes más rápidos. Todos ellos además tendrán modificaciones a nivel aerodinámico.

Entre los GTE hay cambios mínimos en prácticamente toda la parrilla. Sólo sobresalen en particular Ferrari al quedarse sus 488 GTE tal y como estaban y BMW, que ante las dificultades del M8 GTE en su estreno recibe rebaja de peso (10 kilos), más potencia, más autonomía y más velocidad en sus repostajes. Todo sea por vivir la madre de todas las batallas en categoría GTLM.

Por último entre los GT3 y pese a la igualdad reinante en el Roar todos los coches inscritos reciben pequeñas modificaciones. Veremos si a IMSA no se le ha ido la mano con ninguna de ellas...

Via | RACER
Foto | Cadillac - Richard Prince