Los comisarios llaman a Sainz y Peterhansel por un incidente con otro competidor

 |  @fernischumi  | 

A pesar de la tranquilidad informativa que supone esta segunda etapa de descanso improvisada, ayer nos íbamos a dormir con el avance de la noticia realizado por Paco Grande, enviado especial de TVE. Kees Koolen, piloto de quads y más conocido por ser un de los fundadores de la página web/buscador “Booking.com”, había presentado una reclamación frente a los comisarios del Dakar 2018 después de haber sido arrollado por un participante y extendía dicha acusación a otros dos competidores más por no haber prestado ayuda.

Teóricamente había implicados dos hombres de Peugeot, Carlos Sainz y Stéphane Peterhansel, además de uno de los MINI/X-Raid inscritos, Yazeed Al-Rajhi, el cual ya no tomó la salida en la octava etapa por lo que figura en la lista de abandonos de la ASO como ‘excluido’. Con los equipos habiendo realizado las asistencias a los coches de la jornada de ayer a lo largo del camino (prácticamente como aquellas asistencias remotas del Mundial de Rallyes) y desplazándose la carrera hacia Salta, localidad argentina en la que se reanudará la carrera mañana después de la anulación de la novena etapa, los comisarios han llamado a prestar declaración a todos los ‘presuntos implicados’ en este incidente de carrera.

No ha habido ningún tipo de anuncio oficial por parte de ASO al respecto, ni se ha aclarado a quién se responsabiliza de cada una de las reclamaciones (correspondiente a la séptima etapa) realizadas por el piloto holandés. Será esta tarde a las 16:00 h peninsular de España cuando todas las partes se reúnan y se estudie la medida a tomar. Por el momento, no hay anunciada ningún tipo de sanción a los participantes antes mencionados. Koolen sigue en carrera y completó ayer la carrera sin ningún problema.

 

Lee a continuación: Stéphane Peterhansel cierra la etapa boliviana con una nueva victoria, Carlos Sainz aguanta el tipo

  • Txesz

    A ver en queda la cosa, pero resulta muy raro eso de que uno realmente golpée a otro y no se pare a ver que pasa.

    Y en cuanto a los que supuestamente lo ven y pasan de largo, digo yo que o bien no lo vieron o, si lo contemplaron, no juzgaron que fuese tan grave como para detenerse a comprobar daños.