Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Los problemas del motor Ferrari no tendrán pronta solución

Hasta el año pasado, la unidad de potencia Ferrari era considerada la más potente, pero tras la FIA emitir nuevas reglas sobre el flujo de combustible y conceder la licitación de los sensores a una empresa particular, el rendimiento del motor italiano se desplomó, hasta el punto de que en esta temporada presenta un déficit de rendimiento que le tiene por detrás de Mercedes, Honda y Renault. Toda esta situación ha generado muchas dudas puesto que si la unidad de potencia Ferrari 064 de 2019 hubiera sido legal, sería la base de la actual 065 y es obvio que no lo es. En tal sentido, las reglas de la FIA impiden una gran actualización en los próximos 17 meses, lo que deja a la escudería italiana en una posición muy crítica.

Hasta ahora Ferrari es un equipo de media tabla y sus equipos clientes, Alfa Romeo y Haas, permanecen en el grupo colista. Según el reglamento de este año, solamente se permitirá una actualización, en los próximos cinco meses, del MGU-K, la batería y la electrónica y uno de los inconvenientes es que Ferrari no presentó una nueva versión de su unidad de potencia en Austria, en comparación a la que utilizó en pretemporada, mientras Mercedes y Honda sí lo hicieron. En el caso de Renault se argumentó que no disponían de los recursos para invertir en la actualización de su motor, pero Ferrari no ofreció mayores explicaciones acerca de sus razones para no trabajar en el suyo.

La repentina pérdida de potencia del motor y el desinterés en afrontar tal desventaja llevan a suponer que hay un retraso en el concepto de al menos dos años ya que si estaban utilizando un flujo de combustible fuera del reglamento o quemando aceite de manera anormal, el desarrollo del conjunto fue por un rumbo equivocado, incidiendo de forma negativa en otros aspectos asociados al rendimiento. Además de este problema de base, el SF1000 al parecer tiene defectos en su diseño, de allí que se espere una revisión del monoplaza para el Gran Premio de Gran Bretaña.

Al no poder modificar en gran medida su actual unidad de potencia, debido a las restricciones impuestas por la FIA, Ferrari tendrá que esperar varios meses para ajustar su mecánica y tal vez sea muy tarde para intentar salvar algo del presente campeonato. No deja de ser dramática esta situación tanto para Ferrari como para sus seguidores, pero es evidente que la directiva no tomó las previsiones con respecto al cuestionamiento de su motor en el 2019 y allí están los resultados.

Vía | Auto Motor und Sport