CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Vídeos

4 MIN

Luca Corberi reconoce su vergonzosa actuación y dejará las carreras de por vida

Iván Fernández | 5 Oct 2020
luca-corberi-mundial-kart-fia-2020
luca-corberi-mundial-kart-fia-2020

Ha sido la imagen del fin de semana. Toda una vergüenza para los que formamos el gran paddock del Motorsport, desde aficionados, deportistas, equipos o prensa. Luca Corberi pasaba a copar las portadas después de haber mostrado un comportamiento totalmente antideportivo y peligroso durante el Campeonato Mundial de Karting KZ en Lonato, Italia. La FIA y el ACI abrían una investigación para esclarecer todo lo sucedido; antes, durante y después de la carrera en la que se acontecieron los accidentes.

El piloto italiano de 23 años, ya fuera de carrera tras un accidente, esperaba a pie de pista a que los competidores volvieran a pasar por ese punto del trazado en el que se encontraba para lanzarle de forma deliberada el paragolpes frontal del kart contra el rival al que achacaba la responsabilidad de su abandono. Tras ello, una de las personas allí presentes acompañaba al competidor lejos del asfalto, sin embargo, el altercado no terminaría en ese momento. Ya en el parque cerrado, Corberi, y su padre (a su vez dueño del circuito según apuntaba Jenson Button) se abalanzarían sobre el mismo piloto con el que antes habían tomado represalias, en un intercambio de agresiones físicas que otros pilotos tratarían de detener y en el que también se implicaron otros allegados del agredido, Paolo Ippolito.

Obviamente la reacción de Felipe Massa, presidente de la Comisión del Karting para la FIA, así como gran parte del karting y de los aficionados a través de redes sociales no se hacía esperar, solicitando muchos de ellos la inhabilitación de por vida para Luca Corberi. El expiloto de Fórmula 1 y Fórmula E brasileño aseguró que este comportamiento por parte del piloto tendría consecuencias, pero ha sido el propio deportista el que ha lanzado su propio comunicado a través de redes sociales admitiendo lo avergonzado que se encontraba y su decisión de no volver a competir en su vida en un evento deportivo del motor.

Comunicado de Luca Corberi en redes sociales:

"Me gustaría disculparme con la comunidad del automovilismo por lo que he hecho. No hay excusas para explicar por qué hice un acto tan vergonzoso. Esto ha sido algo que nunca he hecho en mis 15 años de carrera, y realmente espero que nadie más lo vea en el futuro.

Después de la carrera, una vez que fui llamado por los jueces deportivos, les pedí que me quitaran la licencia porque estaba completamente consciente de mis errores irreparables. Pero como me mostraron, no tienen el poder para hacerlo, está escrito en las reglas internacionales. Así que, por favor, no se oponga a ellos, solo estaban haciendo su trabajo de la mejor manera posible.

Por esta razón, he decidido no participar en ninguna otra competición de deportes de motor por el resto de mi vida, eso no es justicia propia, es simplemente lo correcto. Mi familia ha estado en el karting desde 1985, lo hemos visto crecer, hemos visto lo mejor y lo peor. Este episodio será recordado como uno de los peores en nuestro deporte y eso es algo que nunca olvidaré.

No estoy pidiendo indulgencia, porque no me la merezco. Estoy totalmente de acuerdo con los castigos requeridos. Te escribo hoy para pedir disculpas, aunque no sea suficiente, porque después de todas las cosas malas que pasaron durante este evento, lo peor lo he hecho yo, un chico que ama este deporte y después del peor día de su vida todavía recordará sus buenos recuerdos de carreras".

_______________________________________________________

Llegados a este punto, y siempre a título personal, una vez que los actos han tenido consecuencias (afortunadamente ninguna física y grave sobre ninguno de los implicados), con la decisión del piloto de abandonar las carreras a pesar de que son su pasión y su vida, llega el difícil momento en el que el escarnio público debe poner fin al castigo en muchas ocasiones desmesurado, el cual en ocasiones roza lo inhumano y que además afecta a la familia y allegados del responsable, para dejar en manos de las autoridades competentes la toma de decisiones. La situación vivida hace dos años con Romano Fenati debe recordarnos precisamente que estos ataques personales o amenazas de muerte no son la vía correcta para tratar estos asuntos.