Matthias Walkner y Tony Cairoli siguen con sus carreras en los coches

 |  @fernischumi  | 

No todo el mundo se atreve a dar un paso tan arriesgado como el de Chus Puras, regresando de su retiro y probando una nueva categoría como los rally-raids con ‘dos ruedas menos’. Algo más habitual es el camino contrario. Cyril Despres, Stéphane Peterhansel, Nani Roma o la propia Laia Sanz, han decidido con los años probar la disciplina de las cuatro ruedas y aunque en el caso de la motard catalana, esta transición no se ha llevado por ahora hasta el Dakar, sí se espera que en un futuro no muy lejano veamos a Laia competir sobre cuatro ruedas en la cita sudamericana.

Hasta entonces, hay ejemplos entre los profesionales de la categoría de motos que parecen tener muy en cuenta la opción de un nuevo futuro como pilotos de coches. Sin ir más lejos, ya son varios los escarceos que ha mantenido una de las estrellas de KTM Factory, Toby Price con competiciones de buggies y ahora es su compañero de equipo, el austriaco Matthias Walkner, el que ha decidido matar el gusanillo hasta el próximo mes de enero probando las sensaciones de un Skoda Fabia R5.

El Campeón de la Copa del Mundo FIM de Rallyes Cross-Country 2015 y segundo en el pasado Dakar, participará en el próximo Rallye Liezen, del 29 al 30 de septiembre y valedero para el Tour European Rally, iniciativa que este año ha reunido alguna de las grandes citas del viejo continente como alternativa ‘low-cost’ al ERC. Concretamente Walkner dejará de lado su habitual KTM 450 y hará las labores de coche cero con un Škoda Fabia R5 del equipo de Raimund Baumschlager. Será su debut al volante de un coche de rallyes y nada menos que al volante de al actual dominador del WRC2.

No será la única fuga de talentos hacia las cuatro ruedas que se producirá en los próximos días. Tony Cairoli ya es un habitual del Monza Rally Show, prueba en la que suele poner en más de un problema a sus rivales al volante de un World Rally Car. Sin embargo, el italiano dará un paso más y se aprovechará de formar parte de la exitosa familia de Red Bull. Al igual que ya ocurrió con Sébastien Ogier, el piloto de Motocross ha sido premiado por su noveno título mundial con un test al volante de uno de los monoplazas de Fórmula 1 de la firma de bebidas energéticas.

El propio Dietrich Mateschitz se lo comunicaba hace unos días en Assen de una forma muy emotiva. El austriaco le daba nada más bajarse del podio de la cita neerlandesa un volante de Fórmula 1 y le espetaba un: "No tienes que guardarlo, tienes que llevarlo contigo cuando pruebes nuestro coche" ante un atónito Cairoli. De esta forma, el siciliano completará su particular ‘santa trinidad’, después de haber probado también la Yamaha M1 de Valentino Rossi en 2007.

Lee a continuación: Aston Martin invertirá más recursos en Red Bull