Mercedes acapara el protagonismo en el fin de las Blancpain GT Series: Black Falcon excluida, Raffaele Marciello coronado y otro triunfo en casa de Dani Juncadella

 |  @eloy_eg  | 

Todo lo importante en juego el pasado fin de semana en el Circuit de Barcelona-Catalunya acabó pasando de un modo u otro por Mercedes-Benz. En el fin de fiesta de las Blancpain GT Series la casa alemana vio a dos de sus GT3 en el podio (finalmente permaneciendo uno al ser excluido el ganador original) y a Raffaele Marciello alzándose con los títulos absoluto y Endurance Cup. Estas dos coronas se sumaban así a la Sprint Cup ya conquistada dos semanas antes en Nürburgring.

En la clasificación matinal marcó la pole el Mercedes-AMG GT3 #4 de Black Falcon, con Yelmer Buurman, Maro Engel y Luca Stolz al superar por una décima su media a la del Audi #1 de Alex Riberas, Christopher Mies y Dries Vanthoor, aún en la lucha por los títulos pese al varapalo sufrido en el desenlace de la Sprint Cup. Aún así el gran favorito era Raffaele Marciello, cuyo coche compartido con Dani Juncadella y Tristan Vautier partiría 6º. Un tercer piloto local, Miguel Molina, partiría desde el ‘top ten’ (8º), con Andy Soucek 14º, Albert Costa 19º y Toni Forné 42º.

La salida fue perfecta para el coche de la pole, que además vio cómo el Aston Martin #76 de R-Motorsport (Vaxivière/Dennis/Thiim) adelantaba al Audi #1 sin que éste pudiera recuperar la posición al provocar un tapón importante el coche británico. De ello se aprovechó Raffaele Marciello, que fue progresando hasta colocarse tras la estela de Mies, si bien tal situación de carrera significaba la pérdida de la Endurance Cup a manos de Black Falcon, que incrementaba vuelta a vuelta su renta. Y antes de la primera parada Marciello adelantó a Mies por el tercer puesto. El italiano, enrabietado, se lanzó también a por el Aston Martin, pero éste terminó abriendo el baile de paradas en cabeza antes de ser adelantado en pista.

El pasó por boxes terminó por condenar al Audi #1, que con Alex Riberas a los mandos se vio séptimo, seguido del Bentley de Andy Soucek en plena remontada. Pero el madrileño no estuvo afortunado y rodando tras el Lamborghini #82 de Rolf Ineichen vio cómo este último sufría un trompo en la entrada a recta de meta y debía protagonizar una excursión por la grava para esquivarlo. Fue una lástima aún mayor dado que el Aston Martin #76, ahora con Jake Dennis al volante, volvió a formar tapón, reteniendo a Dani Juncadella y permitiendo que Alex Riberas les alcanzara y se reenganchara a la lucha por el podio. Se encontraban ya a medio minuto del líder cuando un Safety Car Virtual seguido de uno real compactaron la prueba, si bien Black Falcon mantenía cierta renta dada la cantidad de doblados de por medio.

Juncadella pareció sufrir en la resalida, viendo cómo se le escapaba Dennis y le presionaba Parente, pero el luso cometió un error y se llevó por delante un McLaren doblado. Aire por lo tanto para Juncadella y Riberas, que llevaba vueltas a la gresca con él. La segunda y última tanda de paradas estuvo marcada por un nuevo periodo de Safety Car Virtual más Safety Car que aprovechó de forma sorprendente Emil Frey para que su Jaguar tomara brevemente el liderato.

No tardó en recuperar la cabeza de carrera el Mercedes #4, haciendo lo propio más tarde Tristan Vautier para lanzarse en su persecución, pero por detrás Dries Vanthoor cometió un grave error de cálculo e impactó con el Aston Martin de R-Motorsport al intentar adelantarlo. Ello acabó con las opciones de ambos coches y facilitó la tarea a Miguel Molina, ya a las puertas del podio al volante del Ferrari #72. Un par de apariciones más del Safety Car a media hora y diez minutos del final parecieron ocasiones perfectas para que AKKA ASP asaltara el liderato de la carrera… pero Buurman realizó resalidas impecables y Vautier ni lo olió. Sí hubo cambios por detrás al adelantar el Ferrari #72 y el Audi #1 al veterano Jaguar, si bien el segundo de ellos recibió un drive through por su incidente previo.

Así, inicialmente subieron a lo más alto del podio Buurman, Engel y Stolz, lo cual les daba además el título en Endurance Cup. Pero horas más tardes su Mercedes fue excluido al encontrar los comisarios cinta adhesiva en conductos de refrigeración, lo cual brindaba a Raffaele Marciello el pleno de títulos, así como la victoria por segundo año consecutivo en Montmeló a Dani Juncadella y Tristan Vautier. Miguel Molina, inicialmente tercero, era así segundo junto a Aleshin y Rigon, subiendo al podio de forma totalmente inesperada Alex Fontana, Adrian Zaugg y Mikael Grenier con el Jaguar, siendo además ganadores en Silver Cup.

Andy Soucek se recuperó de su susto y junto a Vincent Abril y Maxime Soulet llevó al Bentley #8 a un notable cuarto puesto final, con Alex Riberas 14º al cumplir Dries Vanthoor con su sanción. Toni Forné también vio la bandera a cuadros en 30ª posición y 6º en Pro-Am con un Audi de Car Collection, mientras que el Lexus #14 de Albert Costa quedó fuera a las primeras de cambio por una avería en el escape.

Foto | Blancpain GT Series

Lee a continuación: Lucas Ordóñez se pierde el fin de fiesta de las Blancpain GT Series 2018