Nani Roma y Álex Haro regresan a la senda de la victoria tras imponerse en una embarrada Baja Hungría

 |  @fernischumi  | 

Tuvo un resultado muy distinto la participación en la Baja Hungría para la pareja formada por Nani Roma y Álex Haro después de su abrupto paso por el Silk Way Rally hace sólo unas semanas. Problemas físicos hicieron que los teóricos primeras espadas de X-Raid se quedaran fuera de la prueba rusa a las primeras de cambio, algo que sumado a las grietas en la fiabilidad de la Toyota Hilux V8 4×4 pilotada por Nasser Al-Attiyah, terminó permitiendo que Yazeed Al-Rajhi se llevara su gran triunfo con MINI en una prueba de estas características. Superado el mal estar inicial y la sensación agridulce por quedarse fuera de la lucha por la victoria tan temprano, Nani se plantaba en la siguiente cita de la Copa del Mundo FIA de Rallyes Cross-Country en Hungría con todas las ganas de completar un gran papel.

Con los principales rivales del torneo intercontinental enfrente, además de la presencia de Xevi Pons de nuevo con una Toyota de Overdrive, Nani estaba listo para afrontar una prueba en la que ya consiguió la victoria hace cinco años cuando se disputaba con otro recorrido completamente distinto. El itinerario comprendía un primer aperitivo en forma de prólogo el viernes de 11,5 kilómetros y el sábado dos pasadas a un bucle de 204 kilómetros. El de Folgueroles comenzaba fuerte, anotándose el tercer mejor tiempo en la pequeña especial de la primera jornada y situándose muy bien de cara a la última y decisiva etapa. Elegía salir cuarto, justo tras Pons, aunque reconocía en esos momentos no encontrarse satisfecho con el ritmo que había llevado en un tramo que según él era muy explosivo.

Las condiciones se complicaban cuando la lluvia hacía acto de aparición durante la noche y dejaba muy delicados las secciones de la cita húngara, con mucho barro y agua estancada que podía llevar a perder el control de la montura en cualquier momento por aquaplaning. Con poco agarre Nani se desenvolvía a la perfección, sacando una importante renta en el primer bucle que le permitía gestionar con más confianza el paso por la especial de la tarde. Poco podía hace Kuba Przygonski, autor del mejor tiempo de la prólogo para frenar al catalán y a su copiloto, Álex Haro, los cuales se impusieron con claridad con 16 segundos de ventaja sobre el polaco que a su vez le ganaba la partida a uno de sus principales rivales por la Copa del Mundo, Vladimir Vasilyev, el cual terminaba a casi 10 minutos de Nani Roma y ocupando el tercer escalón del podio.

Hay que bajar a la cuarta posición para encontrarnos al segundo español clasificado, Xevi Pons, líder del Campeonato de España de Rallyes de Tierra y preparando el que puede ser su regreso al Dakar en 2019 precisamente con una de las pick-up de la firma nipona y gestionada por los de Jean-Marc Fortin. Por su parte, Martin Prokop no se encontró nada cómodo en estas condiciones con tanto barro al volante de su Ford F-150 Raptor, por lo que tuvo que conformarse con ser quinto y perder en parte la lucha por el título en el que Jakub vuelve a aventajar en 57 puntos al ruso de G-Drive. Después del Silk Way Rally y de la Baja Hungría, Nani Roma afrontará del 8 al 15 de septiembre el Rally de Turkestán, quedando en el aire su posible participación en Marruecos.

Ha sido un día muy difícil, súper duro. Ha estado lloviendo toda la noche y estaba todo muy embarrado. Era muy difícil conducir, había mucha agua y la pista era muy cambiante, pero hemos podido correr bien. Por la mañana hemos sacado diferencias importantes. Por la tarde nos ha costado un poco más encontrar el buen ritmo, pero bien, al final estamos satisfechos de cómo ha ido todo. El Mini ha funcionado de maravilla y el equipo ha hecho un gran trabajo. Lo importante es que tanto Álex, al que quiero felicitar especialmente, como yo nos sentimos bien dentro del coche y es muy importante ir corriendo carreras.

Lee a continuación: Nani Roma se recupera de su bache físico. Nasser Al-Attiyah mantiene el liderato con sólo tracción delantera

  • Txesz

    Fantástico resultado, sobre todo a nivel moral.